martes 9 de julio de 2024
La Plata

Comienza el juicio al urólogo acusado de masturbar a sus pacientes

De ganar premios a las denuncias por abuso. Según relataron las presuntas víctimas, los hacía desnudarse adentro del consultorio y se aprovechaba de la situación de vulnerabilidad. Podría recibir una pena de 50 años de prisión.

Este lunes comienza el juicio por jurados al urólogo Pablo Francisco Colaci (50) en el Tribunal Oral Criminal N° 2 de La Plata. El hombre está acusado de haber abusado sexualmente de 18 pacientes durante sus consultas médicas. En caso de ser encontrado culpable, podría recibir una pena de hasta 50 años de prisión.

La investigación judicial se inició en 2015, cuando Colaci comenzó a atender en un consultorio privado en la Clínica De La Ribera, en Ensenada. A mediados de marzo, le practicó una penescopía a un hombre de 51 años que nunca antes había tenido un control urológico, es decir, que desconocía completamente cómo se hacía un estudio de esas características.

Puertas adentro del consultorio, después de cerrar la puerta con llave, Colaci le dijo que tenía que examinar el semen para descartar HPV, una de las infecciones de transmisión sexual más frecuentes en todo el mundo. Sin embargo, lo que le hizo el médico -según la declaración del paciente- fue traumático.

El hombre salió de la consulta en shock y una semana después lo denunció. En su testimonio detalló que Colaci lo masturbó mientras le anestesiaba la zona pélvica y le tapaba la visión con su espalda. Tras recolectar distintas pruebas, la fiscal Betina Lacki 8UFI 2) pidió la detención en 2018.

Esa fue la primera de 17 denuncias por abuso sexual contra Colaci, todas realizadas por pacientes que se atendieron entre marzo de 2015 y enero de 2018, incluyendo un menor de edad. Después se sumó otra denuncia más en 2022, cuando estaba en arresto domiciliario que le había otorgado la Justicia.

Abusos “sistemáticos” y un plan “engañoso”

Según las denuncias, Colaci les pedía a los pacientes que se desnudaran y se acostaran en la camilla, y luego, de espaldas a ellos, les practicaba maniobras de masturbación. Algunos denunciantes afirmaron que Colaci los obligó a eyacular, les practicó sexo oral o los llevó al baño del consultorio para abusar sexualmente de ellos.

El modus operandi descrito por la fiscalía fue considerado como “sistemático y engañoso”. Incluso, muchos de los pacientes coincidieron en que, después de hacerlos eyacular, utilizaba un microscopio para observar las secreciones del paciente, alegando que “era parte de una investigación”, ya que en ese momento se encontraba haciendo una tesis sobre tumores de riñón y enfermedades del pene y la uretra.

Mientras Colaci estaba siendo investigado, recibió el “Premio Academia Nacional de Medicina”, el reconocimiento médico más importante del país. El médico celebró el galardón con champán desde su casa y por Zoom. Allí se enteró de los otros seis integrantes del equipo premiado: cuatro urólogos del Hospital Evita Pueblo de Berazategui y dos investigadoras de la Cátedra de Histología de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP).

La distinción era por su trabajo “Nefrectomías parciales laparoscópicas en un hospital público: técnica quirúrgica, supervivencia posoperatoria y biomarcadores”, en el que postulaban una nueva vía para prevenir la reincidencia del cáncer de riñón. Pero lo cierto es que, más allá de que si utilizaba la práctica para el estudio académico o no, la Justicia entiende que se aprovechó de su poder como profesional para abusar de sus pacientes.

La última denuncia contra Colaci fue en diciembre de 2022, cuando su situación se complicó. En ese entonces, estaba trabajando de manera clandestina en su consultorio privado “Prestigios Médicos”, violando una medida cautelar que le otorgaba arresto domiciliario, pero le prohibía atender pacientes.

Esto llevó a que la titular de la UFI N° 1 de La Plata, Ana Medina, ordenara una nueva detención, avalada por el juez de Garantías, Eduardo Silva Pelosi. Colaci fue llevado nuevamente a prisión en marzo de 2023. La fiscal aseguró a TN que el acusado “nunca debería haber salido”, ya que si seguía detenido “podría haberse evitado que haya una víctima más”.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar