será trasladada a la unidad penal 2

Penada por un crimen, envuelta en un presunto hecho violento

Es Noelia Baigorría, que está con prisión domiciliaria. Se investiga si hubo un episodio de violencia.
sábado, 24 de julio de 2021 · 01:08

Tras un presunto hecho de violencia familiar, el Juzgado de Ejecución Penal en feria ordenó el traslado provisorio de una mujer, quien tenía el beneficio de la prisión domiciliaria. Fuentes consultadas por El Ancasti indicaron que, días pasados en la ciudad de Belén, se habría registrado esta situación de violencia y desde la Fiscalía Penal de la Tercera Circunscripción Judicial se habría ordenado que la mujer sea alojada en la Comisaría Departamental de Belén.

Noelia Baigorría fue hallada culpable en junio de 2010 por la Cámara Penal de Segunda Nominación del delito de “homicidio simple” y condenada a la pena de 22 años de prisión. A mediados de 2014 obtuvo el beneficio de la prisión domiciliaria al encontrarse embarazada. Poco después, su pareja y padre de su segunda hija asumió como su tutor. Sin embargo, tras esta situación de violencia, habría manifestado no tener intenciones de seguir siendo su tutor. Pese a este hecho, el hombre no presentó ninguna denuncia contra Baigorría.

Una vez que el Juzgado de Ejecución Penal en feria fue notificado de esta situación, provisoriamente ordenó el traslado de la joven madre a la Unidad Penitenciaria Nº 2 –más conocida como Correccional de Mujeres-. De acuerdo con información a la que pudo acceder este diario, en principio no habría elementos para revocar la prisión domiciliaria; no hubo detalles de los supuestos hechos de violencia y además esta situación se habría dado por un presunto brote psicótico. Con el traslado a la Capital, la joven podría recibir atención médica especializada.

 

Expediente
El crimen del expolicía David Vicente Ortega (50), ocurrido el 18 de junio de 2008 y por el que, dos años más tarde, fueron condenados Noelia Baigorría y Luis Miguel Coronel (24) por el delito de “homicidio simple” a cumplir la pena de 22 años. Posteriormente, a Coronel le redujeron el monto a 18 años.

El relato de los meses previos al crimen comienza en febrero de 2008, cuando desde Belén viajó a la Capital para comenzar a estudiar Abogacía en la Universidad Nacional de Catamarca. Con 19 años se fue a vivir con otras dos jóvenes al barrio Parque América, escenario del principio de la tormentosa relación con Ortega.

“Él vivía con sus padres y hablamos por primera vez luego de un accidente que hubo cerca de mi casa. Yo usaba muletas por un choque que había tenido en Belén antes de viajar y me preguntó qué me había pasado. Tenía una amiga que vivía en la avenida Los Legisladores y con la que nos íbamos a la universidad juntas. Él (por Ortega) pasó en su auto y nos acercó”, había contado. Ese tipo de encuentros se fueron volviendo más frecuentes, hasta que se produjo un shock, como lo describió ella.

La noche del 17 de junio de 2008, el expolicía fue a visitar a Baigorría al departamento donde vivía. Allí se encontró con la joven y con Coronel. Luego de tomar algunas bebidas, decidieron salir a dar una vuelta en el vehículo de Ortega, para terminar pasada la medianoche a orillas del dique El Jumeal, en el playón del vertedero, en la orilla oeste.

Una vez en el lugar, y en el medio de un fingido juego amoroso, la chica se sacó un cordón de su zapatilla e hizo lo mismo con el calzado de Ortega, unió ambas hileras y con ellas le ató las manos hacia delante.

Luego, lo empujó al dique, y con la ayuda de Coronel, le habrían pegado con una piedra de importante tamaño en la cabeza. Esto le provocó un severo traumatismo de cráneo que lo dejó inconsciente, por lo que murió ahogado en el embalse y su cuerpo fue hallado recién al mediodía.

Otras Noticias