establecidas por el papa francisco

Nuevas normas para denunciar acosos y abusos

sábado, 11 de mayo de 2019 · 04:05

En una nueva vuelta de tuerca en la lucha contra los abusos sexuales a niños, niñas y adolescentes en el clero, un escándalo que ha golpeado como nunca la credibilidad de la Iglesia y ha significado la peor crisis de su pontificado, el Papa Francisco promulgó un decreto con nuevos procedimientos para denunciar el acoso y la violencia, y asegurar que los obispos y los superiores religiosos sean responsables de sus acciones. La gran novedad del decreto es que obliga a todos los sacerdotes, religiosos y religiosas a la denuncia inmediata de los casos no sólo de abuso, sino también de acoso y encubrimiento que conozcan, también antiguos; obliga, por otro lado, a las diócesis de todo el mundo a contar para junio de 2020 con un sistema fácilmente accesible al público para recibir informes de abusos. Además, establece tiempos rápidos para que comience y concluya una investigación sobre un obispo (30 y 90 días, respectivamente).

Las nuevas normas se encuentran en la Carta Apostólica en forma de Motu Proprio "Vos estis lux mundi" (Vosotros sois la luz del mundo), difundida ayer por el Vaticano y firmada por Francisco. Las normas y procedimientos, aprobados "ad experimentum" por un trieno, entrarán en vigor el 1 de junio próximo.

"Los delitos de abuso sexual ofenden a Nuestro Señor, causan daños físicos, psicológicos y espirituales a las víctimas, y perjudican a la comunidad de los fieles. Para que estos casos, en todas sus formas, no ocurran más, se necesita una continua y profunda conversión de los corazones, acompañada de acciones concretas y eficaces que involucren a todos en la Iglesia", asegura el Papa al principio del Motu Proprio (decreto por voluntad propia), que consta de 19 artículos.

Andrea Tornielli, director editorial de los medios del Vaticano, destacó en un artículo que el documento es "un fruto más" de la histórica cumbre sobre la protección de menores que tuvo lugar en febrero pasado, a la que el Papa convocó a los presidentes de todos los episcopados.

Mostrador
Entre las novedades del decreto, Tornielli subrayó la puesta una marcha de un "mostrador" para las quejas en cada diócesis. Todas las diócesis del mundo, de hecho, tendrán ahora la obligación de establecer, en un año (junio de 2020) "uno o más sistemas estables y fácilmente accesibles al público para presentar informes" sobre los abusos sexuales cometidos por clérigos y religiosos, el uso de pornografía infantil y la cobertura de los mismos abusos.

Otra novedad es la obligación de todos los clérigos, religiosos y religiosas, de "informar con prontitud" a la autoridad eclesiástica de todas las denuncias de abusos de las que tengan conocimiento, así como de las omisiones y encubrimiento en la gestión de los casos de abusos. También destacó que todos los laicos pueden y son alentados a denunciar.

Otras Noticias