UNA MIRADA INTEGRAL PARA EL ABORDAJE DE LA VIOLENCIA DE GÉNERO

“Estamos viendo secuelas en víctimas secundarias: los hijos”

Profesionales en la temática de distintas áreas de Gobierno firmaron un convenio de trabajo articulado.
martes, 26 de noviembre de 2019 · 02:08

“La idea fue concretar una idea que veníamos trabajando entre las diferencias áreas para poder dar atención integral la violencia familiar, a la víctima, víctimas secundarios, victimario y a las personas que trabajamos con ellos, contaron las profesionales. En el marco del Día de la Erradicación de Toda Forma de Violencia contra la Mujer, profesionales de distintas áreas de Gobierno, abocados a esta tarea, firmaron un acuerdo, a fin de realizar un trabajo articulado. Noelia Fuenzalida, psicóloga del Servicio Penitenciario Provincial, Elena Rodríguez, de la Oficina de Asistencia a la Víctima de la Dirección de Derechos Humanos y María Moreno Figueroa, de la Policía de la Provincia rubricaron el convenio con Daniel Romero, director del Servicio Penitenciario, y Hernán Velardez, director de Derechos Humanos de la Provincia.

Desde 2016 funciona un programa anual para personas que ingresan al Penal, sea como imputados o condenados por delitos de violencia de género. Según las profesionales, la necesidad de implementar este programa se debe al incremento en los delitos de lesiones agravadas por el vínculo. 

“Recién ahora está la figura del “femicidio”; cuando comenzamos a diseñar el programa vimos que había muchos homicidios con el ingrediente particular de la violencia de género. La estadística con relación a otros delitos es menor, pero viene en aumento, entre un 5 a un 10 %”, contaron.

 En este sentido, aclararon que en Catamarca, la mayor cantidad de delitos son contra la propiedad y contra la integridad sexual, que es una forma de violencia. Actualmente, en el Penal, asisten unas 15 personas. “El programa es anual. Empezamos en 2016 y este es el tercer grupo. Si bien está dentro del tratamiento, para el imputado no es obligatorio y aún así, para la persona condena también adhiere de manera voluntaria. Algunas personas condenadas por este delito no quieren participar del taller”, reconocieron. 

Sobre el convenio, comentaron que la idea es -entre los distintos equipos técnicos que abordan la problemática en las instituciones- poder trabajar de manera conjunta, en lo posible hablando desde un mismo marco teórico para abordar las problemáticas “y también poder asistirse a nosotros con reuniones periódicas para trabajar sobre protegernos a nosotros mismos, los profesionales que trabajamos con la violencia”. Las especialistas enfatizaron que la violencia es una problemática que compleja que termina afectando a las personas que intervienen y asisten. 

“La violencia de género tiene que ver con nuestro proceso de socialización, generando y transmitiendo mitos, en relación a los estereotipos de género. La idea es hacer un abordaje integral, no por un lado la víctima y por el otro el victimario. Estamos viendo las secuelas que hay en víctimas secundarias o en demás familiares, sobre todo los hijos. Eso se sigue reproduciendo. Son modelos de aprendizaje: las cosas se arreglan a los golpes o con insultos, a los gritos; eso se transmite, no solo desde la palabra sino también desde el acto”, detallaron.

En este marco, consideraron importante comenzar a incluir el cuidado de los profesionales que trabajan esta problemática y la mirada integradora hacia el tema. “No me parece casual que sigan en aumento los femicidios. Hay algo que no estamos haciendo bien. Creemos que algo tiene que ver esta cuestión de parcializar la mirada y el abordaje y no atender a la problemática en su conjunto. Para las víctimas, el Estado cuenta con su dispositivo, pero para el victimario todavía faltan dispositivos de asistencias, prevención, para las víctimas secundarias que pasivamente sufren esta violencia y para los profesionales porque el cuidado de los profesionales hace a la calidad de atención a brindar”, destacaron.

Otras Noticias