martes 16 de julio de 2024
CRIMEN DE RETIRO

Testigo habló: “Te entregaron, así que decinos dónde está la guita”

Por Redacción El Ancasti

Los homicidas de Enzo Aguirre, el trabajador sexual correntino de 23 años que fue asesinado en un hotel de Retiro, no son improvisados. Según investiga la Justicia, forman parte de una banda dedicada a robar y asesinar a taxi boys que publican sus servicios sexuales en internet. El modus operandi consiste en contactar a las víctimas a través de distintos sitios web para luego, una vez en sus departamentos, amordazarlos, robarles y hasta matarlos. Trabajan con cómplices y autos de apoyo. Por el crimen de Enzo, la fiscal Paula Asaro, la misma que esclareció el femicidio de Ángeles Rawson en 2013, busca a dos sospechosos que quedaron registrados en cámaras de seguridad.

El asesinato de Enzo se produjo el viernes cerca de la madrugada luego de que dos hombres contrataran sus servicios sexuales y concretaran una cita en la habitación 214 del hotel Le Petit Suites, donde la víctima vivía desde hacía seis meses. Los dos sospechosos quedaron registrados en las cámaras de seguridad ingresando a las 23.50 y retirándose 20 minutos después. En ese lapso golpearon a Enzo, lo amordazaron hasta asfixiarlo y lo mataron.

Una de las víctimas de la banda, que logró sobrevivir, dio su testimonio. Federico es su nombre. “Me contactaron el miércoles, dos días antes del asesinato de Enzo. Me llamaron a la tarde y me dijeron que querían saber el precio y la modalidad. Les pasé los aranceles y me consultaron si dos era lo mismo. Les aclaré que por tríos tenía otra tarifa y también se las pasé. Me preguntaron si a la noche iba a estar libre. A eso de las 21 me llama uno. Me dijo que recién habían terminado de cenar y que les pase la dirección. Una hora después llegaron y los hice subir”, afirma, horas antes de declarar ante la Justicia como testigo.

“Les ofrecí agua, que se pongan cómodos. Yo tenía puesta música y me preguntaron si la podían cambiar, no solo pusieron música como de rock más pesado sino que subieron bastante el volumen. Fuimos a la habitación y uno me dijo que me siente en la cama que quería hacerme unos masajes. Cuando estaba atrás mío me agarró del cuello y me empezó a ahorcar y el otro sacó un revólver y me pegó culatazos. Me tiraron al piso y ahí es cuando uno me dice ‘cagaste, te entregaron, así que decime dónde está la guita”, siguió su relato la nueva víctima.

Según relata Federico, la situación se fue tornando cada vez más violenta. "Me pegaron mucho con el arma para que les diga dónde estaba la plata. Les dije dónde escondía los pocos pesos que tenía, ellos me dejaron atado con precintos y me tiraron una colcha encima y me dejaron ahí. Cada tanto volvían y me pegaban patadas y piñas. Yo pensé que solo iban a agarrar la plata y se iban, pero luego me di cuenta de que fueron por mucho más”, agregó.

Federico continúa su historia: “Yo seguía tapado y con las manos atadas, pero cuando escuché que no había más ruidos me destapé como pude y salí de la habitación. Vi que se llevaron un televisor de 55 pulgadas, una bicicleta nueva, una notebook, dos iPhones, unos auriculares carísimos, dos equipos de música y dinero en efectivo. Se llevaron de todo. Una vecina me contó después que ella había sacado a pasear al perro y vio cómo sacaban todo. También me dijo que los estaba esperando un auto negro, un Honda Civic con otra persona adentro, en el que subieron todo”, finaliza.
Para los investigadores del caso no quedan dudas de que se trata de una banda abocada específicamente a robar a taxi boys. En las últimas horas se creó un grupo de WhatsApp llamado “escorts unidos” en el que empezaron a multiplicarse los relatos casi calcados de este tipo de situación. 

Seguí leyendo

Te Puede Interesar