ENTRE ENERO Y MAYO ÚLTIMO

Menos de la mitad de los ingresos en el CAD son por casos penales

De acuerdo con las últimas estadísticas, de 414 ingresos, el 46 % corresponde a chicos infractores.
domingo, 7 de junio de 2020 · 01:03

“La rebeldía es la cualidad de una persona a la que le gusta desafiar a la autoridad y romper las reglas de vez en cuando. En cualquier lugar donde hay una autoridad, probablemente haya alguien que esté actuando con rebeldía”. El Centro de Admisión y Derivación (CAD) registró entre el 1 de enero último y el 31 de mayo reciente 414 ingresos. De acuerdo con datos oficiales, el 46 % corresponde a hechos de índole penal, entre los que se advierten delitos contra la propiedad, como así también “desobediencia a la autoridad”.

Verónica Herrera, directora del Niño en Conflicto con la Ley Penal, comentó que en el total de ingresos también se incluyen las reincidencias y las cuestiones asistenciales penales. Durante 2019, en el mismo período, se registraron 378 ingresos, remarcó.
“Muchos chicos ingresan por situaciones de abandono, de fuga, por deambular, por problemas familiares, sobre todo entre los meses de marzo y abril”, señaló. De acuerdo con las estadísticas, el 34 % de los ingresos corresponde a la zona sur de la Capital y el 37 %, al norte capitalino. Solo un 16 % representa casos del interior. La mayoría de los ingresantes son varones y las chicas representan una cifra mínima.

“En Catamarca, generalmente, las cuestiones penales son robos menores, arrebatos de cartera, que se dan más que todo en la vía pública. Al no haber tanta gente en la calle, al estar más en sus casas, disminuyeron las cuestiones penales. Como dice el dicho, ‘la ocasión hace al ladrón’, para cometer los delitos usuales en la provincia”, explicó.

Efecto cuarentena

Además, la directora advirtió que en mayo, tras la flexibilización de la cuarentena, disminuyeron los casos por violar el aislamiento obligatorio y, de alguna manera, empezaron a aumentar las causas penales. No obstante, aclaró que muchos ingresos están relacionados con el desacato a la autoridad, a la agresión al personal policial o “con los adolescentes que se encuentran en la calle y se enfrentan con la Policía y al no responder lo que dice la autoridad policial, se pone más tensa la situación”.

Sobre el incumplimiento de los adolescentes, en este particular contexto, la profesional, desde un análisis psicológico, explicó que ellos atraviesan por una etapa bastante particular. “Los chicos tienen una mayor necesidad de la salida endogámica, de búsqueda para pertenecer a un grupo de pares; no todos los adolescentes tienen los mismos recursos para soportar lo que significa el aislamiento social, preventivo y obligatorio ni tampoco tenían los mismos recursos psicológicos ni de contención familiar. Por un lado, está con la necesidad de salir, propia de la etapa adolescente. A su vez, se sumaba una híper presencia por parte de los padres, que tenían que quedarse en la casa. Esta situación también abruma a los adolescentes que necesitan un poco alejarse de la familia", detalló.

Probation

En otro orden, el viernes en la Cámara de Sentencia del Tribunal Penal Juvenil se desarrolló una audiencia de suspensión de juicio a prueba, más conocida como probation. Dos jóvenes llegaron imputados por el delito de “lesiones graves”; cuando eran adolescentes habrían golpeado a un chico de 14 años. Fuentes judiciales consultadas por El Ancasti indicaron que le fracturaron en cuatro partes la nariz y le deformaron el rostro.

Los acusados –hoy mayores de edad- ofrecieron, cada uno, la suma de $2.000 y, al mismo tiempo, se comprometieron a realizar trabajo comunitario. Sin embargo, el fiscal penal juvenil Guillermo Narváez y el adolescente damnificado no prestaron consentimiento. Dado el planteo y la oposición, el juez Rodrigo Morabito no hizo lugar al pedido. En consecuencia, los jóvenes deberán esperar el debate oral y público.

La suspensión del juicio a prueba es un derecho que la ley acuerda a ciertos y determinados individuos que han sido acusados formalmente de haber cometido un delito o más que darían lugar a la condena condicional. La idea es que se suspenda el trámite del proceso para que el sospechado cumpla con ciertas pautas de conducta y, una vez cumplidas y transcurrido el plazo de suspensión, se resuelva su desvinculación definitiva. Es decir, queda absuelto. La suspensión del juicio a prueba no se puede conceder para todos los delitos, ni tampoco a todas las personas sospechadas de cometerlos y, además, se tienen que dar varios requisitos.

Otras Noticias