Catamarca es la segunda provincia en casos de abusos de menores

Se registran 91 casos cada 100 mil habitantes. Solo es superada por Mendoza que registra 95 hechos. La mayoría de los casos se dan en el ámbito privado del menor.
jueves, 5 de abril de 2018 · 11:04

Los presuntos casos de abuso de menores ocurrido de clubes de fútbol, pusieron a uno de los delitos más aberrantes como el centro de atención. Lamentablemente se trata de un flagelo con el que Catamarca está muy relacionada, ya que es la segundo provincia con mayor cantidad de hechos por habitante. 

Así lo confirmó esta mañana en Radio Ancasti el Juez de Menores, Rodrigo Morabito, quien brindó números muy preocupantes. “Según el Ministerio de Gobierno y Justicia de la Nación, Catamarca presenta 91 casos de delitos contra la identidad sexual cada 100 mil habitantes y solo es superada por Mendoza que presenta 95 casos cada cien mil habitantes”. 

Según señala el juez, “el número de delitos de esta índole en nuestra provincia es muy preocupante desde hace un par de años y siempre tenemos que hacer la salvedad de que son números en negro porque mucho de los casos no se denuncian, no llegan a la justicia por lo que no se conocen”. 

Una de las cuestiones más preocupantes, como cuenta Morabito, es que “en Catamarca no hemos tenido casos de pedófilos seriales como sí ocurrió en provincias como Córdoba. Acá, la mayoría de los casos ocurren en un ámbito privado y relacionado al menor, casi siempre sin testigos, lo que lo hace mucho más difícil de detectar y probar”. 

En cuanto a las redes de pedofilia y abuso de menores, comentó que hoy cuentan con un arma muy poderosa, que son las redes sociales. “Hoy, las redes sociales son, en muchos casos, catálogos para estas personas que están esas redes. Los adolescentes, que están en una etapa en la que se subestiman muchas cosas, publican toda su vida ahí y eso es un riesgo muy grande para ellos”. 

También criticó que en los medios nacionales se hable de pedofilia y abusos de menores con mucha liviandad y que se acuse sin pruebas como ocurrió en el programa de Mirtha Legrand, donde se “acusó a muchas personas de cometer uno de los delitos más aberrantes, sino el más aberrante que hay”.