sábado 13 de agosto de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
EL PRECEDENTE DEL CASO AYBAR

Primeros casos en el marco de la Ley Nacional de Víctimas

En 2018 se concursó el cargo en todas las provincias del país. Mariana Vera encabeza la terna en Catamarca.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
17 de agosto de 2020 - 01:00 Por Redacción El Ancasti

A mediados de 2017 fue sancionada la Ley Nacional 27.372 de Derechos y Garantías de Personas Víctimas de Derechos. Catamarca es una de las provincias que firmó el convenio de adhesión.

Además, en mayo de 2018, se había abierto un concurso para cubrir 24 cargos, uno por cada provincia, de defensor público de víctimas. Catamarca tuvo 60 aspirantes. En noviembre de ese año, se dio a conocer la terna, que quedó conformada por la defensora penal oficial Mariana Vera, José María Sacheri y Felipe Otero Berger.

Esta nueva Ley Nacional da una respuesta a un continuo reclamo por parte de las víctimas, que no tienen representación oficial por parte del Estado. En ese marco, además, dispuso la creación del Observatorio de Víctimas del Delito. Este dispositivo se creará a partir de la reglamentación; se precisa que será "un organismo de monitoreo, seguimiento y análisis de las cuestiones relacionadas con las víctimas del delito, sus familias y entornos, con la finalidad de producir recursos útiles para la toma de decisiones en materia de política pública de víctimas del delito".

Sentencias

En el ámbito judicial, en el Fuero Penal Juvenil se emitieron sentencias con eje en la Ley Nacional de Personas Víctimas de Delitos. Semanas atrás, el Juez Penal Juvenil resolvió, tras un planteo de nulidad en una causa por abuso sexual, que la víctima y querellante declare en Cámara Gesell. El magistrado había concluido que al declarar en una habitación en la que estén solo presentes el fiscal y su fedataria y en una habitación contigua escuchando y viendo los abogados defensores, no se conculca ningún derecho del imputado y sí se le permite a la testigo, presunta víctima, poder declarar más tranquila, sin la presencia física de los abogados defensores, quienes podrán formular por intermedio del fiscal las preguntas que estime convenientes. En su fundamentación, Gershani Quesada valoró lo dispuesto por la Ley Nacional 27.372 de Víctimas y puntualizó lo dispuesto por el artículo 5 inciso B sobre “recibir un trato digno y respetuoso y que sean mínimas las molestias derivadas del procedimiento”.
A su criterio, se deben arbitrar los medios necesarios para evitar revictimizar y debe hacerse como mínimo en estas causas tan delicadas, donde la presencia de prueba de descargo, puede significar un sufrimiento extra para la presunta víctima.
“Reitero que entiendo que esta modalidad no está prevista, pero ello no puede ser óbice para que usemos un sistema anacrónico en el cual una persona debe contar delante del fiscal, el secretario y el escribiente, los tres abogados defensores y su propia abogada e incluso su madre, cómo fue ultrajada o supuestamente abusada. Eso sí es revictimizar, y si tenemos en cuenta que de existir un juicio volverá a pasar por el mismo proceso, esto resulta insoportable, y la falta de medios o recursos del Estado no pueden ser excusa para semejante barbaridad”.

En otra causa por abuso sexual, el juez Penal Juvenil Rodrigo Morabito indicó que es de suma importancia destacar que el rol de la víctima en el proceso penal actual ha avanzado considerablemente en los últimos tiempos e, incluso, “nuestra propia legislación provincial de especialidad (Ley 5.544) le da a la víctima un carácter esencial en el procedimiento de responsabilidad penal juvenil”. En efecto, el artículo 30 establece que son partes esenciales en el proceso Penal Juvenil “… la víctima o familiares de víctimas del delito, según correspondiere, cuando se constituyeran en parte querellante”.

Al mismo tiempo, este magistrado destacó que esta disposición se complementa con la propia Ley de Derechos y Garantías de las Personas Víctimas de Delitos.

“La víctima en el proceso penal actual y, en especial en el Penal Juvenil, reúne el carácter de parte esencial (artículo 30, Ley 5.544), pudiendo aportar información y pruebas durante la investigación (artículo 5 inciso ‘j’, Ley 23.732) para acreditar el hecho delictuoso y la responsabilidad penal del imputado”, sostuvo.

Declarar con la compañia de una psicóloga

De acuerdo con información a la que accedió El Ancasti, la joven que denunció por abuso sexual al intendente de Puerta de Corral Quemado, Enrique Aybar, pudo declarar en el debate acompañada y contenida por una psicóloga de la Oficina de Asistencia a la Víctima de Delitos. Se trata de un precedente en la instancia de debate, dado que esta Oficina suele acompañar durante las denuncias y no durante el proceso.

A fin de lograr esta contención, la denunciante –no es necesario que lo haga el abogado de la querella, en el caso que lo tuviera- debe escribir una nota dirigida al presidente del Tribunal, solicitando la presencia de un profesional de esta Oficina a los efectos de acompañar y contener al momento de dar testimonio.

La nota puede ser de puño y letra o enviada al mail del Tribunal. Con este pedido de la denunciante –una de las partes en este proceso-, desde la presidencia del Tribunal se elaboran los oficios correspondientes, a fin de que al momento de la audiencia, la víctima pueda estar acompañada y contenida para declarar.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
absuelven a condenado por violencia de genero

Te Puede Interesar