jueves 16 de mayo de 2024
Ocurrió antes de recibir el disparo

Testigo declaró que Ramírez le apuntó a Ávalos con el arma

Fue en “tono de juego”, según lo indicaron desde la defensa de Ávalos. Aseguran que no hay móvil en el hecho.

El abogado Roberto Mazzucco, defensor del policía Franco Ávalos, el imputado por la muerte de su colega Oscar Ramírez, indicó que un testigo de la causa declaró que la víctima le había apuntado con el arma reglamentaria a su asistido. De acuerdo con lo que detalló Mazzucco en diálogo con la prensa, esto sucedió antes de que Ramírez sea impactado por el disparo que ejecutó Ávalos y que terminó con su vida y en “tono de juego”.

El último viernes, Mazzucco fue consultado sobre la versión de que habría existido un móvil en el suceso. En este sentido, respondió que “hasta el día de la fecha, se produjo toda la prueba que ofreció la querella, toda la prueba que ofrecimos nosotros y la que se ordenó de oficio por parte de la Fiscalía. (Hay) un volumen probatorio muy importante y no hay ningún elemento que acredite que haya existido un móvil. Fue simplemente una imprudencia, una negligencia, que lamentablemente ocurre habitualmente en la fuerza. Es más, uno de los testigos declaró que el mismo Ramírez, momentos antes, lo había apuntado a Ávalos con su arma reglamentaria en tono de juego, obviamente. (…) No existe ningún móvil o algo que haya llevado a Ávalos a cometer este hecho, bajo ningún punto de vista”.

Por otra parte, Mazzucco se refirió al estado en el que se encuentra Ávalos, quien está detenido con prisión preventiva en el Servicio Penitenciario Provincial (SPP) de Miraflores, en el departamento Capayán.

“Ahora mejor. En el Servicio Penitenciario tiene asistencia psicológica y psiquiátrica constante. Estuvo incluso hasta medicado. No es que esté bien. Aún no puede superar tampoco el tema del hecho, de lo que él hizo. Tampoco puede superar el tema del encierro. Le está costando mucho. Pero lo tiene asumido. Él asumió su responsabilidad en el hecho. Él acepta que cometió un error. Él no acepta que haya sido algo intencional o a propósito sino que fue un accidente. Él acepta su negligencia, su imprudencia y se lamenta todos los días”, añadió.

Hecho

Ávalos es investigado por el fallecimiento de Ramírez, quien murió tras recibir un disparo en la cabeza. Sucedió el 2 de junio de 2023, en el edificio del Grupo de Infantería Motorizada de Acción Rápida (GIMAR), ubicado en la ciudad Capital. Ocurrió al momento en que Ávalos manipulaba un arma de fuego, según la investigación.

Por este hecho, Ávalos está imputado por el delito de “homicidio simple con dolo eventual agravado por el uso de arma de fuego”. Actualmente, la pesquisa está a cargo del fiscal de Instrucción N° 4, Federico Aldeco.n

Seguí leyendo

Te Puede Interesar