LA PANDEMIA || RECORRIÓ UNA FÁBRICA RECONVERTIDA

Fernández pidió a trabajadores "que no bajen los brazos"

Aseguró que el Estado trabaja para sostener los puestos de trabajo y los salarios en medio de la situación de emergencia.
sábado, 2 de mayo de 2020 · 01:05

El presidente Alberto Fernández visitó la empresa de producción de piezas para la industria automotriz, Barack Mercosul, en el municipio bonaerense de San Martín, que comenzó a fabricar barbijos y cofias para colaborar en la lucha contra el coronavirus COVID-19 en todo el país. Allí el mandatario saludó a todos los trabajadores de la Argentina por el 1º de Mayo, a quienes les pidió "que no bajen los brazos".

Fernández destacó el trabajo de la empresa automotriz, y sostuvo que este tipo de emprendimientos "hablan muy bien de los empresarios que se dieron cuenta que había una demanda que la Argentina ni siquiera podía satisfacer importando productos, entonces se reconvirtieron e hicieron barbijos en absoluta condición de higiene".
"Uno valora mucho los emprendimientos de este tipo para poder responder a la demanda que la salud estaba necesitando en estos momentos”, remarcó.

Barack Mercosul fue creada en 2009, y produce piezas para la industria automotriz. Cuenta con tres unidades de negocios que se encargan de la fabricación de piezas metálicas en alambre; el procesamiento de distintos materiales como espumas, tejidos, gomas, y caucho; y el ensamble de autopartes. Ahora, la fábrica produce los barbijos con una máquina que fue traída desde China en uno de los vuelos que realizó Aerolíneas Argentinas para transportar insumos sanitarios para mitigar la propagación de la pandemia en Argentina.  Ala vez, la producción de barbijos y cofias tiene como objetivo garantizar el sostenimiento de las fuentes de trabajo en la empresa.

En la recorrida estuvieron presentes el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, y el secretario General de la Presidencia, Julio Vitobello; además del intendente de San Martín, Fernando Moreira.; y los directores de la empresa, Juan Pablo Lerma y Pedro Ergo.
El Presidente saludó a los trabajadores y recorrió las líneas de producción de la planta que incluyen la fabricación de barbijos quirúrgicos; tapabocas troquelados; cofias hidrofóbicas; camisolines quirúrgicos hemorrepelentes e hidrofóbicos; mamelucos hidrofóbicos y quirúrgicos hemorrepelentes; y cubrecalzados.

"El cuidado de nuestra industria es central, porque nos da poder como sociedad, nos da trabajo a muchos argentinos, somos uno de los pocos países que producen respiradores automáticos", enfatizó el mandatario.
Respecto de la situación de la industria nacional, afectada por la dura parálisis económica derivada del coronavirus, sostuvo además que su preocupación es que "no se desmorone", y que "por eso el Estado está haciendo un enorme esfuerzo apoyando la seguridad en el trabajo y sosteniendo los salarios" de los empleados suspendidos.

Reclamo de la izquierda
Con fuertes reclamos al Gobierno por la situación laboral y social, partidos políticos de izquierda conmemoraron hoy el Día del Trabajador en actividades virtuales a raíz de la pandemia de coronavirus, mientras que la agrupación piquetera Polo Obrero desafió la cuarentena y marchó a Plaza de Mayo.

El diputado del Frente de Izquierda (FIT) Nicolás del Caño fue el encargado de cerrar este viernes el acto virtual que realizó esa fuerza por el 1º de Mayo y lamentó que "en el mundo, mientras los Estados salen al salvataje de las grandes empresas, se atacan las condiciones de vida de la clase trabajadora".

"Acá en la Argentina lo hemos visto con los subsidios permanentes a los grandes empresarios como Rocca o a los bancos, con el negocio de la deuda y los bonos. ¡Que no nos vengan a decir ahora que el sacrificio por la crisis lo tenemos que hacer los trabajadores y el pueblo!", se quejó el dirigente en la transmisión Online.

Acompañado en el acto virtual por otros dirigentes del espacio como Romina del Plá y Myriam Bregman, Del Caño planteó que "las patronales están aprovechando la crisis" por el coronavirus "para imponer una reforma laboral de hecho".
Por su parte, la agrupación piquetera Polo Obrero marchó a la Plaza de Mayo, donde denunció que "hay miles de personas en Argentina que hoy no tienen acceso a lo elemental, a los alimentos ni a los elementos de higiene" en medio de la pandemia.

Con una pancarta con el mensaje "Con hambre no hay cuarentena", los integrantes de la agrupación que lidera Eduardo Belliboni marcharon utilizando barbijos y guardando distancia social, y de esa forma se diferenciaron del resto de las agrupaciones y partidos de izquierda que utilizaron las redes sociales para conmemorar el 1º de Mayo. El Polo Obrero se concentró en el Obelisco y desde allí se trasladó a la plaza, mientras que en distintos puntos del país y en barrios humildes realizó más de 500 ollas populares "contra el hambre", y en reclamo de "la provisión inmediata de alimentos para los comedores y las familias obreras". 

Otras Noticias