alquilaban en virgen del valle al 500

Simulaban ser una familia trabajadora pero eran narcotraficantes

Un sujeto y su pareja alquilaban una pizzería que usaban como fachada para la venta de drogas.
sábado, 17 de agosto de 2019 · 02:09

El sujeto detenido el jueves en el marco de un allanamiento de drogas realizado en una pizzería de la zona norte de la ciudad fingía ser el jefe de una familia trabajadora, pero terminó siendo un traficante de drogas. "Simulaban ser una familia trabajadora pero eran narcotraficantes. El hombre que fue detenido nos alquiló el local que lleva años trabajando en el rubro gastronómico y contaba con una instalación completa para una pizzería", explicaron integrantes de la familia Martínez, propietaria del negocio ubicado en avenida Virgen del Valle al 500.

En diálogo con El Ancasti comentaron que junto con su pareja "manejaban la pizzería y siempre los acompañaba una niñita de 8 años, quien estaba casi todo el día en el lugar”.

Aseguraron que el allanamiento realizado el jueves por personal de Drogas Peligrosas bajo las indicaciones de la Justicia Federal causó profundo malestar en la familia, "porque se trata de un emprendimiento que comenzó hace mucho tiempo, que no pudimos continuar explotando y por eso fue puesto en alquiler".

"No podemos creer que no nos hayamos dado cuenta de lo que esta gente hacía, a pesar de que la pizzería queda a unos centímetros de nuestra casa", agregaron. Coincidieron con varios vecinos del lugar al señalar que en varias oportunidades "se sentía olor a porro, pero nunca nadie imaginó que se trataría de un narco". 

Preocupados por el daño generado a la trayectoria del local comercial y a la familia, los Martínez informaron que los inquilinos "vendían pizzas" y que en algún momento "tuvieron un delivery". 

En este contexto, varios vecinos recordaron que "acá hubo un porteño que trabajó durante unos 10 años vendiendo comidas que se hizo muy conocido, hasta que logró levantar su propio local y se fue". 

Destacaron que hace tres o cuatro años los nuevos inquilinos se hicieron cargo del local como una sociedad compuesta por tres hombres, que luego se diluyó y quedó uno, quien finalmente terminó detenido en el marco del allanamiento en el que se secuestró cerca de medio kilo de marihuana, munición calibre 22 y $55.875.

Otras fuentes explicaron que el supuesto pizzero trabajaba con otro sujeto, cuyo domicilio está ubicado en la manzana C del barrio Parque Norte -también allanado donde se incautó sustancia estupefaciente-, quien quedó detenido en el marco de la investigación.

Fuentes judiciales informaron que el martes habrían recibido un cargamento de tres paquetes de marihuana compactada, que tras ser fraccionada en el lugar el miércoles, habría activado las alertas de los investigadores y la Justicia interviniente por lo que se ordenó realizar el allanamiento el jueves al mediodía.

Confirmaron además que en el lugar la droga era depositaba y fraccionada para posteriormente ser distribuida y comercializada.

Se supo asimismo que al momento del registro se pudo comprobar que en el negocio se vendía comida, pero que gran parte de la instalación comercial que había sido puesta a disposición de los inquilinos estaba destruida, y que inclusive había problemas con la instalación eléctrica.

"No entendemos cómo es que funcionaban como local habilitado si había un desastre por todos lados", señalaron fuentes vinculadas a la investigación. 

Confusión
Se conoció que el allanamiento en la pizzería comenzó pasado el mediodía cuando efectivos policiales se constituyeron en el lugar con una camioneta blanca, sin identificación.

Minutos después y cuando se concretaba el allanamiento, el presunto narcotraficante ingresó al negocio preguntando qué pasaba, suponiendo que se trataba de un robo.

Las mismas fuentes señalaron que al ser requisado se le secuestró droga entre otras pertenencias.