crecen las estafas telefónicas

Les vaciaron la cuenta bancaria y sacaron créditos a su nombre

sábado, 21 de noviembre de 2020 · 01:00

Un hombre de 31 años que ofrecía en venta su moto a través de las redes sociales fue estafado por un supuesto comprador que mediante engaños lo indujo a generar una clave token, para luego vaciarle la cuenta bancaria y gestionar un crédito de 179 mil pesos a su nombre. El damnificado denunció que el jueves a la tarde recibió una llamada telefónica en la que un sujeto decía estar interesado en la moto, pero que para concretar la operación necesitaba el CBU del vendedor.

El desprevenido propietario accedió a las indicaciones del estafador, quien, a través de engaños, lo indujo a gestionar una clave token, que luego le dio a conocer. Siempre según su relato, apenas recibió la clave el delincuente le indicó que espere media hora para verificar una supuesta transferencia.

Transcurrido ese lapso, el damnificado ingresó a su cuenta bancaria y se dio con que se la habían vaciado y gestionado un crédito por 179.000 pesos a su nombre. El préstamo y el dinero obtenido fue tramitado y transferido a otra cuenta en esa media hora que debió esperar a pedido del estafador.

Por otra parte, una jubilada de 72 años denunció que mediante engaños desconocidos le vaciaron la cuenta bancaria. De acuerdo con su testimonio, el lunes recibió una llamada en la que le indicaron que debía realizar varias operaciones en un cajero automático. Mediante engaños, le hicieron gestionar una clave token que luego dio a conocer. Horas más tarde descubrió que le habían sustraído la totalidad de sus haberes jubilatorios.

En otro hecho, un hombre de 24 años denunció que un individuo lo llamó por teléfono y a través de una serie de engaños lo indujo a que gestione una clave token que luego le dio conocer. Al comprobar los movimientos de su cuenta bancaria se dio con la novedad de que le habían sustraído el dinero que tenía depositado.

Otra mujer de 60 años denunció que delincuentes la despojaron de dinero tras prometerle que un familiar cobraría el  Ingreso Familiar de Emergencia (IFE). Según fuentes judiciales, en abril su hija le pidió prestada la tarjeta de débito ya que, supuestamente, a través de un llamado telefónico y con un sencillo trámite en un cajero automático, podía acceder al IFE.

Nuevamente el engaño consistió en inducir la gestión de una clave token, que luego el estafador solicitó a través de una llamada telefónica. Además de no haber cobrado el IFE le sustrajeron dinero de la cuenta y gestionaron un crédito a su nombre, cuyo dinero fue transferido a otra cuenta.

Otra estafa fue denunciada el jueves, y según el damnificado, ocurrió el martes a las 19.30 cuando su hermana recibió un llamado en el que alguien, tras realizar una serie de promesas, le pidió la clave token. También en esta oportunidad vaciaron la cuenta bancaria y gestionaron un crédito para luego desviar el monto a otra cuenta.