martes 9 de agosto de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
"Estoy absolutamente tranquilo"

Ezequiel Walther presentó su descargo

En la unidad Judicial 5, en la mañana de hoy, el fiscal de Instrucción Ezequiel Walther presentó un escrito con su versión de lo sucedido.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
29 de junio de 2022 - 13:21

El fiscal de Instrucción Ezequiel Walther presentó esta mañana su descargo ante la denuncia que lo acusa de hurto, en un confuso episodio que tuvo lugar ayer en una playa de estacionamiento de calle San Martín. Posteriormente, habló con la prensa y se manifestó tranquilo de su accionar.

“Absolutamente tranquilo. Soy ajeno a cualquier tipo de situación ilícita. Es una simple equivocación y mala interpretación de las cosas como pasaron, nada más”, recalcó.

“Estoy convencido que las repercusiones van a ser reinterpretadas por cada uno como quiera. Le pueden dar exageraciones y derivaciones que no son las que corresponden, yo presenté hace algunas horas mi descargo en la Policía Judicial, me puse a disposición. Reitero no fue ni más ni menos que para resguardar cualquier tipo de ilícito que pueda suceder, y cuando me avisaron que eso estaba sucediendo bajé, y había dos sujetos, uno rubio con el cual pude dialogar civilizadamente, en forma amena le pedí disculpas, le expliqué por qué estaban las cosas ahí, le di las cajas de herramientas que yo había preservado en el asiento de atrás de mi camioneta y le pedí, en presencia de un montón de gente que había ahí, que verifique por favor que no faltara nada”.

Walther lamentó el mal momento vivido y aseguró que no tuvo malas intenciones.

“Había otro sujeto que estaba fuera de sí, me insultó, me agravió, y tuve que quedarme callado como correspondía porque no entendía la situación. Capaz que le causé algún perjuicio laboral indebido y me tuve que quedar callado y bancarme toda la situación como correspondía. Como el funcionario que soy debía quedarme callado” para evitar una posible pelea.

“Lo que concluyo de todo esto es que está en crisis el principio del a buena fe, no hubo otra cuestión más que esa. Reitero, soy una persona de campo también, tengo familiares en la cuestión y más de una vez fuimos víctimas de robo, y las cosas que podemos tener adentro de una caja de herramientas”, argumentó el fiscal.

Además, se defendió sobre la acusación de que había “escondido” las herramientas en cuestión. “Cuando salgo no estaba el chico, no recuerdo, a veces salen a comprar algo o están dentro de un automóvil: bajé el bolso con el que me muevo, y me dirigí, ya venía con la cabeza puesta en un juicio importante que se está dando, y me senté en el despacho y quedó ahí, honestamente. Lo pasé por alto. No encontré a nadie ahí, puede haber ido a comprar, no lo sé. Cuando salgo del debate, tipo doce menos cinco, advierto un mensaje en el teléfono, que queda en el despacho, no entra al debate, que estaba pasando algo con la camioneta. ‘Ok, ahí voy’”. Remarcó: “Yo bajé personalmente, me entrevisté con el chico este medio gringo, que entendió. Y el otro sujeto arriba de la caja de la camioneta no entendía razones; con toda razón me insultó, estaba sacado, me dijo de todo, pero no podía responder de otra forma que lo que estaba haciendo, que era ponerme a disposición y explicando las razones, aunque no me dejaran explicar del todo”.

“Es inverosímil, tengo una camioneta de la que soy titular y me manejo permanentemente para el campo. Tengo sacos, camperas, corbatas, paquetes de yerba, hay de todo ahí. Y cuando saco el bolso con el que me muevo normalmente, se cae enganchada de la correa un chaleco. Y desde afuera de la camioneta lo tiro para adentro. Nada más”.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
caso pachao: declararon tres de los seis imputados

Te Puede Interesar