lunes 24 de enero de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

El bochorno no tiene fin

La concejal Stella Ramos (FCS) zafó de que se le inicie un nuevo proceso de destitución. Ella misma se votó para que un pedido en ese sentido sea girado solamente a una comisión común. Recibió un decisivo apoyo de los ediles Dardo Soria (PJ) y Alberto “Abeto” Barrionuevo (FV).

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
29 de septiembre de 2006 - 00:00
En una situación que raya lo absurdo, el Concejo Deliberante de Valle Viejo sumó un nuevo y bochornoso capítulo de desaciertos institucionales en otra sesión donde el tema central era el tratamiento del proyecto de suspensión de la concejal Stella Ramos.

El motivo del pedido es que la edil del Frente Cívico y Social debe comparecer en juicio oral y público imputada de “fraude a la administración pública en forma continuada” en la causa de la pileta municipal, porque supuestamente hizo la recaudación y jamás ingresó esos fondos en las arcas municipales, mientras se desempeñaba como directora de Acción Social de la comuna durante el gobierno municipal de Horacio “Piyiyo” Lobo, tal cual lo determinó el fiscal de Instrucción Nº 5, Juan Pablo Morales.

Luego de un áspero debate entre Ramos, que ejerció una encarnizada autodefensa, y el concejal radical Claudio Bogoya, que le sugirió que se inhiba de votar y además propuso que el proyecto de autoría de Silvia Aredes (PJ) sea girado a una comisión investigadora que determine la procedencia o no de iniciar el proceso de juicio político, para lo cual citó como antecedente inmediato el caso del actual diputado Augusto Jalile, que fue separado de ese cuerpo por ese procedimiento en 2002.

Sin embargo, con el aporte de su propio voto y el decisivo de Dardo Soria (PJ) y Alberto “Abeto” Barrionuevo (Frente para la Victoria), la mujer zafó de recorrer el camino que podría determinar que sea separada preventivamente del cuerpo tal como el año pasado -luego restituida por la Corte de Justicia-, o quizá destituida por aplicación de la Carta Orgánica.

Luego de la votación, Bogoya calificó a los peronistas de “apañadores” y se quejó de la aplicación “de la fuerza del número por sobre la razón. Acá hubo un pueblo que ha sido estafado y esperaba otra respuesta de los concejales, pero ellos, con tal de seguir haciendo oposición por sí misma y seguir manteniendo la mayoría, terminan apañando una situación injustificable”.

Por otro lado, en el recinto se debatió la aparición de un ofensivo y soez panfleto contra el intendente Gustavo Jalile y los ediles, especialmente sobre las mujeres, que Ramos endilgó directamente a la Juventud Radical y Bogoya “a los opositores al intendente Jalile”. Sobre el caso, la JR chacarera emitió un comunicado desligándose del detestable hecho, dado que hicieron uso de su sigla, y haciendo un severo llamado a la reflexión de los dirigentes mayores de todas las fuerzas políticas chacareras.

La situación de Valle Viejo fue motivo de ironías hasta en la Cámara de Senadores, donde por ejemplo el legislador de La Paz, Víctor Luna, cuando ese cuerpo adhería a las “Jornadas de modernización y fortalecimiento institucional del Poder Legislativo y los Concejos Deliberantes de la provincia”, se permitió una chanza. “Que inviten al intendente Jalile y a la presidenta del Concejo de Valle Viejo”, dijo en tono jocoso. Elegantemente fue cortado por el presidente del debate, Jorge “Yayo” Agüero, que dijo que “seguramente las invitaciones ya fueron realizadas por los canales correspondientes”.
Temas
Seguí leyendo

Te Puede Interesar