Pericias de la ropa del sospechoso detenido

Confirman que la sangre pertenecía al cura asesinado

Se realizaron estudios de ADN. El sospechoso es hijo de la secretaria de la iglesia donde trabajaba el sacerdote.
sábado, 19 de septiembre de 2020 · 01:01

Las pericias realizadas a los elementos secuestrados en el marco de la investigación por el crimen del cura Oscar Juárez (67), muerto de 15 puñaladas en julio en su casa de la parroquia San Martín de Porres de Tucumán, apuntan directamente al único sospechoso detenido.

Se comprobó que la sangre hallada en el jean y las zapatillas del sujeto pertenecen al sacerdote. 
Fuentes judiciales informaron el jueves que el cotejo de ADN realizado por especialistas del Colegio de Farmacéuticos y Bioquímicos de Buenos Aires coincide con el material genético del cura asesinado.

Las pericias se hicieron sobre las zapatillas y un jean de Jorge Leonardo Herrera (31), preso por el homicidio del sacerdote y que es el hijo de Norma Lilia Velárdez: la secretaria de la Iglesia donde estaba Juárez.

"Las pruebas de ADN dieron positivo en la planta de las zapatillas que se secuestraron al ser requisado el auto del imputado, al igual que un pantalón de jean encontrado en su domicilio", informó la fiscal Adriana Giannoni, a cargo del caso, al conocer los resultados.

La fiscal indicó también que las pericias revelaron que un cuchillo secuestrado en el marco de la causa "es el arma homicida".
De acuerdo con la investigación, el cuchillo fue entregado a la policía (a los pocos días de ocurrido el crimen) por una vecina de la parroquia, quien declaró que se lo compró a un hombre que vendía chatarra.

Herrera fue imputado por el delito de "homicidio agravado por ensañamiento y alevosía" en perjuicio del sacerdote. La sospecha de los investigadores es que lo mató en el marco de un intento de robo.
Según la investigación, la madre del detenido conocía la existencia de una suma de dinero que el religioso tenía guardada, le contó a su hijo y Herrera ingresó a la casa parroquial para robarlo.

Sospechan que en ese momento fue descubierto por Juárez y, entonces, Herrera lo asesinó a puñaladas.
La hipótesis surgió luego de que los hermanos del cura Juárez declararan ante la fiscal Giannoni que el sacerdote tenía ahorrados 67.000 dólares.
Sin embargo, lo que no sabía Herrera es que un día antes del crimen el cura les había dado a sus hermanos el dinero para que se los cuide.

Los investigadores llegaron a Herrera tras analizar las cámaras de seguridad y lo detuvieron durante un allanamiento en una propiedad de pasaje Hernán Cortéz al 3200, en el barrio Villa Luján, en la capital provincial, a unas cuadras de la iglesia.
El cuerpo del sacerdote fue descubierto la mañana del miércoles 15 de julio por una empleada de la iglesia que las puertas de la casa donde vivía el sacerdote habían sido violentadas. El cuerpo del cura estaba tapado con una sábana y luego se estableció que lo habían asesinado de 15 puñaladas y que el ataque se había producido la noche anterior. La víctima llevaba 42 años como sacerdote y desde hacía 13 estaba a cargo esa parroquia.

Otras Noticias