se trata de luis de miguel, ex gerente general de la empresa

Macri apartó a Santiago Albarracín y designó un nuevo presidente en YMAD

La decisión es del 16 de abril pero recién se conoció ayer, cuando fue publicada en el Boletín Oficial de la Nación. El flamante presidente fue propuesto por el secretario de Energía, Gustavo Lopetegui.
martes, 23 de abril de 2019 · 04:00

El gobierno nacional decidió apartar a Santiago Albarracín de la conducción de Yacimientos Mineros Agua de Dionisio (YMAD) y en su lugar nombró a Luis De Miguel, quien hasta hace poco se desempeñaba como gerente general de la empresa interestadual.

El desplazamiento de Albarracín y la llegada de De Miguel se dieron a conocer en la última edición del Boletín Oficial de la Nación, publicada ayer, pero la decisión se hizo efectiva el 16 de abril.
La medida fue oficializada a través de un decreto firmado por el propio presidente de la Nación Mauricio Macri. 
También rubricaron el instrumento legal el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y el secretario de  Gobierno de Energía, Gustavo Lopetegui.  

Según el decreto, De Miguel completará el mandato de Albarracín que se extendía hasta el 1° de marzo de 2020.
Albarracin había llegado a YMAD el 29 de febrero de 2016, dos meses después de que Macri asumiera como presidente. El ex presidente arribó a la empresa para reemplazar a Manuel Benítez.

Hasta el cierre de esta edición, no se sabían con exactitud los motivos del apartamiento del ex presidente del directorio. 
En el decreto de cambio de presidentes solo se advierte que Albarracín presentó la renuncia y que fue la Secretaría a cargo de Lopetegui quien propuso a De Miguel para reemplazarlo. 

Del sector
De profesión contador, Luis de Miguel cursó sus estudios en la Universidad Nacional de La Pampa y formó parte de directorios de empresas del sector petrolero, minero, petroquímico y de turismo. 
Pasó por los directorios de empresas como Petrolera Patagónica, Catedral Alta Patagonia, Petrolera del Conosur, Carboclor e YMAD, donde hasta hace poco era gerente general. 
También fue miembro del Comité Operativo de la UTE (Unión Transitoria de Empresas) del área petrolera Puesto Hernández y miembro titular de la comisión de impuestos formada por las empresas petroleras que adquirieron las Áreas Centrales Hidrocarburíferas de Argentina.   

El flamante director de YMAD, tiene experiencia en el desarrollo de negocios en Brasil, donde también forma parte en las redes sociales de un “grupo de apoyo” del presidente de ese país, Jair Bolsonaro, quien acaba de cumplir 100 días de mandato.

Decisión presidencial
YMAD pertenece tanto al gobierno local como a la Universidad Nacional de Tucumán y al Gobierno nacional. En ese marco y de acuerdo a la ley nacional con la que se creó a la firma (ley 14.771), es competencia del Poder Ejecutivo Nacional designar al presidente de su directorio, quien durará cuatro años en sus funciones pero puede ser reelegido. 

El directorio de la empresa se completa con dos representantes del Gobierno de Catamarca y dos representantes de la Universidad Nacional de Tucumán. 
En ese marco, siguen en el directorio Ángel Mercado y Daniel Barros por Catamarca y Faustino Siñeriz y Alfredo Grau por la Universidad Nacional de Tucumán.
 

Tres años de un sostenido retroceso para la empresa

El paso de Santiago Albarracín por la presidencia del directorio de YMAD quedará en la historia por la toma de decisiones que redujeron la productividad de la firma y consumieron importantes reservas que tenía en dinero y mineral.

La primera disposición polémica fue el cierre de la refinería que tenía la empresa en la Capital, luego de tres décadas de trabajo ininterrumpidas. La decisión se tomó a finales de 2016 y desde el directorio a cargo de Albarracín  se la justificó por "cuestiones operativas".
En la refinería se producían lingotes de oro y granallas de plata y trabajaban 13 personas. Era única en el país. 
La gestión Albarracín redujo considerablemente la producción en Farallón Negro, llegando incluso a paralizarla totalmente en reiteradas oportunidades. 

La lógica de ajuste permanente se tradujo en numerosos despidos, que incluyeron a personal con larga trayectoria y experiencia, y una caída de los niveles de seguridad laboral en la mina.
En enero de 2017, falleció el operario Víctor Miranda, de 35 años, aplastado por un desprendimiento de rocas mientras realizaba trabajos de tojeo (limpieza y acondicionamiento del frente de perforación) junto a otro operario.
Los despidos fueron otra constante. La última tanda fue de diez personas.
Las representaciones sindicales redoblaron las críticas.

"Asistimos al desmantelamiento y liquidación de la empresa”, denunció el gremio.
Según los sindicalistas, Albarracín tercerizó tareas antes realizadas por el personal de YMAD, entregándoselas “a empresas privadas, con costos adicionales”. 

En el marco de estas polémicas, trascendieron varios contratos por cifras importantes que YMAD había celebrado con personas bien vinculadas en Catamarca, lo que desmentía la prédica de austeridad bajo la cual Albarracín justificaba sus disposiciones.
También se conoció la decisión de sacarle al Banco Nación el manejo de los recursos de YMAD para entregárselo a la financiera Puente.

epígrafe. ADIÓS. Santiago Albarracín.

Otras Noticias