TEMEN QUE ALGUNAS EMPRESAS NO RESISTAN

Incertidumbre en la construcción por los efectos de la paralización

Incertidumbre en la construcción por los efectos de la paralización. Empresas esperan una reactivación.
jueves, 26 de marzo de 2020 · 01:04

El presidente de la Cámara  de la Construcción, Julio Córdoba, explicó que todas las empresas asociadas a esa institución decidieron junto con el Gobierno de la Provincia paralizar las obras públicas y se mostró preocupado por el futuro del sector, que, según señaló, “lleva tres años de lo que podría ser una pandemia para las empresas”. “Hay empresas que por esto irán a la quiebra”, advirtió y señaló que hay cierta incertidumbre porque la cadena de pagos está “complicada”, pero dijo que harán todo lo posible para que los trabajadores no se vean afectados. Además, se mostró esperanzado en que se logre una reactivación a nivel nacional.

“Si bien para la lógica del Gobierno nacional la industria de la construcción tiene que ser uno de los motores que reactive la economía, hablamos con el Gobernador y consideramos que era necesario también parar. Todo lo que implica nuestra actividad depende de contacto con proveedores, de camiones con mercadería, y todo esto podría ser un vehículo de distribución del virus, sumado a todos los controles que hay. Nuestra actividad se vería entorpecida y entorpecería también esos controles. Además, las dos fábricas cementeras más importantes del país paralizaron su producción, así que los corralones se vieron forzados a cerrar. Si bien algunos tienen stock, es imposible abastecerse y no tiene sentido seguir trabajando a media máquina”, explicó el empresario, y destacó que todas las empresas asociadas a la Cámara estuvieron de acuerdo en esa paralización.

En este sentido, señaló que con las empresas sin actividad “la cadena de pagos está bastante complicada”. Córdoba dijo que días antes de que se dictara el aislamiento obligatorio en todo el país las empresas habían recibido un dinero pendiente del IPV, y con eso pudieron pagar la última quincena trabajada. “Es muy complicado y no todas las empresas están en condiciones de hacerlo”, advirtió. “Hay una resolución del Ministerio de Trabajo de la Nación que no está muy clara, porque parte de la premisa de que la construcción va a seguir en actividad. Entonces, si se paraliza y hay salarios caídos eso será motivo de negociar con los comitentes cómo se enfrenta un costo extra, que nos agrega un problema a la ya complicada situación del sector”, remarcó.

Según precisó, esa resolución habla de las obras privadas y plantea que habría que pagar una suma no contributiva y el único aporte que las empresas harían sería a la obra social del sindicato. “Me imagino que la obra pública al menos se encuadrará en eso y se verá cómo se reparten esos gastos. La construcción viene de un estado muy crítico en los últimos tres años, como el equivalente a una pandemia en el sector, y esto que ocurre seguramente llevará al quiebre a algunas empresas”, lamentó.
“Por supuesto, el sector más débil son los empleados, y veremos la forma de que sigan cobrando no sé si todo el salario, pero si el Estado aporta eximiendo impuestos por lo menos en algún nivel, lo podemos solucionar. Todos tenemos que ser conscientes y poner el hombro. De acuerdo a información que tenemos desde Buenos Aires, hasta mayo o junio la prioridad va a ser toda la cuestión sanitaria”, comentó.

Córdoba destacó que el Gobierno nacional “no descuida que después que esto pase será necesaria una reactivación”, y señaló que eso provocará una inyección más rápida de fondos para la obra pública. “La mejor inversión que pueden hacer en acción social es justamente invertir en la construcción por el derrame que tiene. Todavía no hay ningún plan concreto, se habla de esta inversión de 100.000 millones y reactivar el PROCREAR, y el jueves pasado hubo una reunión entre representantes de la Cámara de la Construcción a nivel nacional, con gente del Gobierno y gente de la UOCRA y hablaban de lanzar un plan de 200.000 viviendas a nivel nacional para reactivar la economía, porque la construcción de viviendas es mano de obra intensiva”, agregó.

Por último, el titular de la Cámara de la Construcción local señaló que si bien es un momento en el que hay “muy poca gente”, el sector hoy emplea a unas 1.500 personas. “En enero se inició un paquete de 320 viviendas que se habían licitado en julio del año pasado, con un pedido expreso del ministro de Vivienda para que empezáramos porque iban a pagar un anticipo que ya se tendría que haber pagado, y a lo mejor hoy lo podremos cobrar. Esa pequeña acción generó 450 puestos de trabajo en Valle Chico”, remarcó.

Otras Noticias