la empresa estaba con suspensiones

Cerró la metalúrgica FINPAK y se perdieron otras 27 fuentes laborales

La empresa rechazó un acuerdo con la Provincia para hacerse cargo de parte del pago de los salarios.
jueves, 20 de junio de 2019 · 04:07

La metalúrgica FINPAK anunció que cierra su planta en Catamarca y veintisiete trabajadores se suman a la larga lista de desempleados.

La noticia fue repentina y llegó tras la insistencia de los trabajadores de conocer la real situación, luego que se enteraran del despido del único operario que había quedado prestando servicio, tras el acuerdo entre trabajadores y empresa por una suspensión por 45 días, con un pago del 75% de los salarios.

Hasta el momento no llegaron los telegramas, pero la indemnización se pagó ayer mismo a los 27 trabajadores, con entre 15 y 35 años de servicio.

El cierre de la planta que ensamblaba termotanques estaba prácticamente anunciado. La importante baja en la producción, las reducciones de las jornadas de trabajo y luego una seguidilla de suspensiones fueron presagiando el panorama, aunque no de la manera en que se dio.

Ayer los trabajadores se dieron con la novedad de que el único operario encargado del mantenimiento de la maquinaria fue despedido. Era quien mantenía en funcionamiento todo y evitaba que la materia prima se perdiera, para lo que se suponía sería el retorno a la actividad el próximo 3 de julio.

La noticia convocó a los trabajadores a la planta ubicada en El Pantanillo, donde protestaron y exigieron que la empresa informe sobre la situación.

Horas más tarde la empresa informó la decisión de cierre y el pago al 100% de las indemnizaciones.

Ramón Orellana, delegado de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), señaló que recién ayer tomaron conocimiento de que la empresa había rechazado firmar un acuerdo con el Gobierno de la provincia, a través del Ministerio de Producción, para colaborar en el pago de los sueldos.

En mayo, en el marco de las negociaciones entre empresa y operarios, y de la que formó parte el Gobierno, se había acordado mantener la reducción de la jornada en 6 horas y atravesar una nueva paralización de la actividad desde mayo hasta los primeros días de julio. Ese acuerdo incluía el pago del 75% de los sueldos y la Provincia se haría cargo del 25% restante, pero no sucedió.
"La empresa no quiso acceder a ese compromiso porque en el convenio rezaba que la empresa se debía comprometer -por lo menos hasta fin de año- a no despedir al personal. Ese convenio no lo quisieron firmar y tampoco accedieron al subsidio que les daba el Gobierno", se lamentó Orellana. La lectura que hacen los ahora despedidos es que el cierre estaba planificado.

Baja

El delegado señaló que la situación venía siendo compleja y el detonante adverso para los trabajadores era cuestión de tiempo.
Indicó que hasta el momento la planta local venía produciendo a un ritmo mucho menor que en San Luis, donde cuenta con su central y que el costo operativo para la empresa era alto. "Ellos procesan la materia prima en San Luis y nos mandan a nosotros. De acá se envía el producto terminado de nuevo a San Luis y recién sale a los comercios. Era una lógica que en cualquier momento iba a pasar", relató el delegado.

Otras Noticias