El sospechoso se suicidó

Degollaron a una comerciante en una verdulería de Pilar

Sospechan que la agredió sexualmente un empleado. Además, explotó una garrafa en el mismo local.
viernes, 22 de noviembre de 2019 · 02:00

BUENOS AIRES- La Policía sospecha que la mujer que fue encontrada degollada en su verdulería de la localidad bonaerense de Pilar fue atacada sexualmente y asesinada por su empleado, quien murió como consecuencia de la explosión de una garrafa en el mismo local. El cuerpo de Marcela Hilarión, de 30 años, fue hallado ayer por la tarde en el local situado en Gualeguaychú al 2800, de esa localidad del norte del Gran Buenos Aires, en el que estalló una garrafa.

La mujer había sido degollada, tenía un cuchillo clavado en un ojo y además presentaba quemaduras. A pocos metros se encontraba gritando de dolor y con graves quemaduras el empleado del local, Rogelio Quispe.

El hombre murió en un hospital de la zona con el 90 % del cuerpo con lesiones por fuego.

Según indicaron fuentes ligadas a la investigación, Hilarión presentaba lesiones en los genitales y tenía la ropa desgarrada, lo que hace suponer que fue víctima de una agresión sexual.

Por otro lado, se conoció en forma extraoficial un testimonio de la hermana de la víctima, que indica que Quispe intentó en el pasado sobrepasarse con ambas. Tras declarar esta tarde en la fiscalía, la hermana de la víctima, Angélica Claudia Hilarión, afirmó que Quispe tiene un retraso madurativo y que la acosaba permanentemente. "Él trabajaba en la verdulería hacía más de cinco años. Pero últimamente faltaba cuando quería y venía enojado", contó. Sobre su relación con ella y con su hermana, sostuvo: "Empezó coqueteando con Marcela, pero ella le puso los puntos. Entonces me empezó a molestar a mí". Por último, contó que Hilarión la llamaba de forma reiterada. "Me decía: 'Hola Claudia, ¿cómo estás, hermosa?'", contó la joven, que luego de bloquear el número de teléfono del empleado continuó siendo acosada por el hombre desde otros dispositivos.

Es por eso que la principal hipótesis que se manejaba en la causa que lleva adelante la fiscal de Pilar Carolina Carballido, de la oficina especializada en Violencia de Género, es la de un femicidio seguido de suicidio.

No obstante, también se especulaba con la posibilidad de que el asesino haya intentado con el incendio de la garrafa borrar huellas y haya quedado atrapado.

Se trata del segundo caso de femicidio ejecutado por medio de una herida en el cuello en el ámbito metropolitano de Buenos Aires en los últimos siete días. Una semana atrás, en el barro porteño de Vélez Sársfield, la víctima fue una mujer de 33 años y por ese caso quedó detenido su esposo.

Otras Noticias