En lo que va del año se otorgaron subsidios por $5.451.507,93

Educación admitió que delega la contratación del transporte a los directores

El titular de Escuelas Rurales, Jaime Castro, dijo que los responsables escolares tienen a su cargo contratar y pagar por el servicio y que es habitual que las licitaciones terminen desiertas.
martes, 12 de febrero de 2019 · 04:04

Los montos con que el Ministerio de Educación subsidia el pago del servicio de transporte de estudiantes del interior de la provincia son administrados por los directores de escuelas. 
    Así lo admitió el Director de Escuelas Rurales, Jaime Castro, quien explicó a El Ancasti cómo es el mecanismo por el cual se asiste a los escolares que no cuentan con medios de traslado en el interior de la provincia. 
El mecanismo, por demás llamativo, generó en lo que va del 2019 -sin que aún haya iniciado el ciclo escolar en toda la provincia de período común-, la erogación de $5.451.507,93.
La cifra se plasma en 212 resoluciones ministeriales publicadas en el Boletín Oficial de la Provincia, aunque con fechas que varían entre 2017 y 2018. 

En los instrumentos constan 36 beneficiarios de los subsidios, entre los que se destaca un beneficiario que accedió a 44 asistencias económicas y acumuló el pago de $1.231.000, para brindar el servicio de traslado a estudiantes de La Guardia, en La Paz.
En otra de las situaciones se menciona que un mismo beneficiario recibió la firma de 12 subsidios un mismo día.
El funcionario justificó que los beneficiarios de los subsidios son los propios directores de escuela, que ofician de intermediarios para la contratación de un servicio particular de transporte, cuando no se logra dar con una empresa que brinde el servicio, y que éstos son los encargados de contratar y abonar por el servicio.

Según indicó, este mecanismo se pone en práctica cuando una licitación se declara desierta, con lo que se habilita a la contratación de otro medio de transporte. 
Para este fin, los prestatarios deben encontrarse habilitados, cumpliendo con la presentación de documentación como RTO, seguro y otros.
Castro dijo que es habitual que las licitaciones terminen sin oferentes, debido a que en muchos lugares del interior no hay empresas de transporte que presten el servicio y se recurre a privados. 

Admitió que esta prestación, tal como lo informó El Ancasti, puede ser realizada por un tercero: un vecino, un docente o cualquier otra persona que cumpla con los requisitos. 
Señaló además que los directivos de escuela son los que deben rendir cuentas de este gasto ante la Subsecretaría de Administración.
De tal manera, la rendición solo tiene un alcance interno del ministerio de Educación, pese a que los fondos son asignados por Contaduría de la Provincia.

Publicación
La asignación de estos subsidios se plasma en el Boletín Oficial a través de los nombres de los beneficiarios. Sin embargo, en ninguno de los casos se aclara si se trata del directivo escolar que solicitó la asistencia, tal como lo indicó el funcionario.
Con este mecanismo, la decisión sobre la contratación del servicio queda a criterio del director de escuela, como así también la administración de los fondos y el pago, lo que se suma a la tarea de administrar una institución educativa. 
 “El director de la escuela realiza el pedido desde el lugar donde se transportan los chicos hacia la escuela. Una vez que ingresa este pedido pasa a la dirección a mi cargo (Escuelas Rurales) e inmediatamente pasa a la Subsecretaría a cargo del contador Costa. Una vez que se aprueba y se ve que esté la partida pasa para la firma del ministro. Esto se paga a través de Contaduría de la Provincia como subsidio al director. El director es quien contrata y paga al transportista contra factura, y rinde cuentas como debe ser, en su debido momento”, relató Castro. 

Castro destacó que entre los trámites realizados este año, hay subsidios por ejemplo, “desde Azampay a la Escuela Rural N°7 de la Ciénaga, allí no entra ningún colectivo. O de pronto hay un subsidio desde La Candelaria hasta Cañada de Páez, que tampoco entra ningún vehículo de línea y entonces se contrata una combi que los lleva y los trae de vuelta”, destacó.
Diferenció además que los trámites cuando se hacen a través de licitación son realizados directamente por el transportista, mientras que cuando se realizan a través de la escuela, es el director el responsable. 

“Se han llegado a comprar hasta burros y bicicletas, para ofrecer el transporte para que los estudiantes puedan llegar hasta el lugar donde pasa la combi o llegar a la escuela”, comentó el funcionario.
Actualmente están en funcionamiento 8 escuelas de periodo especial y se espera que a fines de febrero se realice la licitación para proporcionar el transporte a los estudiantes de las escuelas de período común. n

Otras Noticias