UN AÑO Y SEIS MESES EN SUSPENSO

Condenado por violencia deberá realizar tratamiento

Además, se dispuso que se capacite en perspectiva de género al personal de la Comisaría que se vio involucrado.
miércoles, 23 de septiembre de 2020 · 01:02

“Mucho interés en su supuesta no novia”, indicó ayer el fiscal correccional Víctor Figueroa, mientras alegaba en un debate por violencia de género. La audiencia se realizó en el Juzgado Correccional de Tercera Nominación. Cristian Omar Bazán García debía responder por los delitos de “daños” y “lesiones leves calificadas por haber mediado una relación de pareja”. La audiencia, presidida por el juez Javier Herrera, había comenzado el lunes. En aquella oportunidad, la denunciante y una testigo habían declarado.

Bazán García contaba con el asesoramiento de los abogados particulares Santiago y Raúl Barrionuevo. En la primera audiencia, el acusado había declarado que admitía haber roto el teléfono pero no así haberla golpeado. A la vez, sostuvo que no eran novios. Ayer se presentó un último testigo. El hecho que lo trajo a debate había sucedido en la madrugada del 9 de junio del año pasado.

La pareja se trasladaba en un auto. En un momento dado, Bazán García bajó del rodado y arrojó violentamente el celular de ella contra la calle. Luego, ella descendió del vehículo y él le dio un codazo en el pecho. En consecuencia ella cayó al suelo.
El último testigo que se presentó en el debate recordó que conoció a Bazán García por la denunciante, dado que ellos estaban en pareja. Así, el testigo confirmó la relación que ambos habían tenido. “Ella me contó lo que había pasado. Él la golpeó y le rompió el teléfono”, indicó.

Finalizada la ronda de testigos, se inició la instancia de alegatos. El fiscal correccional mantuvo la acusación. El representante del Ministerio Público Fiscal destacó que Bazán García solamente admitió haber destruido el celular pero ni reconocía la relación con la denunciante ni tampoco la lesión por la que se lo había imputado. “De su declaración, acepta el primer hecho. Efectivamente, eran pareja. Había una relación y el círculo familiar y de amigos los veían como novios. La insultaba y comenzaron a discutir por el celular; quería ver lo que tenía ahí. Mucho interés por su supuesta no novia. Desbloqueó el celular y lo destruyó. Le pegó un codazo y la tiró al suelo”, indicó.

El fiscal dijo que Bazán García la atacó por celos, por hechos de desconfianza y dudas sobre ella. Por ello consideró que si había celos y desconfianza había una relación. Para el fiscal existió el daño y se acreditó el ataque violento en un contexto de violencia de género. Figueroa pidió una pena de un año y seis meses de prisión en suspenso.
Por su parte, la defensa coincidió en gran parte con el Ministerio Público Fiscal. Destacó que su defendido reconoció el primer hecho aunque no recuerda el segundo. No obstante, advirtió que Bazán García tuvo “frenos” inhibitorios. Tras los alegatos, el acusado expresó una última palabra y pidió “disculpas por haber roto el teléfono. No tuve mala intención. Tengo hijas”, aseguró.

Veredicto
Finalmente, tras dos jornadas de audiencia y los alegatos, el juez correccional de Tercera Nominación Javier Herrera halló culpable a Bazán García en el delito por el que venía incriminado y lo condenó a la pena de un año y seis meses de prisión en suspenso. También dispuso que por el término de tres años cumpla con pautas de conducta, no se acerque a la denunciante ni a su familia y que realice un tratamiento psicológico para controlar sus actitudes violentas. 

Policías deberán capacitarse con perspectiva de género

En su sentencia, el juez correccional Javier Herrera también resolvió que el personal de la Comisaría Octava, ubicada en la zona norte de la Capital, se capacite en materia de perspectiva de género. La medida se tomó en relación con el testimonio de la denunciante en la primera audiencia.

De acuerdo con su relato, tras el hecho de violencia vivido, había quedado sola en la calle y fue asistida por un automovilista que la acercó hasta la Comisaría Octava. Bazán García la había seguido y en la seccional se había mostrado preocupado por ella pero la denunciante no desistió en su decisión de denunciarlo.

A la vez, los efectivos policiales de esta Comisaría, al verla llegar, visiblemente conmocionada tras la situación de violencia vivida, se ausentaron y se fueron en una camioneta. Sin embargo, la denunciante esperó hasta tener una respuesta. Al cabo de un rato, regresaron y le dijeron que “no pasa nada”, que “regresara a su casa” y que “volviera después”. Al lado de ella estaba su agresor, que ayer fue hallado culpable y condenado.

Finalmente, la denunciante pudo radicar la denuncia penal correspondiente en la Unidad Judicial Especializada en Violencia Familiar y de Género, sita en avenida Maximio Victoria (Maipú Norte) 118.

Otras Noticias