domingo 2 de octubre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por el Centro de Admisión y Derivación

Desarrollo Social optó por el silencio tras la crítica del jefe de Policía, Orlando Quevedo

El comisario general había considerado necesario “coordinar” acciones. También remarcó como importante que este dispositivo cuente con un médico las 24 horas.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
30 de mayo de 2019 - 04:12 Por Redacción El Ancasti

Un niño pequeño, de tan solo cinco años, había aparecido en la madrugada del lunes deambulando. El conductor de una empresa de transporte del servicio urbano lo encontró; el nene le había dicho que estaba perdido. El trabajador del volante lo llevó a una comisaría de la zona norte de la Capital y una hora después su papá pasó a buscarlo.

Ante esta situación, el jefe de la Policía de Catamarca, el comisario general Orlando Quevedo había comentado que cuando los efectivos encuentran a niños, niñas y adolescentes sin cuidados parentales son llevado al Centro de Admisión y Derivación (CAD) –que funciona bajo la órbita del Ministerio de Desarrollo Social, en la esquina de Mota Botello y Avenida Alem-. Sin embargo, Quevedo advirtió que “a veces no está el médico para recibirlos”.

También, remarcó que si bien hay personal a cargo en el CAD no hay un médico que realice la revisación de rigor. “Ellos nos dicen que no, que no lo recibirán si no lo ve el médico y supuestamente allí debe haber un médico permanente, ese es uno de los problemas que hay. Entonces, como no está el médico nosotros tenemos que llevar a la criatura al médico de Policía y ése es un problema constante", advirtió.

Tras esta declaración ante un hecho puntual de un niño sin cuidados parentales, el Ministerio de Desarrollo Social optó por el silencio. Sin embargo, fuentes consultadas por El Ancasti indicaron que en los últimos meses se planteó una reestructuración de personal en el CAD y se reconoció que se está ‘aceitando’ el procedimiento en relación con la labor médica.

En este sentido, se enfatizó que el CAD recibe a chicos y chicas ante dos situaciones y en cada caso se procede de manera distinta. Cuando se trata de chicos en conflicto con la Ley Penal, sí es necesaria la intervención de un médico para que el adolescente presunto infractor haga su ingreso a este dispositivo. Sin embargo, cuando se trata de chicos y chicas que requieren que se active el Sistema de Protección son trasladados al Hospital de Niños para la revisión correspondiente. Luego, se deriva a un establecimiento de resguardo o son entregados a sus padres.

Según datos estadísticos relacionados con la Línea 102 de Ayuda al Niño, durante 2018 hubo 2.972 llamados y en los primeros tres meses del año hubo 1.211. La principal causa de denuncia era la violencia ejercida a chicos y chicas y el segundo motivo de llamada, la presencia de niños sin cuidados parentales. Se advirtió que los padres suelen tener la creencia que los hermanos mayores pueden cuidar a los hermanitos menores, debido a que no miden las consecuencias.

Con el pie izquierdo

El Centro de Admisión y Derivación (CAD) fue inaugurado en diciembre de 2011, luego de la Tragedia de la Alcaidía que puso fin a la vida de cuatro adolescentes.
La idea era abrir un establecimiento para que los chicos infractores de la Ley no pasen por las comisarías y sean revictimizados. Entonces, no entró en funciones. El Centro estaba bajo la órbita del Ministerio de Gobierno y Justicia.
La nueva gestión de Gobierno –por entonces- lo volvió a inaugurar, con bombos y platillos y con la presencia de la ministra de Seguridad de la Nación en turno, Nilda Garré, en mayo de 2012.  Finalmente, conflicto social de por medio, en CAD comenzó a funcionar en agosto de ese mismo año. No obstante, los incidentes continuaron. 
Se registraron tres principios de incendio y en abril de 2013, los chicos que allí estaban alojados realizaron una revuelta que dejó como saldo importantes daños materiales ocasionados en parte durante el incendio de colchones presuntamente fabricados con materiales ignífugos.
Pero el centro volvió a cerrar sus puertas hasta  que a mediados de 2014 fue reinaugurado, con cambios y un importante acto que contó con la presencia de destacadas autoridades provinciales.El CAD es un establecimiento fundamental para evitar que los chicos infractores de la Ley pasen por las comisarías. 

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
banda de los camellos j: un guardiacarcel, internado por una hemorragia

Te Puede Interesar