María Carrizo secretaria de Mujeres, Diversidad y Género

“Esta era una muerte evitable, no podemos tener otro femicidio más con estas características”

La ex pareja de Olivera se quebró y admitió el asesinato que conmovió una vez más a la provincia.
viernes, 10 de septiembre de 2021 · 09:29

“La verdad que estoy enojada, toda nuestra secretaría está muy conmovida por el femicidio de Eugenia Olivera. Registra, como en todos los femicidios, el dolor de lo irreparable, es así”. De esta manera empezó una entrevista María Carrizo, secretaria de Mujeres, Diversidad y Género. Dijo que sobre la mesa se deben analizar responsabilidades porque existió un pedido de auxilio por parte de la víctima.

“En este caso hubo pedido de ayuda, hubo denuncias previas, y hubo actuaciones penales y no penales. Lo que no hubo acá es la ponderación del riesgo existente. Este hecho lamentable nos duele muchísimo, nos interpela a la sociedad y al Estado. El femicidio de Eugenia es una muerte que se podría haber evitado”, sentenció Carrizo.

“Ella denunció, ella pidió ayuda”, reiteró, y cargó tintas contra los poderes del Estado. “Nosotros hemos realizado presentaciones tanto en el Ministerio de Seguridad como en la Corte de Justicia para que se nos informe todas las actuaciones penales y no penales que se realizaron en Andalgalá. Tenemos conocimiento de la existencia de expedientes judiciales de alimentos, y tenemos que dejar en claro cuando hablamos de ‘alimentos’ que es violencia económica, que es también la que sufría Eugenia Olivera. Y hay informes de los organismos municipales. Ella había denunciado y tenemos constancias de esto”, agregó la funcionaria.

Y en su párrafo más incisivo en contra del Poder Judicial, dijo que la Justicia de Catamarca archiva causas de violencia de género, pero condena a las mujeres cuando se defienden.

“Hay una gran deuda pendiente con la política de género del Poder Judicial y está a la vista. Está a la vista esa deuda con las mujeres. Falta un espacio de género con la Procuración fiscal que tiene a su cargo la investigación a los fiscales. Creo como funcionaria pública que el Poder Judicial les da la espalda a las mujeres. ¿Por qué? Todos hablamos de que hay que denunciar, hablamos de la línea 144, pero cuando las mujeres denuncian, el Poder Judicial no las protege”, acusó.

El caso Pérez Cabrera

“Este año en abril la Corte Suprema de Justicia de la Nación revoca la condena que se le otorgó a una mujer catamarqueña, de Paraguay, pero que vivía acá, porque ella se estaba defendiendo de la agresión de su esposo. La condenaron a 5 años. Cuando las mujeres se defienden son condenadas. Eso le pasó a Ana María Pérez Cabrera y hoy 10 de septiembre del año 2021 ella todavía no tiene la sentencia que diga que está absuelta de culpa y cargo”, argumentó Carrizo, con un tono de enojo bien palpable.

“La Corte Suprema dijo que la condena de ella ha sido una vergüenza. El Poder Judicial de Catamarca no cumplió con la Constitución y las leyes de protección sobre ella. Entonces, vuelvo a insistir que se van a tener que hacer responsables todos, que necesitamos profundizar las políticas, pero también el accionar Poder Judicial. Necesitamos un Estado empático que no le dé la espalda a las necesidades de la víctima de violencia por razones de género”.

Sin decirlo, Carrizo dejó en el aire la idea de que las personas no denuncian porque la Justicia no actúa en efecto. También le contestó a la fiscal andalgalense, Soledad Rodríguez.

“Cuando uno hace una denuncia, hay consecuencias judiciales. Entonces cuando escucho ‘nadie dijo nada, porque la familia, porque las amigas…’, me parece que ponerle esa carga a la familia y a las amigas, que ‘nadie vio nada’, cuando en realidad uno les está diciendo a las mujeres que las denuncias tienen consecuencias judiciales, medidas de protección”, dijo.

“Hay muchas mujeres que se acercan a nuestro lugar a decir que no van a denunciar. Porque es difícil denunciar al padre de los hijos y a la persona con la que se tuvo un proyecto de vida. Pero cuando nosotras trabajamos con estas mujeres para que puedan denunciar, va, denuncia, y les dan la espalda. Eso es lo que tiene que cambiar. Esta era una muerte evitable. No podemos tener otro femicidio más con estas características”, se lamentó.

También manifestó que las áreas de niñez del estado tendrán que trabajar sobre la situación de los tres hijos de Eugenia y su asesino, intentando una suerte de reivindicación: “Ahora sabemos que después del femicidio viene la perpetua, esos chicos tienen una madre muerta y un padre preso. Ahí es a donde nosotros vamos a tener que trabajar muchísimo”.

“Tenemos en conocimiento por las amigas y lo poco que pudimos averiguar en la Justicia, en principio los chicos están con familia paterna y familia ampliada. Son pequeños, la Secretaría de la Niñes va a tener que trabajar con el tema del acompañamiento, un abordaje interinstitucional, programas de apoyo que hay para estos casos. Es dura la vida de un niño sin familia, vamos a apelar al acompañamiento desde el Estado desde el rol que nos toque y apuntalar esa familia para la crianza de estos niñitos. Es la destrucción de la familia, la madre muerta y el padre preso. Por eso no tenemos que banalizar la violencia y las cuestiones de género”.

Los actores de la Justicia

¿Por qué Carrizo sostiene que la Justicia no atiende como se deben las situaciones de género? “Tenemos muchísimos archivos de causas cuando hay denuncias, faltan imputaciones cuando hay denuncias, pero sin embargo, si vemos que hay una mujer pobre que quiera intentar usurpar porque sufre de violencia estructural está presa y le pintan los dedos al otro día”, argumentó.

“Lo dicen las militancias, las mujeres organizadas, tenemos un poder Judicial clasista, misógino, machista, y cuando vemos estos hechos y ocurren estas cosas cómo no vamos a pensar eso. Llamo a una reflexión a los poderes del Estado, a las responsabilidades de cada uno. Estas personas que condenan a las mujeres no vemos que les pase algo, un día son fiscales y al otro día son camaristas”.

 

Otras Noticias