El hecho es de marzo del 2014

Comienza a juzgarse el primer caso de grooming

miércoles, 5 de agosto de 2020 · 01:05

Jonathan Sánchez Pedraza comenzará a ser juzgado por un caso de ciber acoso sexual ocurrido en marzo del 2014 en la Capital. La causa es la primera caratulada bajo esa figura penal en la provincia y ya tuvo cuatro suspensiones.

El debate fue fijado para hoy a la mañana en el Juzgado Correccional N° 2 y tiene como sospechoso a Sánchez Pedraza, quien llega al debate en libertad.

El caso salió a la luz en marzo de 2014, tras la denuncia radicada por el padre de la víctima, una nena de 9 años.
 Sánchez Pedraza se había creado un falso perfil en una cuenta de una red social y de esa manera comenzó a abordar a la menor de edad, a la que comenzó a solicitarle el envío de fotos íntimas.

Los padres encendieron las alarmas cuando descubrieron las conversaciones y de inmediato hablaron con su hija. Acto seguido el caso fue denunciado y se organizó un operativo para emboscar al presunto groomer.

El sujeto fue atrapado cuando intentaba escaparse en una motocicleta. Minutos antes se había dirigido al Parque de los Niños para encontrarse con la niña. 

El sujeto estuvo detenido aproximadamente cuatro meses hasta que fue excarcelado tras el pago de una caución fijada por el Juzgado de Control de Garantías. 

La causa fue elevada a juicio y fue programada en cuatro ocasiones, pero nunca pudo llevarse a cabo por pedidos de probation, cambio de abogado y problemas de salud del acusado.

Está previsto que en este mes se concreten dos juicios orales por ciberacoso sexual: una que tiene como imputado a un hombre de apellido Bustos (2017) y otra a Zamorano (2017). 

El delito 
El grooming es un delito tipificado en el Código Penal argentino. ¿Qué es? Se llama grooming a la acción deliberada por parte de un adulto de acosar sexualmente a un niño, niña o adolescente a través de internet. 

Eso implica que el grooming se puede dar por cualquier canal que esté relacionado al uso de internet, es decir, las redes sociales, las páginas Web, las aplicaciones de mensajería instantánea u otras vías similares.

Con el auge de internet y de la comunicación por esa vía el grooming comenzó a aparecer con más frecuencia. Las redes sociales, páginas Web o apps de mensajería facilitan la posibilidad de que los acosadores se escondan detrás de una identidad falsa.

El grooming se incluyó como delito en la legislación argentina en el 2013, a través de la ley 26.904. Prevé una pena que va de los 6 meses a los 4 años.

Otras Noticias