jueves 1 de diciembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Catamarca, sede del XXII Encuentro de Jueces de Tribunales

"Para ser juez hay que ver en el Derecho la única guía y convicción"

El vicepresidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN), Carlos Rosenkrantz, ayer estuvo a cargo de la apertura. Hoy, el presidente de la CSJN pronunciará las palabras de clausura.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Con un discurso autocrítico y una mirada puertas adentro del Poder Judicial, el vicepresidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN), Carlos Rosenkrantz, abrió el XXII Encuentro de Jueces de Tribunales Orales. La actividad comenzó ayer y finalizará hoy con la disertación del presidente de la CSJN y Consejo de la Magistratura del Poder Judicial de la Nación, Horacio Rosatti. El evento es organizado por la Asociación de Magistrados y Funcionarios del Poder Judicial de la Nación y Catamarca fue elegida como sede.

En el acto de apertura, el juez Rosenkrantz expresó que resulta de gran satisfacción por la organización que este encuentro se realice en el interior. “Este tipo de seminarios son reveladores para hacer un tipo de ejercicio muy poco habitual pero cada vez más necesario: el objetivo de mejorar el funcionamiento de una institución pública y que las instituciones se piensen a sí mismas, que los magistrados, en la situación como ésta, se conozcan en una situación de aprendizaje y se pregunten sobre los desafíos que enfrentan es un excelente síntoma. Indica un grado de madurez institucional que augura mejores desempeños. Colocarnos en situación de aprendizajes, para nosotros los jueces, es un deber categórico”, consideró.

Al respecto, indicó que la vida en el Derecho se puede elevar de una manera mecánica y obvia sin desplegar ninguna de las capacidades que caracterizan “al buen hombre o mujer” de leyes: la capacidad de realizar distinciones y la capacidad de ponderar. Según Rosenkrantz, en la convicción de ser mejor cada día, que se viene a aprender algo, “en un país tan convulsionado como el nuestro hay muchísimos desafíos”.

“Nuestros desafíos organizacionales aparecen claramente cuando pensamos una magistratura no como un poder del Estado sino como una burocracia, en el buen sentido del término. Como cualquier burocracia, los magistrados tenemos personal y recursos a cargo respecto de los cuales tenemos obligaciones de gestión. A pesar de ello, esta obligación es muy importante para determinar la calidad de lo que hacemos; prácticamente, ninguno de nosotros ha recibido educación formal sobre cómo gestionar una burocracia. Solo somos abogados. Si hemos aprendido algo, lo hemos hecho a través de la experiencia. Si queremos mejorar los procesos de toma de decisiones, sobre todo la toma de decisiones organizacionales, debemos acumular más conocimiento acerca de cómo administrar nuestras respectivas estructuras y debemos hacerlo de un modo sistemático. Éste es un tema en el que nosotros, los jueces, debemos pensar cada vez más”, comentó.

A tal fin, advirtió que se deben adoptar parámetros de evaluación para determinar de modo objetivo, comparable y generalizado cómo es el desempeño como administradores de cada una de sus estructuras. Los parámetros de evaluación son necesarios para saber cómo se hace lo que se tiene la obligación de hacer.

“Las bases de datos y estadísticas deberían ser una de nuestras prioridades. Las estadísticas son muy importantes porque son comparables y cuantificables; podemos saber cuántas causas resolvemos, el tiempo en que lo hacemos, el tipo de decisiones que tomamos, la cantidad de personal que tomamos por causa y otras variables que pueden determinar el desempeño de nuestras funciones. Este tipo de mediciones es de absoluta relevancia”, señaló.

“Autocrítica válida”

Por su parte, Enrique Lilljedahl, presidente del Tribunal Oral Federal (TOF) de Catamarca, consideró que la visita de los jueces Rosenkrantz y Rosatti es un respaldo al trabajo que se viene a realizar. “Intentamos discutir hacia adentro para superar algunos escollos y brindar un mejor servicio de Justicia que termina repercutiendo en una mejor respuesta a la ciudadanía entera”, indicó.

En relación con el discurso de apertura, consideró que “es una autocrítica muy válida porque estamos preparados como hombres de Derecho y como abogados para interpretar la Ley, pero tenemos, en nuestra preparación, falencias que tienen que ver con lo organizacional. Sin dudas, tenemos que mejorar en el aspecto organizacional para dar respuestas más eficaces y mejores para la sociedad”.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
Culpable. Quintar respondió por homicidio culposo agravado. 

Te Puede Interesar