FUNDAMENTOS DEL TRIBUNAL ORAL FEDERAL

Su explicación no alcanzó y la prueba colectada fue suficiente

Fabricio Jair Rocha fue condenado a cinco años de prisión por “tenencia de estupefacientes para comercializar”.
sábado, 23 de noviembre de 2019 · 02:01

El pasado 8 de noviembre, los jueces del Tribunal Oral Federal (TOF) Enrique Lilljedahl, Juan Carlos Reynaga y Raúl Adolfo Guzmán, hallaron culpable en el delito de “tenencia de estupefacientes con fines de comercialización” a Fabricio Jair Rocha. En consecuencia, fue condenado a la pena de cinco años de prisión y a pagar una multa económica de $3.000.

El 26 de junio de 2015, personal de Drogas Peligrosas realizó un operativo en su domicilio. En el marco del procedimiento, en la habitación se encontraron 66 gramos de marihuana, seis recortes de nailon blanco de similares características, un teléfono celular LG blanco y $ 1.200. En otro ambiente, hallaron un frasco que contenía 7 gramos de marihuana y 84 semillas de cannabis sativa. También se registró un terreno descampado, ubicado en inmediaciones de la casa del acusado. El terreno no estaba delimitado y, de acuerdo con la investigación, Rocha lo utilizaba para ocultar droga. Los efectivos que participaron en el procedimiento vieron una chapa, la cual fue “marcada” por perros adiestrados. Debajo de esta había 176 gramos de marihuana.

De acuerdo con información a la que accedió este diario, su padre vociferó “si vos vendés droga, espero que te guarden por un buen tiempo. Es una vergüenza lo que nos hacés pasar”.

Frente a los magistrados del TOF, el acusado sostuvo su inocencia. Además, manifestó que todo se trató de “un malentendido y un error de su abogado anterior, que no fue corregido ni se ha dejado constancia”. Ante esa situación, decidió dar por finalizada la representación y la defensa técnica ejercida por sus entonces abogados.

El fiscal federal Rafael Vehils Ruiz consideró que, tras la audiencia de debate, quedó acreditada la responsabilidad penal del acusado en el hecho endilgado. “Participó y es responsable por el hecho que se le imputó”, aseguró. El representante del Ministerio Público Fiscal Federal advirtió que uno de los compradores, que fue sindicado en la investigación, era un adolescente, “consumidor y enfermo. De él se valió para hacer dinero”, consideró.

Además, valoró que la sustancia encontrada en su casa, como la que tenía el adolescente comprador y la que estaba en el terreno baldío era “la misma y con similares características”. A la vez, remarcó que el sujeto se defendió de la acusación de venta. Por ello, mantuvo la acusación y pidió una pena de seis años de prisión.

A su turno, las abogadas defensoras María del Valle Romano y María Inés Rocha consideraron que se habría violado el debido procedimiento. “No hay certezas”, indicaron. Al mismo tiempo, consideraron que no se debe alterar el debido proceso ni tampoco el derecho a la defensa de su cliente. “Hay elementos para considerar que el procedimiento fue viciado”, concluyeron. Las defensoras pidieron la absolución.

“Soy 100 % inocente. Pido perdón a mi familia y a la sociedad por el daño causado”, fueron las últimas palabras que el acusado expresó antes de conocerse el veredicto.

Fundamentos
“Ahora bien, con respecto a la versión exculpatoria utilizada por el imputado Fabricio Jair Rocha al momento de prestar declaración indagatoria, debemos decir que ésta no es suficiente, ya que la prueba colectada en la presente causa es apta para llevar al grado de certeza necesario en esta etapa procesal”, advirtieron los jueces en el fundamento de la sentencia.

En este sentido, remarcaron que con todos los elementos indicados se pudo determinar que el imputado Fabricio Jair Rocha tenía en su poder sustancias estupefacientes, las cuales a su vez eran detentadas con la  finalidad de comercializarla, “afirmación ésta que se sustenta con las pruebas colectadas. Además debe tenerse en cuenta que tanto en la vivienda como en el terreno baldío ubicado en la misma cuadra, se encontraron sustancias estupefacientes, recortes de nailon y 'bochitas' ya preparadas para su comercialización. “El imputado Fabricio Jair Rocha tuvo una conducta típica, antijurídica y culpable, respecto al hecho imputado”.

Pena
La Ley Nacional 23.737 de Estupefacientes establece, entre otras cuestiones, en el artículo 5 inciso C que será reprimido con prisión de cuatro a 15 años y multa económica que sin autorización o con destino ilegítimo quien comercialice con estupefacientes, precursores químicos o cualquier otra materia prima para su producción o fabricación o los tenga con fines de comercialización, o los distribuya, o dé en pago, o almacene o transporte.

Otras Noticias