lunes 22 de julio de 2024
El homicidio de Raymundo Barrionuevo

Investigan los movimientos de Condorí tras el crimen de su suegro

El acusado habría efectuado un viaje y otras compras con parte del botín robado de la casa del jubilado.

Dardo “El Peque” Condorí (33) fue llevado ayer a la tarde para la indagatoria por el crimen de Raymundo “Gringo” Barrionuevo (81). El sospechoso, acompañado por un defensor oficial, optó por mantenerse en silencio.

Condorí fue trasladado a Fiscalía Penal a las 18.25 en una camioneta de la División Homicidios. Tenía una camiseta de Boca Juniors, un pantalón negro y unas zapatillas del mismo color. Acto seguido ingresó esposado al edificio para reunirse con el abogado Mariano Guillamondegui.

Posteriormente, Condorí escuchó la acusación en su contra y al ser consultado si era su deseo prestar declaración, manifestó que se abstendría de hacerlo. Posteriormente fue llevado a la División Antecedentes para ser prontuariado. Se espera que en las próximas horas el fiscal de instrucción en feria, Alejandro Gober, solicite la audiencia de control de detención ante el Juzgado de Control de Garantías.

En horas de la mañana, Condorí había sido trasladado al Laboratorio Satélite Forense del Poder Judicial en donde se le tomaron muestras de ADN para que sean cotejadas con las encontradas en la escena del crimen.

El sujeto había sido arrestado el martes a la tarde durante un allanamiento realizado en la calle Maipú norte. Las grabaciones de la cámara de seguridad de un comercio próximo al domicilio de avenida Misiones al 1400 lo complicaron ya que quedaron registrados su ingreso y egreso de la vivienda tras haber permanecido casi una hora durante el domingo 15 de enero, en horas de la mañana.

La Fiscalía avanza ahora en tratar de determinar cómo fueron las horas posteriores al crimen.

Las primeras averiguaciones efectuadas por Homicidios dan cuenta de que ese domingo el sospechoso se marchó de la casa de su suegro con dinero y habría tomado un taxi para dirigirse a una villa turística en donde compartió con amigos un asado y bebidas alcohólicas.

Según los testimonios, al día siguiente Condorí había efectuado el pago de una deuda. Ese lunes, cerca del mediodía, Rafael, uno de los hijos de Raymundo Barrionuevo, se dio con el macabro hallazgo.

Para confirmar los movimientos efectuados por el acusado, la Fiscalía solicitó que se haga un informe de geolocalización que se desprenderá de su teléfono celular, el cual está secuestrado en la causa.

Otro de los elementos que pesan contra Condorí son los cortes en la nariz, en una mano y en una pierna, que habrían sido provocados por Barrionuevo cuando se defendió del brutal ataque.

Fuentes consultadas por El Ancasti informaron ayer que la Justicia realizó una última inspección ocular en la escena del crimen para luego hacerle entrega de la casa a la familia de la víctima.

El caso

Raymundo Barrionuevo fue asesinado el domingo 15 de enero pero su cuerpo fue encontrado por uno de sus hijos al día siguiente cuando fue a llevarle la comida para el almuerzo. El cuerpo del jubilado estaba sobre un gran charco de sangre y con múltiples signos de violencia.

Barrionuevo vivía solo desde diciembre del 2021 cuando falleció su esposa. Tenía once hijos. El acusado, Dante "El Peque" Condorí, estaba en pareja hace aproximadamente cuatro años con Graciela, una de las hijas de Barrionuevo y con la que tiene un hijo en común.

Condorí realizaba changas como albañil y a veces prestaba servicios como mozo.n

Seguí leyendo

Te Puede Interesar