“FEMICIDIO EN GRADO DE TENTATIVA”

Acusado admitió que le dio “un azote” a su pareja y pidió perdón

Desde noviembre de 2018, cuando sucedió el hecho, se encuentra alojado en el Servicio Penitenciario.
miércoles, 19 de febrero de 2020 · 01:08

Oscar Dardo “La Chancha” Villarreal ocupó el banquillo de los acusados de la Cámara Penal de Tercera Nominación. Debe responder por los delitos de “desobediencia judicial”, “femicidio en tentativa” y “resistencia a la autoridad”.

De acuerdo con información judicial, el 25 de noviembre de 2018, en una pequeña localidad de El Alto, “La Chancha” habría agredido a su expareja. Según se precisó, había una orden de restricción del Juzgado de Familia de La Paz. Personal policial pudo llegar a la vivienda y Villarreal los habría insultado, al tiempo que se resistía a ser arrestado. Desde entonces, se encuentra con prisión preventiva en el Servicio Penitenciario Provincial, en Miraflores, Capayán.

Frente a los jueces Marcelo Soria, Jorge Palacios y Fabricio Gershani Quesada dio su versión de los hechos. Remarcó que había realizado una exposición porque sus hijos quedaban solos. “Yo trabajaba desde las 6 hasta las 20. Un día no aguanté más e hice la exposición, no podía ver a mis hijos solos; eran chicos. Hice una exposición…”, expresó.

El sábado que se desató el episodio de violencia, Villarreal sintió que “ya no podía más. Le pedí que me dijera la verdad, si tenía otro y que me dejara a los cinco. Yo me hacía cargo de ellos”, indicó. Sobre la orden de restricción, aseguró que jamás había sido notificado al respecto. Además, había contado a los magistrados que solamente había cursado hasta segundo grado y que no sabía leer ni escribir. Se reconoció analfabeto y, a la vez, comentó que en el Penal está aprendiendo. El domingo a las 8, el mismo día de la detención lo pusieron en conocimiento de la restricción, advirtió. 

“El sábado llegué despacito y me acerqué a la ventana. Escuché unos audios que le mandaba a su otra pareja. Se me nubló la vista. Le pregunté porqué me hacía eso. Tenía de todo en mi casa. Empezamos a forcejear. La golpeé. Ella no me dejaba sacar mis cosas. Preparé todas mis cosas… peleamos. Me pegó una cachetada y yo le pegué en azote con el cinto y me retiré. Estaba en el portón del fondo. Ella llamó a la Policía y llegaron cuando estaba en el fondo. Llegaron a punta de pistola. Me pegaron y patearon. Pido perdón por la cachetada que le pegué y el azote. Lo acepto. Me hago cargo de la cachetada y del azote. Después hablé por teléfono y me dijo que iba a decir su verdad”, recordó.

A preguntas del fiscal Miguel Mauvecín, contó que antes de este episodio no hubo altercados. Según Villarreal, era la primera vez.

Luego, fue el turno del interrogatorio por parte de la defensa, a cargo del defensor oficial Nolasco Contreras, contó que “quería hacerle entender que cuidara de mis hijos, que les prestara atención”. “La Chancha” volvió a admitir que “fue un cintazo y un empujón para que se corriera, para sacar mis cosas. Es la mujer que amo y la madre de mis hijos”. 

Testigos
A su turno, se presentó el médico que revisó a la denunciante y los dos policías que intervinieron, aquella madrugada. Carlos Vega Ramírez, médico del Cuerpo Interdisciplinario Forense (CIF), detalló que la mujer tenía un golpe en la espalda. Dispuso siete días de curación, según las heridas que presentaba. “Tenía lesiones leves. De acuerdo con el tipo de lesión, no corrió peligro su vida”, indicó. 

Los policías habían contado que habían recibido el llamado de un niño, que les decía que su mamá era agredida por su pareja. Como no tenían móvil, fueron en un vehículo particular. “En un arbusto (en el camino) estaba escondido el chico. ‘Le está pegando a mi mamá y la quiere ahorcar’”, recordaron que fueron sus palabras.  Según los policías, Villarreal tenía un cuchillo de cocina y con este los hirió a ambos.

 El debate pasó a un cuarto intermedio. Hoy se reanuda la audiencia. Se espera que la denunciante pueda dar su declaración.