EL 25 DE ABRIL MURIÓ EN CIRCUNSTANCIAS DUDOSAS

Severa imputación para los padres de la bebé fallecida

El fiscal de Tinogasta, Luis Jorge Barros Risatti, los imputó por el delito de “homicidio agravado por el vínculo”.
sábado, 11 de mayo de 2019 · 04:24

Los padres de la una beba de cuatro meses, que el pasado 25 de abril falleció en circunstancias dudosas, finalmente fueron indagados ayer por el fiscal Luis Jorge Barros Risatti, de la Quinta Circunscripción Judicial, con asiento en Tinogasta. 

La pequeña había sido llevada por sus padres hasta el hospital de Aimogasta, en la vecina provincia de La Rioja. Sin embargo, los médicos de este nosocomio decidieron derivarla hasta el Hospital de la Madre y el Niño, en la capital riojana. Allí la beba falleció.

Según fuentes oficiales, al momento de ser trasladada desde Tinogasta presentaba politraumatismos de cráneo severos que le produjeron bronco aspiración y paro cardíaco. La autopsia determinó que la muerte fue por politraumatismos en el cráneo y que el momento de su internación tenía fractura de húmero y signos de muerte cerebral. 

Los médicos dieron intervención a la Justicia de La Rioja. En tanto que la Justicia tinogasteña solicitó el traslado de la pareja, a los efectos de continuar con la investigación. El jueves, una comitiva de la Policía de la Provincia trajo a los padres de la beba a Tinogasta. Ayer el fiscal Barros Risatti, con las actuaciones efectuadas por el juez de Instrucción en lo Criminal y Correccional N°2, Héctor Daniel Barría, de La Rioja, indagó a los padres. Con tales actuaciones en sus manos y luego de escuchar su testimonio, podía determinar la imputación.

La audiencia se extendió por varias horas pero fuentes consultadas por El Ancasti informaron que Juan Antonio Olivera (26) y Daniela del Carmen González (21), los padres de la beba, fueron imputados por el delito de “homicidio agravado por el vínculo en calidad de coautores”.

La audiencia había comenzado a las 11 y finalizó cerca de las 18. La mujer fue asistida por el abogado del foro local Bernardo Quintar (h) y el hombre fue asesorado por la defensora oficial Liliana. Ambos sospechosos declararon pero no trascendió su testimonio. Finalizada la audiencia, la pareja fue alojada en la Comisaría de Tinogasta, incomunicados.  

Infanticidio
El delito de infanticidio se incorporó al Código Penal en 1921 y, salvo breves períodos, rigió hasta noviembre de 1994, cuando fue derogado. Se anclaba en dos supuestos: el estado puerperal de la mujer que había dado a luz y la deshonra que suponía el nacimiento de la criatura. 

Según expertos en derecho penal, el infanticidio, inciso 2° del artículo 81 del Código Penal Argentino (CPA), es un tipo penal de responsabilidad atenuada, que justamente atendía una situación especial -en el período del puerperio- que merecía una menor reprochabilidad. A diferencia del aborto, aclararon, en el que no hay atenuante porque no presupone que la mujer esté en un estado mental afectado o disminuido como en el período inmediatamente posterior al alumbramiento.

En los primeros años de la década del 90 transitó por el Senado un proyecto de imputación penal disminuida que establecía una regla general para aplicar atenuaciones a las penas pero naufragó antes de su tratamiento en la Cámara alta, a pesar de haber tenido un gran consenso en comisiones, recordaron. Así se llegó a la derogación del inciso 2 del artículo 81 del Código que dejó como modelo de aplicación para estos casos los supuestos del artículo 80, en el que se describe el homicidio agravado por el vínculo (de pena única de prisión perpetua), con la salvedad de las "circunstancias extraordinarias de aplicación" que pudieran atenderse. En todo caso, los atenuantes permitían a los jueces aplicar una pena dentro de la graduación del homicidio simple, esto es, de ocho a 25 años.

Otras Noticias