jueves 26 de enero de 2023

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
es el de capayán durante la gestión del ex intendente pablo Názar

El TC investiga irregularidades en la facturación de un municipio

Se habría detectado que la comuna pagó más de un millón de pesos a una supuesta empresa que no existe.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por Redacción El Ancasti
El Tribunal de Cuentas detectó graves maniobras en la supuesta facturación de bienes y servicios adquiridos por la Municipalidad de Capayán, durante el primer semestre del año 2011. La investigación, que estaría casi finalizada, comprometería seriamente al ex intendente Pablo Názar y al ex secretario de Hacienda, José Orlando Herrera. Así por ejemplo, los investigadores del TC habrían detectado que en ese período se facturó  $ 1. 175. 000  en concepto de servicios de  alquiler de maquinaria a una persona que vive en Santiago del Estero y que  declaró  ante los auditores del TC que ni siquiera tenía  una empresa y  nunca prestó ese servicio a la comuna . 

 La pesquisa de los auditores del TC comenzó cuando descubrieron que la comuna efectuó pagos por  48 facturas de tipo B, todas correlativas,  entre el 4 de enero de 2011 y el 30 de junio de ese mismo año. Cada una de esas facturas es por $ 25 mil  y corresponde al alquiler de 50 horas de máquina a un precio de  $ 500 por hora. 

La presentación de las facturas despertó sospechas ya que quedaba en evidencia que se trataba de un proveedor que había iniciado su actividad hace poco tiempo y que solo le facturaba a la comuna de Capayán. 

En primer lugar, se analizó la documentación respaldatoria y allí se detectó que no había ningún contrato. Los auditores solicitaron que se presenten los supuestos contratos pero hasta ahora no se elevó esa documentación. Tampoco hay un informe emitido por la Secretaría de Obras y Servicios Públicos sobre los días  y la cantidad de horas de la maquinaria locada, lo que significaría un instrumento de prueba que  permitiría sustentar  la legalidad del gasto rendido. 

Según pudo averiguar El Ancasti, el equipo de auditores viajó a Santiago del Estero, se entrevistó con la supuesta proveedora  quien declaró que no reconocía que las facturas hayan sido emitidas por ella, desconociendo en consecuencia que  sea su letra.  En esa misma oportunidad negó algún vínculo con la Municipalidad de  Capayán y dijo que nunca tuvo actividad comercial alguna, menos en el rubro alquiler de vehículos livianos –y pesados, en virtud de su situación económica ya que manifestó ser ama de casa y solo cuenta con un seguro de Capacitación, otorgado por el Gobierno nacional. 

La mujer reconoció que en al año 2007, en virtud de recibir un subsidio otorgado por el Ministerio de Salud de la Provincia, se inscribe en la AFIP, bajo el régimen de monotributo. En esa oportunidad relata que efectuó la impresión de un solo talonario de facturas, utilizando solo hasta la factura C, dado que los servicios de enfermería los realizó solo hasta finales del 2009. 

Según fundamentó la Municipalidad,  la empresa realizó trabajos de arreglo en el matadero, caminos vecinales y limpieza del río San Pedro y río Chumbicha. 

La situación abre varias aristas para la investigación. ¿Cómo alguien pudo facturar a nombre de la mujer  y luego cómo fue que la Municipalidad de Capayán pagó más de 1 millón, sin ningún tipo de control sobre su proveedor?. 
Pero son varios los hechos que están bajo la lupa del TC. Otro caso es la  presentación de dos facturas a nombre de una firma comercial en concepto de pago por trabajos  que se habrían realizado en un pozo  de agua de  la localidad de San Martín. Son dos facturas que totalizan $ 500 mil y que se realizó por contratación directa. El  TC advierte que  no se presentó la documentación técnica para justificarlos gastos rendidos, pero además estos superan el límite previsto en la ordenanza municipal para las contrataciones directas. 
 
 OTROS CASOS 
 
  La investigación del Tribunal de Cuentas se encontró con varios inconvenientes por la falta de documentación respaldatoria para los egresos que declara el municipio. Se trata de una exigencia para la presentación de las cuentas. 

 Otro caso que podría derivar en escándalo es la rendición de facturas para la construcción de cordones cunetas en barrio San Martín. Son tres facturas por $ 1.196. 000. El gasto supera el límite para la contratación directa. Pero, además, se constató que no existe la empresa en el domicilio declarado en la Capital. 

 En ese mismo semestre se realizaron compras por $ 453 mil para bolsones, módulos alimentarios y materiales de construcción que se entregaría a familias carenciadas del municipio.  El TC advierte la ausencia de los pedidos efectuados por los beneficiarios y la falta de constancia de entrega de los mismos. 

 Otra irregularidad detectada se relaciona con facturas que tienen un determinado monto para el municipio y otro distinto en el duplicado que quedó en poder del proveedor.    
Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
Raúl Jalil y Katopodis recorrieron obras en Tinogasta

Te Puede Interesar