ACUCHILLÓ A UNA EMBARAZADA Y SECUESTRÓ A LA BEBÉ

Por primera vez, una mujer fue ejecutada bajo pena de muerte

jueves, 14 de enero de 2021 · 01:05

Estaba por ser madre por primera vez, cursaba un embarazo de ocho meses, y tenía 23 años cuando el horror la sorprendió por la espalda dentro de su propia casa en Skidmore, Missouri, Estados Unidos. Bobbie Jo y su marido, Zeb Stinnett, tenían en su propiedad un criadero de perros de la raza rat terrier (perros guardianes, más bien pequeños, que los norteamericanos usan mucho en las zonas rurales para combatir ratas y otras plagas) para complementar el dinero que les entraba por sus respectivos trabajos. Casualmente sería esta actividad la que conduciría a la cruel y violenta muerte de Bobbie Jo.

Bobbie Jo Stinnett nació y murió en el mes de diciembre: nació el 4 (en 1981) y murió el 16 (en 2004) con 23 años cumplidos. Inteligente y tímida, tenía un hermano menor al que adoraba, se casó con un amigo de toda la vida en 2003, dos años después de haber terminado su secundaria con honores.

Ella y su marido Zeb (23) trabajaban en la fábrica Kawasaki Motors Manufacturing Co. y, además, criaban en su casa perros rat terrier. Les venían muy bien esos dólares extra sobre todo ahora que tendrían su primer hijo.

Por su parte, Lisa Marie Montgomery tenía 36 años cuando se convirtió en la cruel carnicera de Bobbie Jo y arrastraba un historial de miedo. Había nacido el 27 de febrero de 1968 en una familia caótica. Fue violada por su padrastro durante muchos años y en la adolescencia buscó refugio en el alcohol. Cuando tenía 14 años su madre descubrió los abusos, pero dicen que la terminó culpando y la llegó a apuntar con un arma amenazándola.

Terminó escapando de su casa a los 18 para casarse con Carl Bowman. Tuvieron cuatro hijos y, en 1990, por consejo médico decidió ligarse las trompas para no tener más niños. Se separaron brevemente en 1993, pero recompusieron la relación. En 1998 fue él quien decidió separarse definitivamente. Un tiempo después Lisa conoció a otro hombre separado, el electricista Kevin Montgomery, que tenía 3 hijos. Se casaron en el año 2000.

La pareja se mudó a vivir con los 7 hijos (los 3 de él y los 4 de ella) y los padres de Kevin. Seis días antes del crimen de Bobbie Jo, el primer marido de Lisa había solicitado a la justicia la custodia de los dos hijos menores de los cuatro que habían tenido juntos. Para entonces, Lisa llevaba ya un tiempo simulando otro embarazo de Kevin.

 

Encuentro virtual 
Bobbie Jo y Lisa Montgomery se conocieron Online, en un chat de perros de la raza que ambas criaban titulado Ratter Chatter. Intercambiaron correos electrónicos y durante mucho tiempo compartieron amenas charlas. En ese chat Bobbie Jo anunció feliz que estaba esperando la llegada de su primer hijo para enero de 2005. Otra participante, Lisa Montgomery de Melvern, Kansas, también anunció que había estado embarazada de mellizos, pero que uno había muerto y que esperaba dar a luz al que había sobrevivido en diciembre.

En abril de 2004 Bobbie Jo y Lisa con sus “embarazos” recién comenzados se encontraron en un show de rat terrier en Abilene, Kansas. Siguieron intercambiando mensajes sobre los buenos y malos momentos de los embarazos, ideas de nombres, lo que deberían ir comprando para los bebés. Todo estaba planeado meticulosamente por Lisa.

El 16 de diciembre de 2004, a las 14.30, Zeb Stinnett salió para trabajar como lo hacía siempre y dejó a Bobbie Jo en casa con los perros, esperando la llegada de una tal Darlene Fischer que quería ver los cachorros.
Bobbie Jo abrió la puerta y dejó pasar a quien creía ser Darlene Fisher.

No se sabe si Bobbie llegó a reconocer a Montgomery, a quién había visto una vez en su vida, pero no hubo mucho tiempo porque apenas le dio la espalda Lisa se lanzó sobre ella. Le enroscó en el cuello una cuerda rosada que había llevado y comenzó a apretar con fuerza y sin pausa, hasta que Bobbie Jo dejó de luchar y cayó pesadamente al piso.

En la lucha, la víctima llegó a arrancarle con sus manos mechones de pelo a su atacante. Con Bobbie Jo desmayada, Lisa la dio vuelta y con un cuchillo de cocina comenzó a abrir su abdomen. Una vez que el tajo hecho fue lo suficientemente grande, extrajo al bebé (que resultó ser una niña) y cortó cuidadosamente el cordón umbilical. Luego envolvió a la recién nacida en una manta y, con ella en brazos, corrió hasta su Toyota Corolla rojo y se marchó. Tenía que conducir unos 200 kilómetros.

Como su hija no pasó a buscarla por el trabajo como habían quedado, Becky Harper, caminó hasta la casa de Bobbie Jo. A las 15.30 abrió la puerta y comenzó a llamarla. La encontró en el cuarto del fondo; Bobbie Jo se encontraba en el suelo, en el medio de un charco de sangre. Beckie inmediatamente llamó al 911.

Los paramédicos llegaron inmediatamente, pero no la pudieron revivir. Bobbie Jo fue declarada muerta a las 16.27, al llegar al hospital San Francis, de Maryville. En las manos de la víctima había varios mechones de pelo rubio.

 

Hallazgo
La policía comenzó rápidamente la investigación. Temían que el bebé estuviera en gravísimo peligro y con un alto distrés después de un parto tan violento. Debían encontrarlo.
Los detectives Fritz y Strong, el viernes 17 de diciembre, fueron enviados hasta la casa de campo de los Montgomery, en Melvern. La esperanza era encontrar al bebé robado con vida. Lisa Montgomery admitió lo que había hecho. Cuando se lo informaron a su marido, él entró en shock. Realmente había creído que su mujer estaba embarazada y que Abigail era su hija. 

Otras Noticias