EN TODO EL PAÍS HAY MÁS DE UN MILLÓN DE NUEVOS POBRES

La pobreza en Catamarca supera en casi cinco puntos la media nacional: 40,1%

En todo el país se registró un 35,4%. En términos reales, en la provincia hay más de 88.000 pobres y 11.000 indigentes según los datos oficiales que publicó el INDEC.
martes, 1 de octubre de 2019 · 02:10

Desde diciembre de 2018 hasta junio de este año, unos 11.000 catamarqueños cayeron en la pobreza, y el índice creció al 40,1% en el primer semestre de 2019. Además, el 5,1% de los catamarqueños son indigentes. En todo el país, también, hubo un crecimiento y la pobreza afectó al 35,4% de la población, por lo que los registros locales fueron incluso más altos. Los datos son los oficiales que publicó el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos, con los resultados de la Encuesta Permanente de Hogares.
Los datos arrojados por el INDEC arrojan un crecimiento de la pobreza en Catamarca de casi cinco puntos porcentuales en relación al segundo semestre de 2018, pero una leve caída de la indigencia del 1,5%. Esto significa que en los primeros seis meses del año hubo unos 11.000 catamarqueños que pasaron a ser pobres, pero unos 3.000 dejaron de ser indigentes.

En términos reales, hay 88.242 catamarqueños bajo la línea de pobreza y 11.285 indigentes, contra los 77.628 pobres y 14.327 indigentes que había en la provincia a diciembre de 2018.

Los índices de Catamarca en materia de pobreza han vuelto a superar a la media nacional, que arrojó 35,4%. Sin embargo, en materia de indigencia el índice es más favorable a la provincia, ya que en todo el país hubo 7,7% de indigentes contra el 5,1% local.

En total, en todo el país hay 15,8 millones de personas en situación de pobreza y 3,1 millones bajo la línea de indigencia. Según los números oficiales, son 1,1 millones de nuevos pobres y 300.000 nuevos indigentes en los últimos seis meses.

Se considera pobres a todos aquellos individuos que perciban ingresos por debajo del precio de la Canasta Básica Total, que en agosto fue de $33.013,22 para una familia (para adquirir la cantidad mínima de bienes, indumentaria y servicios), mientras que se considera indigente a quienes no alcanzan la Canasta Básica Alimentaria, que en agosto fue de $13.258,32 para una familia tipo (toma en cuenta el valor de los alimentos).

Crisis de infancia
Según el INDEC, la pobreza afecta con más fuerza a los chicos, ya que el 52,6% de los niños estaba en esa condición en el primer semestre del año, cuando aún no se había producido la fuerte devaluación de agosto. El dato refleja que unos cinco millones de chicos menores de 14 años son pobres en la Argentina, un millón más que hace un año. En ese rango de edad también subió fuerte la indigencia, que pasó de 8% a 13,1%. De acuerdo con la estadística oficial, uno de cada dos chicos vive en hogares pobres.

De estos niños pobres, 1.200.000 viven en hogares indigentes, así definidos porque sus familias no tienen ingresos suficientes para comprar los alimentos básicos. Son casi medio millón más que un año atrás, mientras los chicos pobres se desarrollan en hogares que si bien pueden adquirir una canasta de alimentos básicos, tienen privaciones y carencias de todo tipo.

Desde la nueva medición de pobreza, a comienzos de 2016, este 52,6% supera los registros semestrales anteriores, que oscilaron entre un 39,7% (segundo semestre de 2018) y 46,8% del segundo semestre de 2018. La mayoría de esos chicos viven en hogares sostenidos por desocupados, trabajadores formales e informales precarios, subocupados y cuentapropistas que se desempeñan en la informalidad, sin seguridad social.

En el resto de los rangos etarios, entre los que tienen de 15 a 29 años la pobreza aumentó del 32,9 al 42,3%; entre 30 y 64 años subió del 23,2 al 30,4%; y entre los de más de 65 años, de 6,9% al 10,4%.

Postura oficial
Los ministros de Desarrollo Social, Carolina Stanley, y de Producción, Dante Sica, afirmaron que el Gobierno sigue enfocado en "reducir la inflación" para que baje la pobreza, aunque coincidieron en que los resultados no fueron "los que esperaban". "Reducir la inflación es un factor clave que tenemos para adelante", dijo Stanley, que además sostuvo que el Gobierno "trabaja constantemente en los barrios para atender las necesidades de las familias más humildes". Por su parte, Sica sostuvo que la Casa Rosada "hace autocrítica cotidianamente" y trata de "corregir los errores para superarlos". "Seguimos trabajando para mejorar esas condiciones estructurales (en alusión a las cloacas, transporte, educación). Cuando salgan los nuevos índices deberíamos ver una mejora, porque estas situaciones estructurales, que no se medían antes y se miden ahora, van a impactar", indicó el funcionario.

Otras Noticias