en tucumán, COMENZÓ LA INDAGATORIA PARA LA NARCOBANDA INTERPROVINCIAL

“Tom Jones” Figueroa prefirió el silencio y se abstuvo de declarar

El catamarqueño debe responder por el delito de “tenencia de estupefacientes con fines de comercialización”.
jueves, 18 de julio de 2019 · 02:03

El 2 de julio, un megaoperativo realizado en Resistencia, Chaco, desbarató una banda interprovincial dedicada al tráfico de drogas. En esa oportunidad, se secuestraron 370 kilos de marihuana destinados a las provincias de Tucumán, Santiago del Estero y Catamarca. Tras el operativo, el juez federal de Tucumán, Daniel Bejas, ordenó una serie de allanamientos simultáneos en las provincias indicadas. Así, se informó que Edgardo Ernesto “Tom Jones” Figueroa sería uno de los narcolíderes. Junto con él, otras 13 personas fueron detenidas.

De acuerdo con información a la que accedió El Ancasti, “Tom Jones” está imputado, en principio, por el delito de “tenencia de estupefacientes con fines de comercialización”. Ayer comenzó la indagatoria a los acusados de la narcobanda interprovincial. Al cierre de esta edición, era el turno de “Tom Jones”; su abogado defensor, Roberto Mazzucco, le recomendó que se abstuviera de declarar.

El liderazgo de esta asociación estaría compartido entre el catamarqueño “Tom Jones”, “El Loco” en Santiago del Estero” y “El Porteño” en Tucumán –estos últimos también están detenidos, junto con otros integrantes-. Los investigadores indicaron que la narcobanda interprovincial manejaba un negocio millonario. De acuerdo con una de las hipótesis, los líderes formaron un “pool” para comprar marihuana en grandes cantidades y distribuirla en el sur de Tucumán, en Santiago del Estero y Catamarca. En este sentido, se explicó que un “pool”, según los manuales de economía, es un acuerdo temporal entre personas que se realiza con el objetivo de dominar el mercado del producto. Esta estrategia habrían utilizado los narcolíderes del NOA: “Tom Jones”, “El Porteño” y “El Loco”, quienes se habrían unido para manejar el mercado de la marihuana en estas tres provincias. En esta ‘narcosociedad’, “El Porteño” sería el financista. El catamarqueño “Tom Jones” y “El Loco” Santiagueño tendrían otra función: comprar en grandes cantidades para la distribución.

Con esta organización, para el fiscal federal Carlos Britos, los narcolíderes querían copar el mercado. En este sentido, “El Porteño”, “El Loco” y “Ton Jones” se unieron para comprar marihuana en grandes cantidades en el Litoral. La droga, que provenía de Paraguay, era adquirida en Corrientes, luego trasladada por vía terrestre a Tucumán y desde allí se distribuía en el sur de esta provincia, en Santiago del Estero y Catamarca.

Desde la Justicia Federal no pudieron determinar qué tiempo lleva la organización realizando este tipo de operaciones. Sí habrían descubierto que existía una relación de extrema confianza entre ambas partes. Según consta en el expediente, trajeron un cargamento (no trascendió de cuántos kilos) sin pagarlo y, a las semanas, los correntinos viajaron a la provincia para cobrarla.

La ruta

La vía Tucumán-Catamarca quedó al descubierto junto con otros caminos. Si Tucumán es el centro de acopio de marihuana y cocaína, las rutas nacionales Nº 38 y Nº 157 son vías de acceso. En abril del año pasado, en un control que se realizaba en el puesto de La Merced, Paclín, Catamarca, sobre la ruta nacional Nº 38, Gendarmería Nacional detuvo a un joven que se trasladaba en una camioneta Fiat Strada. Al requisarlo, descubrieron que llevaba una cantidad no precisada de cocaína, pastillas de éxtasis y marihuana que supuestamente había adquirido en Tucumán para comercializarla en la vecina provincia. El conductor fue identificado como Pablo Rivera, un abogado catamarqueño que, según la pesquisa, habría sido el líder de una organización que vendía la sustancia entre consumidores de alto poder adquisitivo.

Otras Noticias