SUCEDIÓ EN NOVIEMBRE DE 2017

Crimen de La Ribera: la elevación a juicio todavía no quedó firme

Jorge Luis Burgos es el único imputado por la muerte de María Celeste Silva y de su hijo de un año.
viernes, 24 de mayo de 2019 · 04:06

La semana próxima se cumplirá un año y medio del crimen de La Ribera, el brutal asesinato que terminó con las vidas de María Celeste Silva y de su pequeño hijo de poco más de un año. Jorge Luis Burgos, su expareja y padre de su niño, es el único acusado. Sobre él pesa una fuerte imputación: en relación con la muerte de María Celeste está imputado por “homicidio triplemente calificado por el vínculo, con alevosía y por femicidio”, y por su pequeño hijo por “homicidio doblemente calificado por el vínculo y con alevosía” y por las niñas, por doble “homicidio calificado por el vínculo y con alevosía en grado de tentativa”. Tal acusación prevé la pena máxima: prisión perpetua.

En un principio, la causa fue investigada por el fiscal Luis Baracat pero luego continuó el fiscal Hugo Costilla; en diciembre pasado, este fiscal elevó la causa a juicio. Aunque el abogado defensor Pedro Justiniano Vélez se opuso a la elevación a debate, el juez de Control de Garantías de Tercera Nominación, Ramón Porfirio Acuña, hizo lugar al pedido del fiscal. Ante esta situación, la defensa apeló lo dispuesto por el magistrado. 

Actualmente, la causa se tramita en la Cámara de Apelaciones y este Tribunal resolverá si confirma la disposición del magistrado Acuña o si hace lugar al planteo de la defensa.

El doble crimen de La Ribera sucedió en la madrugada del 27 de noviembre de 2017, en este barrio de la zona sur capitalina, ubicado sobre la ruta nacional Nº 38. María Celeste Silva se encontraba con sus tres niños pequeños, un bebé de un año y dos nenas de cuatro y cinco años, en una precaria vivienda, que fue consumida por las llamas.

La joven madre, asustada, pidió ayuda y un adolescente de 16 años logró salvar a las niñas. Celeste y su hijo no pudieron escapar y murieron calcinados. No se trató de un accidente. Fue intencional. Una de las niñas que logró salvarse de la tragedia, en Cámara Gesell, confirmó la sospecha. “¡Fue Jorge!”, aseguró.

Jorge Luis Burgos, expareja de Celeste y padre del bebé, fue señalado como principal acusado. Sobre él pesa la cuádruple imputación que podría llevarlo a una condena de prisión perpetua.

Defensa

“Soy inocente”, dijo Jorge Luis Burgos (33) luego de haber declarado por tercera vez ante el fiscal Luis Baracat en enero de 2018. Por entonces, amplió su declaración y sostuvo su inocencia. En la primera audiencia, a los pocos días de la tragedia, optó por guardar silencio. El 7 de diciembre volvió a declarar ante el fiscal pero solo insistió en su inocencia, sin precisar mayores datos. A la semana siguiente, quedó sin abogado que lo defienda. En un primer momento, asumió la defensa un defensor oficial pero, el abogado Pedro Vélez tomó el caso.

“Él es ajeno al hecho. Sostuvo su inocencia y explicó lo que hizo ese día. La versión que dio es que esa mañana tuvo una discusión con su pareja y que la Policía lo invitó a retirarse. Se retiró y está avalado por personal policial que declaró en la causa. En relación con el horario del hecho, momentos previos estuvo con unos vecinos comiendo unas hamburguesas, lo cual está corroborado en el expediente. Después se fue a dormir porque estaba desvelado; la noche anterior no había dormido por el problema que tuvo. Él se despertó a la madrugada cuando un familiar de la persona fallecida fue a su domicilio. Por consejo de su anterior abogada se retira a la casa de un familiar u otro domicilio y cuando va la Policía, sale”, había detallado el abogado defensor.

Voces

El testimonio de las niñas que pudieron sobrevivir a la tragedia fue valorado durante la investigación. “¡Fue Jorge! ¡Fue Jorge!”, había declarado el adolescente que rescató a las nenas, según las palabras de las hermanitas. Las niñas habían declarado en Cámara Gesell y se consideró que su testimonio es “prueba fundamental”.  “La más chica lo vio”, contó el abuelo de las nenas y padre de María Celeste. Con este testimonio, consideró que “más claro no puede estar”.

Recordó que tras la tragedia había expresado sus dudas sobre lo ocurrido pero después, a un mes de la tragedia, con la investigación avanzada y un acusado con una fuerte imputación, Silva solo quiere justicia. “Que pague. Antes tenía dudas. No lo creía capaz de hacer lo que hizo, pero después de las declaraciones de mi nieta más chica, cada vez estoy más convencido de que fue él”, había expresado.

Otras Noticias