Una joven pareja está imputada por el homicidio

Piden elevar a juicio el crimen del docente Héctor Calderón

El cuerpo del reconocido profesor belicho, de 59 años, fue encontrado en su casa el 17 de enero del 2019.
lunes, 1 de junio de 2020 · 01:03

El fiscal de la Tercera Circunscripción Judicial, Jorge Alberto Flores, pidió la elevación a juicio por el crimen del docente belicho, Luis Héctor Calderón (59), cuyo cuerpo fue encontrado sin vida en su casa el 17 de enero del 2019. 

La causa tiene como imputados a Gabriel "Gabocha" Carrizo (21) y su pareja, una adolescente que al momento del hecho era menor de edad, son los sospechosos del crimen que conmovió a la comunidad belicha. 

La noche del 17, los vecinos se preocuparon porque habían pasado más de dos días sin haber visto a "Tío Héctor", como lo conocían en la ciudad. Cerca de la medianoche pudieron entrar al domicilio y hallaron a Calderón muerto en el baño. La autopsia determinó que el docente falleció por un politraumatismo de cráneo. Le faltaba dinero y su teléfono celular fue encontrado quemado en una estufa. Llevaba muerto aproximadamente 36 horas.

La pesquisa fue dirigida por el fiscal Flores, quien trabajó en forma conjunto con la División Homicidios, Criminalística y personal de la comisaría departamental de Belén. Los testimonios ofrecieron nombres de personas que tenían contacto con la víctima y quedó como principal sospechoso Carrizo. Vecinos lo vieron salir durante las horas en las que habría ocurrido el crimen.

Las sospechas recayeron sobre "Gabocha" y su novia de 17 años, quienes supuestamente con el dinero que le habían robado al profesor habían comprado prendas de vestir y otros elementos los cuales no pudieron justificar de donde habían conseguido el dinero. Además, una cámara de seguridad fue clave para identificar al presunto asesino. Su trayecto, tras salir de la casa de Calderón, fue registrado por cámaras de seguridad de comercios de la zona. 

En el marco de la causa se habían realizado quince allanamientos en diferentes puntos de Belén hasta que los indicios apuntaron hacia Carrizo y su joven novia. El joven quedó detenido y fue indagado. Posteriormente su novia también fue arrestada, pero fue alojada en un dispositivo especial dentro de la comisaría de Belén. Posteriormente se le concedió la prisión domiciliaria.

Los jóvenes fueron imputados por los delitos de “homicidio doblemente agravado por alevosía y para facilitar, consumar y ocultar otro delito para asegurar el resultado y la impunidad (criminis causa)” y “robo en concurso ideal” en calidad de coautores. Dada la situación de que una adolescente se encontraba involucrada en esta causa penal, la investigación se realizó en el marco del Fuero Penal Juvenil.

La pareja sospechosa es defendida por el abogado Roberto Mazzucco, en tanto que la familia de Calderón se constituyó como querellante en el caso y designó al letrado Walter Falcone.

La defensa de los acusados había presentado un recurso de nulidad el cual fue rechazado por el Juzgado de Control de Garantías de Belén y luego fue apelado, y rechazado.

La defensa presentará una oposición al dictamen del fiscal y deberá resolver el Juzgado de Belén.n