Centro de Innovación

La tecnología al servicio del desarrollo y el emprendedurismo

En menos de seis meses, la propuesta de la Municipalidad de la Capital se convirtió en un espacio facilitador de herramientas para que las ideas del futuro se conviertan en realidad hoy.
lunes, 20 de mayo de 2019 · 04:04

La reconstrucción y puesta en valor de la antigua casona del gobernador Mardoqueo Molina se convirtió en diciembre del año pasado en un proyecto apuntado a incentivar el desarrollo emprendedor, y en un espacio de acercamiento entre la idea y la realidad. Así lo explicó la directora del Centro de Innovación y Desarrollo (CID), Eugenia Rosales, quien destacó que la intención es conseguir que los proyectos se hagan realidad. Además, se volvió un espacio de aprendizaje y de entretenimiento que atrae a todas las generaciones, abierto al público y totalmente gratuito.

"Nuestra intención es generar una cultura emprendedora promoviendo talleres, charlas, capacitaciones y diferentes tipos de eventos para atraer a todo el público en general y que acá encuentre un lugar para generar ese impacto. Esto nació como una iniciativa del intendente Raúl Jalil para fomentar la cultura emprendedora y trabajar con el Sistema Educativo en general", comentó Rosales en diálogo con El Ancasti.

El CIC cuenta con un área de "coworking", un espacio común para que los emprendedores lo utilicen como su oficina. Además, tienen 17 notebooks que están disponibles para prestar a quienes necesiten una y no la tengan, televisores inteligentes, una impresora 3D (en la que ya imprimieron la primera prótesis ortopédica), área de robótica, proyectores, tablets, etc.

Quienes están buscando un espacio para desarrollar su emprendimiento, solo tienen que contactarse por las redes sociales. "Trabajamos en Facebook (Centro de Innovación y Desarrollo) e Instagram (@innovacioncatamarca), donde comunicamos de la manera más eficaz que podemos, y lo usamos como un canal bidireccional: respondemos en cuestión de minutos las inquietudes de los usuarios. Nuestra idea es que acá venga todo el mundo, y publicamos todo lo que hacemos. Si viene un emprendedor con una idea, nosotros lo acompañamos, hacemos de mentores y tratamos de que la puedan llevar a cabo. Hay muchos chicos con ideas que están buenísimas y lo único que les falta para concretarla es redactar el proyecto y aplicar para un financiamiento", relató Rosales.

En ese sentido, recordó que este año surgió un concurso de becas del CIPPEC (Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento), que generó mucho entusiasmo. "Muchos venían y se llevaban los formularios pero vimos que no volvían. Comenzamos a llamarlos, porque tenemos una base de datos de más de 600 emprendedores, los ayudamos a completar los requisitos y tuvimos 12 ganadores del Valle Central. No digo que estuvieron coordinados por nosotros, porque estuvimos por atrás incentivándolos, pero es notable que tenemos más ganadores que muchas otras provincias", destacó.
La carta de presentación del CID fue en diciembre, con el "Innovation Kick off", un espacio de inspiración del que surgieron propuestas de turismo sustentable. "Utilizamos la tecnología para generar proyectos innovadores. Lo importante es que los proyectos tengan un impacto social, ecológico o económico. En este sentido, hacemos un montón de eventos, capacitaciones y charlas. Por ejemplo, dictamos un taller sobre cómo emprender desde tu celular. No solo queremos enseñar, sino motivar. Se dieron tips de cómo postear, a qué hora postear, cómo sacar las fotos, cómo usar un sistema de pagos Online, como poder capitalizar las herramientas que por ahí están dispersas. Hay gente que piensa que para tener un emprendimiento necesita alquilar un local, tener gente a cargo y comenzar a pagar impuestos. Nosotros te ayudamos en el primer paso, para que empieces sin la necesidad de tener un local o empleados, hoy las nuevas tecnologías son una herramienta importante. Hay un montón de caminos, lo importante es que puedas cumplir con la idea", explicó. 

En este sentido, destacó el trabajo conjunto con otros organismos. Entre ellos, destacó la jornada de capacitación con el Colegio de Abogados para que los emprendedores puedan ser asesorados en las cosas básicas que necesitan saber como emprendedores. "Además, se comprometieron a ser asesores legales de aquellos que estén en el programa y no cuenten con los recursos. Algo parecido pasa con el Banco Nación, que se comprometió en asesorar, facilitar el acceso a microcréditos, y en ese sentido también hay una ayuda importantísima de la Caja de Crédito para el subsidio de las tasas", dijo.

"Hay un compromiso para que los emprendedores vean que es posible. Lo que queremos es romper esa barrera y que el emprendedor se anime a endeudarse sabiendo que va a poder pagar, que tenga esperanza de crecimiento, y que pueda desarrollar su idea. Y además, la idea es que el Estado se pueda nutrir también de estos proyectos, que los proyectos empiecen a crecer", dijo.n

 

Un laboratorio de idiomas propio

Este mes, el CID abrió las clases de japonés básico, con una amplia convocatoria y abierta a todo público a partir de los 14 años. La intención es incorporar nuevas aulas y más espacios, para luego dictar clases de otros idiomas no tradicionales que son útiles en el mercado internacional y en los nuevos horizontes comerciales.

 

 

Otras Noticias