El hecho había sucedido en la noche del 25 de mayo

Fue detenido el sujeto que abusó a una mujer a punta de pistola

Investigaciones logró identificarlo rastreando el celular de la víctima que le había robado. Secuestraron un arma de fuego y otros elementos.
sábado, 9 de junio de 2018 · 04:10

El individuo que abusó sexualmente a una mujer, amenazándola con un arma de fuego, quedó detenido ayer al presentarse en la División Investigaciones de la Policía. Era  buscado desde el miércoles cuando realizaron un allanamiento en su casa y secuestraron elementos relacionados a la causa. El  hecho ocurrió el viernes 25 de mayo a la noche en la zona sur de la ciudad.


Según a la información a la que accedió este diario tras el hecho y después que la víctima, una mujer de 35 años, fuera asistida en la Maternidad Provincial -cuyos médicos confirmaron el ultraje- el fiscal Miguel Mauvecín comisionó el caso a personal de Investigaciones, quienes se hicieron presentes en el centro de salud para dialogar con la víctima. Además de indicarles el lugar en donde había ocurrido el violento episodio, la mujer logró detallar a los policías la ropa que vestía su atacante.  


En la escena del ultraje personal de Criminalística llevó a cabo una inspección ocular en búsqueda de algún elemento que pueda ayudar en la pesquisa. En este sentido y según las fuentes, tras consumar el abuso, el depravado no dejó que la joven se marchara. Apuntándole con el arma de fuego la obligó a que lo acompañara hasta una plaza cercana. Allí le exigió que le entregara el celular y huyó. La víctima pidió ayuda a transeúntes. 


El dato de que el individuo se llevara el celular fue clave para los investigadores, quienes se abocaron a la búsqueda del mismo y allí salto la primera pista. (Ver aparte).


Tras confirmar que se trataba del sospechoso los investigadores pusieron en conocimiento al fiscal y se ordenó llevar a cabo un allanamiento en la casa del sujeto.


El miércoles pasado a la mañana  se realizó el procedimiento en el barrio Teresa de Calcuta, en la zona sur de la ciudad, y en la casa se procedió al secuestro de un arma de fuego y  prendas de vestir. El celular se había secuestrado en otro procedimiento. 


Las ropas encontradas en la vivienda del sospechoso coincidían con las descriptas por la víctima.

Puntualmente las zapatillas. Con esos elementos el fiscal ordenó la inmediata detención del sujeto. 


Finalmente, el individuo se entregó ayer a la mañana en forma espontánea, porque con los procedimientos realizados en su vivienda, ya tenía conocimiento que había orden de apresarlo.


El individuo, identificado de apellido Brizuela (24), se presentó en la base de Investigaciones y quedó detenido e incomunicado a disposición del fiscal.

El hecho
El violento episodio entre las 20.30 y 21 de la noche mencionada en momentos que la joven caminaba por una de las calles del sector norte del barrio Luis Franco, en el sur de la ciudad, jurisdicción de la comisaría Novena.


El individuo habría aparecido desde atrás y apuntándole con un arma de fuego la amenazó para que se detuviera. Aprovechando la poca iluminación en el lugar y que nadie se encontraba en la zona, la obligó a que caminara hasta un descampado en donde la ultrajó, siempre amenazándola con el arma.


El caso fue comisionado al personal de Investigaciones, quienes trabajaron bajo las órdenes del fiscal Miguel Mauvecín. 


La víctima realizó la denuncia en la Unidad Judicial Nº9 en donde se llevaron a cabo las actuaciones en el lugar.


La mujer fue asistida por personal del departamento de victimas del delito. 

 

El celular, la clave para identificarlo

El teléfono sustraído a la víctima fue la principal pista con la que contaron los investigadores para llegar al autor del hecho. Según se conoció el individuo le sustrajo el celular y al otro día comenzó a usarlo, utilizando otro chip, pero manteniendo el Whatsapp activo por lo que el número de la víctima continuaba funcionando. La mujer formaba parte de un grupo de Whatsapp de  mamás de un jardín  y fue una integrante de ese grupo que advirtió que el celular continuaba activo.


De inmediato personal de Investigaciones rastreó el aparato a través del número. El teléfono estaba en manos de una mujer que les indicó que lo había comprado y a solicitud de la policía señaló quien fue el vendedor.


Los investigadores lograron observar al sujeto y allí confirmaron que sus características respondían a las brindadas por la víctima. De inmediato se solicitó la autorización de un allanamiento. El mismo se realizó en la casa del sospechoso. Allí secuestraron otros elementos relacionados al hecho. Lo principal el arma que habría sido utilizada por el sujeto.