ACUSADO DE VIOLENTO ESPERARÁ EL DEBATE EN EL PENAL

“En cada actuación disvaliosa va infringiendo mayor dolor”

En abril había amenazado a su ex y recuperó la libertad, con restricciones. En mayo incumplió medidas.
miércoles, 16 de junio de 2021 · 01:09

En abril había sido imputado por los delitos de “amenazas” y “amenazas agravadas” en perjuicio de su expareja y madre de su hija. Si bien se le habían fijado restricciones, pudo recuperar la libertad. No obstante, al mes, incumplió las medidas, ingresó por la fuerza a la casa de su ex, causó daños y la amenazó con un arma blanca.

En esta ocasión, la fiscal de la Sexta Circunscripción Judicial de La Paz,  Jorgelina Sobh, lo imputó por los delitos de “desobediencia judicial y violación de domicilio en concurso ideal, “amenazas agravadas por el uso de arma” y “daños en calidad de autor, en concurso real”. 

Días pasados se realizó la audiencia de prisión preventiva. La representante del Ministerio Público Fiscal mantuvo la acusación y la jueza de Control de Garantías de La Paz, Corina Pérez, hizo lugar al planteo. De esta manera, confirmó la detención y ordenó el traslado inmediato del imputado al Servicio Penitenciario Provincial, en Capayán.

El 19 de abril último, el acusado había sido notificado sobre las restricciones fijadas. Según se indicó, no debía mantener ningún contacto, sea de manera directa o indirecta, con la denunciante como asimismo con su grupo familiar a una distancia no inferior a 500 metros, bajo apercibimiento. Si embargo, el 18 de mayo, por la mañana, el acusado ingresó a la casa de su expareja sin autorización. 

Cuando la denunciante advirtió que su acusado se encontraba en su casa, éste la insultó y le exigió ingresar al interior del inmueble. Una vez dentro, la mujer tomó su celular, a los fines de llamar a la policía. El acusado intentó sujetarla pero la joven pudo escapar, salir de su casa y comunicarse con la Policía. No obstante, su agresor pudo sacar de entre sus prendas un arma blanca y colocársela en su pecho. Antes de que se hiciera presente el personal de la Comisaría Departamental Recreo, el agresor procedió a sacar del interior de la vivienda las prendas de vestir de la denunciante para luego dispersarlas. Al mismo tiempo, destrozó dos camperas de su expareja, para luego darse a la fuga antes de que llegara el personal policial.

Ante estos hechos, la magistrada, en los fundamentos de su resolución, consideró que “claramente ha quedado acreditado el más execrable desprecio del incurso tanto a la prohibición de acercamiento e impedimento de contacto con las víctimas, que son dos: la madre y la niña”.

Además, remarcó que el acusado arremetió nuevamente, tras haber recuperado su libertad el 19 de abril último y hasta evidencia un aumento de violencia en su accionar aguzado el 18 de mayo, es decir al mes. “Cabe aclarar que ya el acusado venía gozando de medidas alternativas a la detención y tiene antecedentes. Se ha contextualizado y probado el grado de vulnerabilidad al que se encontró expuesta la denunciante. Por lo que en ese norte, los tres hechos concursados ‘desobediencia judicial, violación de domicilio, daños, amenazas agravadas por el uso de arma de calidad de autor’ en sus penas, en un contexto de violencia de género, no resultaría probable la condicionalidad, aun teniendo en cuenta sus mínimos. Pues adviértase, el requerimiento a juicio por causa anterior y que son ‘amenazas y amenazas agravadas” por el uso de arma, advirtió.

La magistrada destacó que el acusado no acató las medidas restrictivas que se le impusieron como condición de recupero de libertad el 19 de abril, que prohibían el acercamiento a la víctima, el impedimento de contacto. “El accionar violento ha quedado corroborado también por los testigos. No es una persona que sienta remordimiento, sino que en cada actuación disvaliosa va infringiendo mayor dolor, mayor angustia, mayor daño psicológico”, precisó.

A la vez, señaló que corresponde valorar la peligrosidad procesal de mantener su libertad hasta la realización del juicio, por la vulnerabilidad en la que se encuentra la víctima y la alta probabilidad de la repetición de la violencia en escalada. “Ha resultado insuficiente la libertad caucionada para detener los hechos disvaliosos. En esta hipótesis, no resulta factible el otorgamiento de la libertad”, sostuvo.

 

¿Dónde y cómo pedir ayuda?

Si te encontrás en una situación de violencia, pedí ayuda. Podés hacer la denuncia en:
-La Unidad Judicial Especial de Violencia Familiar y de Género, ubicada en Avenida Maximio Victoria 118, funciona las 24 horas. También puedes presentarte en las Unidades Judiciales de Capital, Valle Viejo y Fray Mamerto Esquiú.
-La sede de la Fiscalía Penal –en Junín al 600- es otra posibilidad.

También podés acercarte a:

- Los Juzgados de Familia, en calle Perú 18.
- En el interior de la provincia, en cualquier comisaría o Juzgados de Paz.
- Consejo de la Mujer de la Municipalidad de la Capital, por asesoramiento y acompañamiento, en Obispo Esquiú 50. Teléfonos: 3834010604 y 3834247620
- Hogar de Protección Warmi, en Pasaje Gallo s/nº, frente a la Maternidad Provincial 25 de Mayo. Contactos: 3834200144 y 3834603641.
-También funciona la Línea de Asistencia y Protección a las Personas Adultas Mayores 3834318660. 
-La Línea 102 de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes funciona las 24 horas.

Otras Noticias