CUMPLEN CONDENAS DE ENTRE OCHO Y 10 AÑOS

Padres, padrastros y tíos, los principales acusados de abuso sexual en la infancia

Este año se realizaron más de 20 debates y solo hubo dos absoluciones. La mayoría confesó los hechos.
martes, 19 de noviembre de 2019 · 02:10

Manipulan, amenazan, chantajean o utilizan la fuerza. El tiempo es un factor clave. En ocasiones, este proceso se prolonga en el tiempo para poder quebrar la voluntad de un niño o niña. A veces, el mismo tiempo se conjuga con el silencio y con el miedo, que funcionan como manto para cubrir los ultrajes. Romper el silencio, no siempre es fácil. El abuso sexual en la infancia (ASI) es una de las formas de violencia más extremas que suelen sufrir niños, niñas y adolescentes.

Hoy se conmemora el Día Mundial para la Prevención del ASI. Según los especialistas en temáticas relacionadas con la niñez y la adolescencia, la Educación Sexual Integral (ESI) es una herramienta fundamental. En materia penal, en lo que va de 2019 se realizaron alrededor de 22 debates por delitos contra la integridad sexual. En poco más de la mitad de los casos, los agresores sexuales son padres, padrastros, tíos o hermanos. Por cerca, le siguen conocidos y allegados a la familia. En muy pocos casos, los agresores son personas desconocidas, sin ningún vínculo o apenas vecinos.

En un gran porcentaje, las víctimas son niñas, de entre siete y 12 años. Por lo general, los ultrajes se prolongaron en el tiempo y fueron descubiertos cuando, ya de adolescentes, perdieron el miedo y se animaron a denunciar.
En cuanto a imputaciones, sobresale el “abuso sexual con acceso carnal” y el “gravemente ultrajante”, en ocasiones, “agravado” por distintas circunstancias, tales como “el vínculo”, “la convivencia”, “por resultar en grave daño en la salud mental de la víctima”, o “el aprovechamiento de la inmadurez sexual de la víctima”. 

Las penas oscilan entre los siete y los 10 años de prisión. Este año, una de las penas más altas fue de 12 años. En abril, la Cámara Penal de Segunda Nominación condenó a un hombre por el delito de “abuso sexual" con “abuso sexual con acceso carnal” y “homicidio calificado por mediar violencia de género en grado de tentativa”. En cuanto a absoluciones, solo dos acusados recuperaron la libertad, tras la audiencia de debate. También es importante destacar que en la mayoría de los casos, los acusados confiesan los hechos y piden perdón.

El ASI es una problemática que no solo vulnera a niños, niñas y adolescentes sino que además rompe a las familias. Por ello, el silencio siempre juega en contra. Los especialistas advierten que, en ocasiones, “el costo de decir puede ser más elevado que el costo de callar”. “Por lo general, el abuso sexual es mayormente intrafamiliar, por lo cual hay otros intereses creados. A veces lo económico también es un punto donde, metafóricamente, se sacrificaría a ese miembro, supuesta víctima del delito de abuso, para evitar que ese dador económico y supuesto abusador, como podría ser un padre, vaya a la cárcel y, por lo tanto, el resto de la familia se quede sin el sostén económico. Es un ejemplo, no digo que pase en todos los casos”, advirtieron.

Dado que el silencio es también la principal arma de manipulación, en materia de prevención, los expertos recomiendan que los adultos expliquen que los secretos son información o conocimiento que se reserva, es decir, se guarda de que otros los puedan saber. Los secretos crean un ambiente misterioso alrededor de las personas, pero pueden tener consecuencias positivas o negativas dependiendo de cómo se sienta quien los guarda. Precisamente ésa es la clave para saber diferenciar los secretos buenos de los secretos malos; por ello se recomienda enseñar a los chicos y chicas a identificar las emociones que siente al guardar un secreto. Los especialistas indicaron que los “secretos buenos” generan en el niño o niña quien los guarda una sensación de felicidad y emoción. “Cuando alguien sabe que le harán una fiesta sorpresa a otra persona y no debe revelarle el secreto, la persona será sorprendida gracias al secreto y todos pasarán un buen momento”, ejemplificaron.

En oposición, los secretos malos se guardan con intención de que nadie se entere de ellos jamás, aíslan al niño o niña, le hacen desconfiar de los demás, sentir temor de que el secreto pudiera revelarse, vergüenza y tristeza por sentirse atrapado en una situación que no había previsto. 

Denuncias
Como la gran mayoría de los abusos suceden en el ámbito del hogar, muchas veces las denuncias surgen en las escuelas. De acuerdo con información del Sistema de Protección Integral de chicos y chicas, que funciona en la órbita de la Subsecretaría de Familia, entre marzo de este año y el 31 de agosto último, se intervino en 94 casos de delitos contra la integridad sexual. Todos estos ultrajes sucedieron en el ámbito intrafamiliar, en distintos lugares de la provincia. 

Entre mitos, realidades y consejos

En septiembre del año pasado, tras una modificación en el artículo 72 del Código Penal Argentino (CPA) se convierte en carácter de orden público este tipo de delitos sexuales contra chicos y chicas. De esta manera, la acción ante la Justicia podrá ser iniciada por cualquier persona y el Estado, a través de los fiscales, estará obligado a llevar adelante las investigaciones correspondientes. Es decir, se elimina el requisito de la denuncia de los representantes legales del niño, niña o adolescente como condición para proceder. Para los especialistas, es otro avance en contra de estas aberrantes conductas hacia niños, niñas y adolescentes. 

La primera persona que sospecha o se entera del caso debe canalizar el proceso de denuncia. Si el revelamiento ocurre en una institución no hace falta que el superior lo haga. Si éste no quiere, puede hacerlo alguien de menor jerarquía.

Se puede realizar las denuncias en las Unidades Judiciales del Valle Central y en la sede de la Fiscalía Penal, en Junín al 600. En el interior, las comisarías reciben las denuncias. También funciona la Línea 102 de Ayuda al Niño.

El ASI posee mitos arraigados en costumbres culturales que es importante empezar a dejar de lado. “Si ocurriera en nuestro entorno nos daríamos cuenta”. El abuso sexual no es fácil de detectar.
 
“Ocurre en familias desestructuradas o de bajo nivel sociocultural”. Hay abusadores sexuales en todas las estructuras familiares y en todos los niveles culturales.
 
“El agresor es un perturbado mental fácil de reconocer”. La realidad demuestra que para el común de la gente, los abusadores sexuales son personas comunes, difíciles de detectar. 

“Los niños fantasean, inventan historias y dicen mentiras”, pero la realidad es que los niños no pueden inventar algo que nunca conocieron: la sexualidad adulta.

Otras Noticias