domingo 7 de julio de 2024
ALLANARON LA CÁRCEL DE EZEIZA

Narcolíder manejaba el negocio de las drogas desde una celda

El procedimiento se concretó ayer en esta unidad penitenciaria federal. Está detenido por tres homicidios.

Por Redacción El Ancasti

La Gendarmería allanó ayer la cárcel de Ezeiza en el marco de una causa en la que se investiga a un capo narco, detenido por tres homicidios, por manejar desde su celda a una organización dedicada al contrabando de drogas desde Paraguay. Además, se comprobó que el sujeto, Néstor Fabián "El Negro" Rojas, amenazaba a un juez de Misiones, a otro federal de El Dorado y hasta a un prefecto que participó de un operativo que frustró uno de sus encargos a Paraguay. Al "Negro" Rojas, preso en el penal de máxima seguridad de Ezeiza y cuya celda fue allanada, ya se lo venía investigando e incluso tenía su teléfono intervenido porque dirigía una organización narco que trae toneladas de droga desde Paraguay hacia Argentina para ser vendida a Brasil.

El fiscal federal Diego Iglesias, de la Procuraduría de Narcocriminalidad (PROCUNAR), con la Gendarmería inició una investigación a fines de 2019 por la existencia de una presunta organización criminal con asiento en Misiones, con conexiones en Paraguay y Brasil, dedicada principalmente al contrabando de estupefacientes y de armas. Los encargos de droga eran importados desde Paraguay por agua a través del río Paraná, para luego ser llevada en embarcaciones a Brasil, y muchos de los encargos detectados tenían el sello de Primer Comando de Frontera (PCF), por lo que se sospecha que Rojas quería emular a las organizaciones dedicadas al narcotráfico Primer Comando de Capital (PCC), Comando Vermelho y Bala Na Cara, en Brasil.

Varios de los envíos de droga fueron frustrados gracias a la intervención del teléfono de Rojas, todos desde Paraguay vía barco por las aguas del Paraná, y la idea de la organización luego era llevarla en su mayoría a Brasil. Según la investigación de los fiscales Stehr e Iglesias, la organización tenía tres formas de lavar el dinero proveniente de la droga: una era por "transferencia humana", a través de la cual Néstor Rojas lograba "sacar" del país dinero en camiones presuntamente de bandera brasilera.
Otra era la "transferencia por intermedio de casas de cambio": llevaban el efectivo a casas de cambio ubicadas en Capital Federal y una vez efectuado el cambio de pesos a dólares, desde esas mismas entidades financieras se efectuarían las transferencias a casas de cambio asentadas en Ciudad del Este, Paraguay.

Otra de las formas era haciendo transferencias a cuentas bancarias en Brasil, donde se le atribuye a Rojas una empresa. A partir de los allanamientos, se detuvo a gran parte de la banda y Rojas será trasladado a otro penal para tratar de anularlo operativamente, tras hallarse en su celda anotaciones vinculadas a los envíos de droga y sumas de dinero.

Antecedente
En junio del año pasado, se desató otro cabo. La triangulación era compleja, pero le servía a Ariel Cantero, líder de Los Monos, para pasar mensajes breves y directos desde la cárcel de Ezeiza. De esa manera seguía al frente del negocio de venta de drogas desde el propio penal. Estas operaciones no las hacía con un teléfono celular, sino a través de un compañero de celda que pasaba las directivas del negocio narco a una mujer, pareja de uno de los miembros de Los Monos, quien a su vez llevaba el mensaje a Gustavo Martinotti, alias Toro, un exbarra de Rosario Central, quien está preso en la cárcel de Coronda, en Santa Fe. Toro, un aliado de Guille, se contactaba con otro engranaje de la organización, conocido como el 'Peruano', que era el proveedor de drogas en varias zonas rosarinas, como el barrio 7 de Septiembre.

Tras una extensa investigación que realizó la División Antidrogas de la Policía Federal se pudo determinar, luego de 21 allanamientos y 15 detenciones, que las cárceles de Ezeiza, en la provincia de Buenos Aires, y de Coronda, en Santa Fe, estaban conectadas a través de Guille Cantero, que nunca dejó de operar en el negocio narco desde que fue detenido en junio de 2013. 

La causa por narcotráfico por la que fue condenado en diciembre pasado a 15 años de prisión se originó cuando el líder de Los Monos estaba preso en la cárcel de Piñero. Desde allí les daba las órdenes a las mujeres de la banda que estaban en libertad. n

Seguí leyendo

Te Puede Interesar