Tres habían sido los arrestados en el caso

Imputaron e indagaron a dos sujetos por el crimen del puestero en Andalgalá

Fueron acusados por robo y homicidio en ocasión de robo, y por encubrimiento agravado. El tercero quedó libre.
sábado, 11 de mayo de 2019 · 04:09

El crimen del puestero de Andalgalá, Humberto Saracho (68), estaría esclarecido ya que dos de los tres sujetos que hasta ayer estaban arrestados fueron imputados e indagados.

La investigación logró la detención de tres individuos y con el correr de las horas las pruebas determinaron la responsabilidad de cada uno. En ese contexto, uno de los sujetos, Kevin Alexander "Kelo" Salvatierra, fue pasado a detenido e imputado en dos hechos, por los delitos de "robo" y "homicidio en ocasión de robo", respectivamente, ambos en concurso real. 

Cristian Raúl "Muñeca" Moreno, el otro sujeto, fue imputado por el delito de "encubrimiento agravado". 

El tercer individuo arrestado en los allanamientos fue liberado, pero quedó vinculado a la prosecución de la causa. 

La investigación realizada por el fiscal de la Segunda Circunscripción Judicial, Alejandro Scidá, indicó que  Salvatierra fue el autor de la muerte de Saracho. Según la instrucción de la causa, el primer hecho que se le adjudica a Salvatierra ocurrió el 20 de abril en la humilde vivienda de Saracho, ubicada en el puesto Roque Araya, en el distrito Julumao, distante a 1.5 kilómetros de la ciudad de Andalgalá.

Ese día, Salvatierra habría concurrido al lugar y tras forzar la puerta de ingreso y romper un candado, sustrajo tres lazos, para luego retirarse del lugar para dirigirse a la casa de Moreno, donde ocultó el botín.

En el segundo hecho, ocurrido entre el 22 de abril y el 2 de mayo, Salvatierra habría regresado a la casa del puestero, donde le habría dado muerte tras ser sorprendido cuando sustraía más elementos del inmueble. 

Saracho peleó por su vida pero Salvatierra le habría dado muerte a golpes -que habrían sido asestados con una masa-, en la cabeza y presuntamente en el tórax.

El informe de la autopsia arrojó que el desafortunado cuidador de cabras sufrió fracturas múltiples con hundimiento de cráneo, que le provocaron la muerte. Antes de su retirada, Salvatierra habría arrastrado el cuerpo de Saracho a una habitación contigua al lugar del ataque, donde lo cubrió con mantas y un colchón, para luego darse a la fuga. Poco después habría entregado los elementos robados a Moreno, quien habría tenido la misión de resguardarlos por un tiempo, a la espera de que la novedad del crimen pierda notoriedad pública.

En este contexto, Moreno quedó vinculado al caso y terminó acusado de "encubrimiento agravado".

Otras fuentes consultadas por El Ancasti aseguraron que el 22 de abril Moreno recibió los elementos sustraídos el día de la muerte de Saracho, y que se le habría encomendado la venta de algunos de esos bienes, además de los robados en el primer hecho. 

Pesquisa
Personal de la División Homicidios trabajó arduamente en el caso y en el marco de allanamientos lograron secuestrar elementos que lo esclarecieron. 

Todos los elementos que formaron parte del botín robado fueron secuestrados y reconocidos por un amigo y un familiar de Saracho. 

Cabe señalar que Salvatierra habría concurrido al menos dos veces a la casa del puestero y en el segundo raid delictivo le habría provocado la muerte, habría ocultado el cadáver, cerrado la puerta de ingreso que quedó asegurada con un candado, para finalmente darse a la fuga.

Moreno habría recibido los elementos robados en las dos visitas que realizó su cómplice a la casa del puestero, por lo que quedó vinculado directamente con el asesinato.

Ahora el fiscal pedirá la planilla de antecedentes de ambos sujetos y desde allí solicitará la audiencia de control de detención al juez de Control de Garantías Rodolfo Cecenarro.

Por el delito Salvatierra sería trasladado al penal de Miraflores, donde permanecería alojado hasta la finalización de la investigación y su posterior elevación a juicio.

El hecho
El cuerpo de Saracho fue hallado el jueves 2 de mayo por un amigo, quien dio aviso a la Policía. La puerta de la casa se encontraba con candado y el hombre habría logrado ver a Saracho tirado en el piso. 

Rápidamente la Fiscalía dio participación a personal de Homicidios, que continúa trabajando en el lugar.