sábado 25 de mayo de 2024
La Corte de Justicia confirmó la condena por robo a la Quilmes

"El tribunal evaluó debidamente atenuantes y agravantes de la pena"

Sucedió en octubre de 2018 y, en marzo del año pasado, los dos acusados confesaron y admitieron su responsabilidad.

La Sala Penal de la Corte de Justicia de Catamarca confirmó la condena a Luis Alberto "Bebé" Zamora y José Roberto "Pelusa" Perea por el asalto a la distribuidora Quilmes, en octubre de 2018. La Cámara de Sentencia en lo Criminal de Segunda Nominación halló culpables a ambos en el delito “robo calificado por el uso de arma cuya aptitud para el disparo no pudo tenerse por acreditado, agravado por la participación en la ejecución de un integrante de la fuerza de seguridad policial” y condenó a Perea a la pena de cinco años de prisión. Zamora recibió una pena más leve, cuatro años y tres meses. No obstante, los penados mantienen la libertad hasta que el fallo quede firme.

El 20 de octubre de 2018 según la instrucción de la causa, ambos sujetos se presentaron en el local de avenida Alem casi San Martín. Tras engañar a un empleado lograron ingresar vestidos de policías. Una vez adentro redujeron al hombre y a la dueña. Acto seguido se marcharon con $1.300.000 que cargaron en un bolso y se dieron a la fuga en una motocicleta.

De la investigación surgió que Perea se encontraba de servicio al momento de llevar a cabo el asalto. Habría dejado la moto policial en un lugar para utilizar la otra junto con su cómplice. Cuatro días después fue identificado Perea, quien quedó detenido.

Según la pesquisa, el asalto se perpetró en una moto que fue secuestrada por la División Investigaciones. El rodado fue entregado a la Policía por una familia en donde Zamora la había dejado los días posteriores al hecho. Los dueños de la casa decidieron entregarla tras conocer que el sujeto, que se había marchado a Santiago del Estero, había quedado detenido.

Zamora fue capturado el 27 de octubre tras un operativo realizado en la ciudad santiagueña de Añatuya, en donde había buscado refugio en la casa de unos familiares. "Bebé", en la indagatoria, buscó despegarse del hecho y responsabilizó a Perea. Mencionó que él solo le prestó la moto. En noviembre del 2020, la Cámara de Apelaciones resolvió otorgarles la excarcelación a ambos tras el vencimiento de la prisión preventiva pese a que la Fiscalía había pedido una prórroga extraordinaria.

El Tribunal que condenó a “Pelusa” Perea y a “Bebé” Zamora estuvo integrado por los jueces Silvio Martoccia y los subrogantes Rodrigo Morabito y Fabricio Gershani Quesada. Oportunamente, los penados presentaron un recurso de casación ante la Sala Penal de la Corte de Justicia de Catamarca.

Perea contó con la asistencia del abogado del foro local Roberto Mazzucco. El defensor discrepó con el monto de pena aplicada. Consideró que el monto fue excesivo y que el Tribunal no valoró el reconocimiento y arrepentimiento demostrado por su defendido ni el informe socioambiental y tampoco la falta de antecedentes computables. En tanto que la abogada Silvia Barrientos asesoró a Zamora. La defensora indicó que tanto su asistido como Perea se hicieron cargo de los hechos y asumieron su responsabilidad. También destacó la falta de antecedentes penales y se solicitó el mínimo de la pena en atención a la privación de libertad de dos años y dos meses, que significó una pena anticipada. Por ello, solicitó se revoque la sentencia impugnada y disponga una nueva que acuerde el mínimo de cuatro años de prisión para su defendido.

Los ministros Hernán Martel, Fernanda Rosales y Verónica Saldaño por unanimidad resolvieron no hacer lugar al recurso de casación interpuesto y, a la vez, confirmar la resolución impugnada. La elaboración del voto estuvo a cargo del ministro Martel.

“Al valorar las circunstancias atenuantes y agravantes del caso, la pena en definitiva impuesta, está más cerca del mínimo. Equívocamente aduce la defensa de Perea que no se valoró en absoluto las situaciones atenuantes a favor de su pupilo, pues de no haber valorado ninguna situación atenuante, seguramente la pena aplicada hubiera resultado más alejada de su mínimo y no, como la que efectivamente se impuso, que resulta una sanción apenas por encima del mínimo de la prevista”, se detalló.

En este sentido, se remarcó que los motivos que llevaron a concluir de la forma en que lo hizo el tribunal, no fueron refutados por la defensa. Los agravios que denuncia evidencian una mera disconformidad con el monto de pena discernido en el caso. Ello resulta insuficiente para descalificar la sentencia como acto jurisdiccional válido.

“La manera en que el tribunal alcanza la pena a imponer es correcta y adecuada a los parámetros de determinación judicial que surgen de la

ley Penal y que se adecúan al hecho atribuido. El impugnante, insisto, no se ha interesado en ajustar sus críticas a todos los argumentos que sustentan la conclusión de tribunal, que permita con solidez conmover la estructura lógica de la sentencia recurrida, la cual, cumplió con las pautas establecidas en el ordenamiento legal para tales fines, esto es, valorar circunstancias atenuantes y agravantes particulares al caso”, se explicó.

Con relación a Zamora, la defensa técnica no ha logrado demostrar cuáles serían los defectos de motivación del pronunciamiento ni de qué manera se habría incurrido en violación de las reglas de la sana crítica, a pesar de las críticas que formula la recurrente sobre la sustancia de las pruebas colectadas. “Éstas se han limitado a la mera discrepancia con la valoración efectuada por el Tribunal de instancia anterior, no logrando desvirtuar su contundencia o la certeza apodíctica requerida para condenar a defendido Luis Alberto Zamora por el hecho imputado, por lo que cabe concluir en su rechazo. a lo largo de todo el memorial se percibe la completa y total ausencia de una verosímil crítica concreta y razonada de la sentencia del Tribunal de sentencia que, por direccionarse a una instancia extraordinaria excepcional, debió ser suficiente e idóneo”, sostuvieron los ministros de la Sala Penal de la Corte de Justicia.n

Un robo millonario

El 20 de octubre del 2018 Perea y Zamora se presentaron en el local de avenida Alem casi San Martín. Tras engañar a un empleado lograron ingresar vestidos de policías. Una vez adentro redujeron al hombre y a la dueña.

Se marcharon con $1.300.000 que cargaron en un bolso y se dieron a la fuga en una motocicleta.

Perea se encontraba de servicio al momento de llevar a cabo el asalto.

En noviembre del 2020, la Cámara de Apelaciones resolvió otorgarles la excarcelación a ambos tras el vencimiento de la prisión preventiva.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar