jueves 1 de diciembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
la pandemia || la provincia consultará con nación y los gremios estatales

Analizan nuevas sanciones a quienes incumplan con el distanciamiento social

Las medidas van desde la eliminación del acceso al IFE, hasta la expulsión de la administración pública provincial. Se suman al sistema de multas ya vigente.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por Redacción El Ancasti

La Provincia informó que analiza nuevas sanciones para las personas que incumplan los términos del Distanciamiento Social Preventivo Obligatorio (DISPO), más precisamente aquellas que realicen reuniones sociales a pesar de que están prohibidas.
Las nuevas sanciones, que se sumarían al sistema de multas aplicado desde septiembre, van desde la imposibilidad de recibir beneficios sociales por parte de Nación, hasta la baja en la administración pública provincial.

"Ante la constante realización de reuniones sociales y otras actividades que pueden representar un peligro epidemiológico en el marco de la pandemia de COVID-19, el Poder Ejecutivo estudiará el pedido ante Nación para que las personas que no cumplan con el DISPO o el ASPO sean sancionadas con la eliminación del acceso al Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) u otros beneficios sociales nacionales", informaron desde Casa de Gobierno. 

Agregaron que está previsto dialogar con los sindicatos estatales locales para que "se proceda al despido del personal público que incurra en incumplimientos graves del DISPO o el ASPO".
Como tercera medida, el Gobierno informó que también se analiza que las personas propietarias de domicilios donde se realicen fiestas o reuniones sociales por fuera de los límites establecidos por la normativa vigente, sean eliminadas del registro de proveedores del Estado y sancionadas mediante la imposibilidad de volver a ser registrados como tales.

Siguen las multas
Las posibles medidas estarán a la par del sistema de multas que está vigente desde principios de septiembre. 
Las multas económicas van desde los $2.000 por no usar barbijo hasta los $100.000 para quien infrinja los protocolos de actuación, disposiciones y resoluciones establecidos para el ingreso, tránsito y permanencia en el territorio de la provincia.
Las multas fueron oficializadas mediante un decreto firmado por el gobernador Raúl Jalil, quien lo acordó en una reunión con fiscales penales provinciales y representantes de la Fiscalía Federal.

El sistema de multas tiene como particularidad que permite la posibilidad de obtener un descuento del 50% del monto de la multa aplicada cuando el infractor efectúe el pago de manera espontánea. Actualmente, el Ministerio de Seguridad es el organismo de aplicación a través de la Policía de la Provincia.
Las medidas que se aplican a quienes rompan con la cuarentena habían sido puestas en duda por el juez federal de la provincia, Miguel Ángel Contreras. En una entrevista con El Ancasti, el magistrado había dicho que las sanciones “simplemente tuvieron repercusión en el individuo, en las personas que fueron sancionadas, pero no sirvieron como reflejo hacia el resto de la sociedad. No los ha persuadido”.

En ese orden, señaló que “se han llevado a cabo centenares de procedimientos que lo único que lograron fue saturar al funcionario, el trabajo, consumir medios logísticos tanto materiales como de tiempo, y solo sirvieron para sancionar al infractor y no proyectar los efectos sobre el resto de la sociedad como medida preventiva para nada. O sea: siguió aumentando el número de procesados por violar el aislamiento, pero ello no repercutió en la sociedad para que se tome otro tipo de conducta” enfatizó el magistrado.

Al referirse al tema de las multas que implementó la Provincia señaló que “simplemente se buscó un camino más expeditivo en la sanción de aquellas personas que transgredan el aislamiento”. Sin embargo, dijo que “quizás en algún momento de la pandemia, del aislamiento, podría haber sido la sanción o la criminalización de aquellas conductas, en el marco del Código Penal, una herramienta que de alguna manera contribuya a disuadir a la gente para que guarde la cuarentena adecuada, pero hoy eso se ve como una herramienta casi impotente de controlar esa situación”, aseveró.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
Funcionarios provinciales y municipales en el acto de reapertura de Cantegril. 

Te Puede Interesar