martes 18 de junio de 2024
Le dieron 8 años de prisión

Condenan a una madre por matar a su hijo recién nacido en un hospital

Por Redacción El Ancasti

Una mujer fue condenada en la provincia de San Luis, a 8 años de prisión efectiva por haber asesinado a su bebe recién nacido en el baño de un hospital, aunque mediaron "circunstancias extraordinarias de atenuación", informaron fuentes judiciales.
La condena dictada por la Cámara Penal 2 de San Luis fue contra Romina Cecilia Jaime (23) por considerarla, en fallo dividido, autora del delito de "homicidio calificado por el vínculo mediando circunstancias extraordinarias de atenuación en perjuicio de su hijo recién nacido".

El mismo fallo liberó a la madre de la condenada, Romina Zigman, ya que solo fue hallada culpable de encubrimiento, pero exenta de responsabilidad criminal. El hecho ocurrió el 18 de julio de 2019 en el Hospital del Sur de la ciudad de San Luis.

La madre "mató por asfixia mecánica en un baño del hospital a su hijo apenas nacido, y luego colocó el cuerpo en una bolsa, arrojándolo a un contenedor de residuos", precisó el fallo.

La fiscal Virgina Palacios había solicitado al Tribunal que las mujeres fuesen condenadas a 10 años de prisión por homicidio calificado por el vínculo mediando circunstancias extraordinarias de atenuación.

El fallo fue dado a conocer este viernes por el tribunal integrado por Silvia Aizpeolea, José Luis Flores y Jorge Sabaini Zapata.
El caso conmocionó a todo San Luis y según la crónica, Romina Jaime tenía 21 años cuando el 18 de julio de 2019 llegó al Hospital del Sur, en cercanías al barrio San Luis XV - donde vive la familia- en la capital puntana, acompañada por su madre con un fuerte dolor abdominal.

En un momento, la joven pidió ir al baño, dio a luz y cuando vieron que había perdido sangre los profesionales médicos decidieron derivarla a la Maternidad "Teresita Baigorria".

Según reveló la investigación judicial, el bebé de Romina Jaime "nació sin complicaciones" y de parto natural. Pesó 2,600 kilos y fue encontrado "sin signos vitales" en un tacho de basura el 19 de julio. 

El hecho comenzó a ser reconstruido a partir del testimonio de una bioquímica que atendió a la joven en el Hospital del Sur .

La testigo aseguró en su momento que Romina estaba "confusa, desorientada, como perdida". Jaime dijo, en su defensa, que no sabía que estaba embarazada, pero su bebé nació a término, por parto vaginal y la autopsia reveló que la causa de su muerte fue una "asfixia mecánica".

En un principio, la hipótesis que manejaron los investigadores es que luego de parir, la joven y su madre, Mónica Zingman, asfixiaron al bebé, cuyo cuerpo fue hallado un rato después envuelto en un saco, adentro de una bolsa que estaba donde se depositan los residuos patológicos del centro de salud.

La bioquímica que aportó los datos para esclarecer el caso dijo que "al salir del baño vio a Romina confusa, distraída, extraviada, en estado de shock".
La profesional contó que sentaron a Romina en una silla y lo primero que le preguntaron fue qué hora y día era, y ella contestó en forma muy confusa, desorientada.

En la jornada de cierre del juicio iniciado el pasado 25 de septiembre, Jaime y su madre se abrazaron en el tribunal. Luego se leyó el fallo que condenó a la joven mientras que Zingman fue declarada "autora del delito de encubrimiento agravado exento de responsabilidad penal", por lo que se dispuso su "inmediata libertad".

Según El Diario de la República, los abogados defensores Néstor Zavala Agüero y José Olguín, quienes habían pedido la absolución para ambas en los alegatos, mostraron cierta satisfacción al conocerse el fallo. De todos modos, anticiparon que van a apelar la condena de la joven.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar