lunes 10 de enero de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
FUNDAMENTOS DE LA MÉDICA SOBRESEídA EN EL CASO DE LUZ

“No había elementos para sospechar de un abuso sexual”

El Tribunal de Alzada indicó que un protocolo de abuso no autorizado es una práctica invasiva y autoritaria.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
2 de noviembre de 2021 - 01:11 Por Redacción El Ancasti

En junio del año pasado, la Cámara de Apelaciones en lo Penal y de Exhortos sobreseyó de manera total y definitiva a la médica del Hospital Interzonal de Niños Eva Perón que había sido imputada por el presunto delito de “incumplimiento de los deberes de funcionario público”. La madre de Luz Villafañe, la niña de 13 años que se quitó la vida tras un abuso en una noche de excesos, la había denunciado penalmente. Si bien el Juzgado de Control de Garantías de Segunda Nominación confirmó la elevación a juicio, el Tribunal de Alzada consideró que no hubo delito. 

En aquella oportunidad, el Tribunal estuvo integrado por los jueces Juan Pablo Morales, Edgardo Álvarez y Raúl Da Prá. Los magistrados consideraron que de acuerdo con la prueba presentada “no había elementos que pudieran llevar a sospechar la existencia de un abuso sexual. La paciente llegó acompañada de su madre y con manifestaciones de malestar, producto de haber consumido sustancias”, se remarcó. 

Además, se recalcó que la madre “tampoco manifestó que su hija haya sido abusada sexualmente”. Si bien el criterio del fiscal y de la jueza que oportunamente habían intervenido en este caso consistiría en que se tendría que llevar a cabo el Protocolo de Abuso Sexual –sin importar lo que se manifieste-, se advirtió que esta práctica resulta “invasiva, no autorizada y de llevarse a cabo sería autoritario, lo cual está prohibido por la Convención Internacional de los Derechos del Niño”. Al mismo tiempo, se indicó que la médica no tenía el deber de proceder con el protocolo en cuestión “dado que para ello debe haber una intervención judicial previa”.

“La madre hace saber que en la ocasión le pidió a la denunciada si le podía hacer un examen ginecológico. La facultativa se negó, diciéndole que no podía hacerlo porque para ello necesitaba que previamente haga la denuncia por violación. La madre solo refirió sospecha de que su hija consumió droga”, se detalló. 

Para el Tribunal, la afirmación de haber solicitado un examen ginecológico a la médica cuestionada y que tal no fuera correspondido, cae por su propio peso. “No debe soslayarse la consiguiente inactividad de la propia denunciante, pues nada dijo a los efectivos policiales que la entrevistaron ni tampoco concurrió luego a formular la denuncia que se le había indicado como orientación en el nosocomio de niños, lo cual hubiera activado inmediatamente el protocolo específico. Todo ello nos lleva a estimar que la conducta atribuida a la médica no se encuentra en la figura penal imputada”, sostuvo el Tribunal. 

 

Debate

El pasado 13 de octubre en la Cámara de Sentencia Penal Juvenil se llevó a cabo el debate por el abuso sexual contra Luz. Durante cuatro jornadas, los jueces Rodrigo Morabito, Luis Guillamondegui y Mauricio Navarro Foressi escucharon a una treintena de testigos y al acusado, un joven que al momento del hecho era adolescente.

Los testigos coincidieron en que la noche previa al trágico desenlace de Luz -en noviembre de 2016-, ella había estado en una fiesta con adolescentes, amigos y conocidos suyos. Allí también se encontraba el joven imputado. Algunos testigos indicaron que él era “su noviecito”, que en esa fiesta ella estaba muy intoxicada y que no estaba en condiciones de dar su consentimiento. Si bien los vieron salir juntos y regresar al cabo de un rato, no la vieron consternada ni violentada. A su turno, el imputado había reconocido que entre ellos hubo relaciones consentidas, pese al estado en el que se encontraba la chica.

Los jueces lo hallaron culpable del delito de “abuso sexual con acceso carnal”. En consecuencia, fue condenado a la pena de seis años de prisión. El acusado, desde hace poco más de dos años está privado de la libertad, con prisión domiciliaria y pulsera electrónica, en el marco del Programa de Asistencia de Personas Bajo Vigilancia Electrónica. 

Temas
Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
el padre de nahir galarza rompio el silencio

Te Puede Interesar