domingo 25 de septiembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Fue sentenciado a 16 años de prisión

Vuirli Saragusti casó la condena

Recientemente, Vuirli Saragusti casó la sentencia de la Cámara. Se declaró la admisibilidad y el expediente pasó a la Corte de Justicia. 

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
11 de septiembre de 2022 - 00:00

Bruno Matías Vuirli Saragusti fue condenado el 4 de julio último por la Cámara de Sentencia en lo Criminal de Segunda Nominación. Por unanimidad, los jueces Silvio Martoccia, Luis Guillamondegui y Rodrigo Morabito lo hallaron culpable por los delitos de “abuso sexual simple”, “abuso sexual con acceso carnal”, “hurto”, “lesiones leves”, “daños”, “violación de domicilio”, “amenazas simples”, “lesiones leves calificadas por haber mediado relación de pareja”, “coacción” e "instigación al suicidio" y lo condenaron a la pena de 16 años. También se ordenó, de acuerdo con el testimonio de una de las testigos, que ante la probable comisión de un delito, se remitan a la Fiscalía General las actuaciones pertinentes.

Recientemente, Vuirli Saragusti, asistido por su abogado particular Luciano Rojas, casó la sentencia de la Cámara. Se declaró la admisibilidad y el expediente pasó a la Corte de Justicia.

De acuerdo con información a la que pudo acceder El Ancasti, el defensor planteó la impugnación en relación con los hechos nominados primero, tercero, sexto, séptimo, noveno, décimo y décimo primero, como así también “la arbitraria decisión del Tribunal de ordenar de oficio la medida de coerción”. Para la defensa, “el Tribunal yerra en el análisis practicado de las probanzas introducidas al debate, dándole credibilidad incondicional a la prueba testimonial recepcionada, aun ante la evidente orfandad probatoria que surgen de manera indiscutible de la propia audiencia de debate”.

En los fundamentos, se consideró que el procesado quizá fue “promovido por los rasgos de personalidad psicopática, cuando se sitúa en un lugar de señorío absoluto de la situación. El psicópata es un sujeto que se mueve con base a sus propias reglas, ‘su propio código’; el prójimo solo le importa si le es funcional a sus intereses y frente a los límites opuestos, redobla la apuesta”.

En este sentido, se valoró el testimonio de la psicóloga forense. La profesional señaló que el particular comportamiento de Vuirli Saragusti resulta compatible con los rasgos psicopáticos de su personalidad. Tales trajeron repercusiones en la salud mental de una de sus víctimas, generándole una creciente baja autoestima, daño psíquico y dificultades para afrontar y resolver de un modo saludable los inconvenientes cotidianos de la vida.

“El hecho y la autoría de Vuirli Saragusti se comprueban desde el creciente escenario de violencia de género promovido por el procesado, a partir de los rasgos de su personalidad psicopática y machista. Astutamente sabía sacar partido de las debilidades emocionales de su víctima, procurando, en este caso, gobernar su voluntad en miras de evitar el accionar de la Justicia y la persecución penal. El presente suceso no es más que una continuación del accionar físico y psicológicamente violento que el procesado venía desplegando desde hace tiempo en menoscabo de su expareja”, se explicó.

En detalle, Vuirli Saragusti aprovechó las facilidades derivadas del contexto de violencia de género por él promovido, ejerció violencia física y psicológica en contra de sus víctimas “mediante distintos, reiterados, continuos y graves actos, algunos de ellos judicializados”. “La relación sentimental que ligó a Vuirli Saragusti con su víctima se desenvolvía en un contexto de intensa violencia y desde una asimetría de poder, donde el primero manipulaba y controlaba la vida de la segunda, la cual era vista como un mero objeto afín a sus intereses”, se señaló.

¿Dónde y cómo pedir ayuda?

Si te encontrás en una situación de violencia, pedí ayuda. Podés hacer la denuncia en:

La Unidad Judicial Especial de Violencia Familiar y de Género, ubicada Esquiú 315, funciona las 24 horas. También puedes presentarte en las Unidades Judiciales de Capital, Valle Viejo y Fray Mamerto Esquiú.

La sede de la Fiscalía Penal –sita en Junín al 600- es otra posibilidad para asentar denuncias.

Los Juzgados de Familia, en calle Perú 18.

En el interior de la provincia, en cualquier comisaría o Juzgados de Paz.

Teléfonos

También se encuentran en funcionamiento la Línea 144 y el SAE 911. El servicio es gratuito, anónimo y funciona las 24 horas del día, los 365 días del año.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
se escapo de un control en la puerta y desato una persecucion

Te Puede Interesar