El cura acusado de abuso

Moisés Pachado: “Soy intachable en mi vocación… soy inocente”

El cura accedió a hablar con elancasti.com.ar sobre la acusación que pesa en su contra y remarcó su inocencia.
miércoles, 21 de agosto de 2019 · 08:05

    Acompañado de una hoja donde tenía escrito lo que leía, el cura Moisés Pachado accedió a contar a elancasti.com.ar su versión de los hechos que se le acusa.

“Si no expresé antes fue por respeto  a la justicia ya que el objeto es que esta aclare cuanto antes la claridad de los hechos,  es lo que estamos pidiendo”, inició Pachado.

El cura sostuvo que la acusación en su contra es totalmente falsa. “Esta denuncia es totalmente falsa, soy inocente”.
Consultado sobre porque decidía hablar ahora manifestó que lo hizo por consejo de sus abogados ante los “agravios y ataques” de los que según dijo fue víctima.

“Consideramos que era necesario efectuar esta aclaración y no solo por mi persona si no por todos los fieles de mi iglesia que me siguen y que creen en mi persona como un representante de Dios, nuestro señor y que depositan diariamente su fe y su confianza en mí. También por mi familia que están sufriendo y están muy preocupados por esta denuncia totalmente falsa”.

Pachado manifestó también que desconoce porque su denunciante esperó tanto tiempo en hacer la denuncia. “No puedo saber porque se llevó a hacer esta denuncia que perjudica y me perjudicó tanto en mi vida como persona y como sacerdote. Es una denuncia muy grave supuestamente un abuso a una niña es algo muy grave para todo el mundo”, dijo.

“Soy intachable en mi vocación, todo el mundo sabe lo que he hecho y lo que significo para la diócesis de Catamarca”, sentenció Pachado. 
 

Denuncia

Hualfín es un pueblo del departamento Belén, ubicado a 387 kilómetros al oeste de San Fernando del Valle de Catamarca. En su territorio está la antiquísima Capilla Nuestra Señora del Rosario, declarado monumento histórico nacional en 1967. A fines de la década de los noventa, el párroco de la zona era el sacerdote Moisés Pachado.

Ingrid tenía 9 años cuando un domingo después de misa, Pachado le pidió que le ayudara a acomodar la sacristía. Su relato completo se conoció en diciembre del año pasado, tras sentirse fortalecida por la ola de denuncias de abusos sexuales que salieron a la luz a posteriori de la denuncia de la actriz Thelma Fardín contra su colega Juan Darthés. 
La joven utilizó su cuenta de Facebook para descargarse y contar que el sacerdote la obligó para que le hiciera sexo oral. Luego le bajó el pantalón y le tocó sus partes íntimas.

Días después llevaría su caso a la Justicia. Siete meses después de la denuncia, la Cámara de Apelaciones rechazó un pedido de prescripción presentado por la defensa de Pachado, por lo que el expediente regresará a la Fiscalía en Belén, para que el fiscal Jorge Flores resuelva de manera urgente si imputa al religioso o desestima la denuncia y pide el archivo.
"En Hualfín recibí y recibo apoyo de muchas chicas de mi edad y otras más jóvenes. Somos las que vivenciamos esas situaciones. Para las que éramos niñas en ese momento, era cotidiano sentarnos en las piernas de él y que nos manoseara. Acá (en Hualfín) todos saben como era su accionar", contó.