los casos de juan de dios gutiérrez y renato rasguido

Abusos eclesiásticos: sin resolución en la Justicia

Ambas causas penales fueron elevadas a juicio pero por diversos planteos continúan estancadas sin que lleguen a la instancia del juicio oral.
lunes, 5 de febrero de 2018 · 04:08

En marzo de 2009 el presbítero Renato Rasguido asumía como párroco de Andalgalá. "Me siento hijo, me siento hermano y amigo de todos ustedes, aunque muchos no me conocen", fue una de sus frases de presentación ante la mirada del obispo Luis Urbanc y toda la comunidad de "La Perla del Oeste". Cinco años después una mujer lo denunciaría por reiterados abusos sexuales en contra de su hijo adolescente, quien lo ayudaba en las tareas eclesiásticas. La fiscalía lo imputó y el religioso guardó silencio. Tiempo después tuvo que mudarse de Andalgalá al edificio del Obispado, en la Capital. En los próximos días la causa sería enviada nuevamente a juicio.

En 2014 el sacerdote Juan de Dios Gutiérrez comenzó a trabajar en la Diócesis de Belén. Pronto formó un grupo denominado Jóvenes Unidos por el Amor a Cristo al que acudían varios adolescentes belichos. Su trabajo era reconocido por todos y se había ganado el cariño de la comunidad. Sin embargo, en octubre de 2015 la madre de una adolescente de 15 años lo denunció penalmente por abusos sexuales. A diferencia de Rasguido, Gutiérrez sí estuvo detenido. Fueron 36 días hasta que fue excarcelado.

Los dos casos de abusos sexuales que involucran a miembros del clero local figuran en la nómina de los 62 casos denunciados y en los que se observa que un mínimo porcentaje ha terminado con una condena en la Justicia y la expulsión del sacerdocio.

La situación local

Un factor común de las causas abiertas contra Gutiérrez y Rasguido es la complicada trama judicial que las rodea. Ambas siguen pululando en los pasillos judiciales. Rasguido fue imputado en mayo de 2014 por la fiscalía de Andalgalá y la causa fue enviada a juicio pero la defensa del religioso, a cargo de Luciano Rojas, apeló el pedido y la causa fue enviada al Tribunal de Alzada, que en abril de 2017 resolvió que el expediente regresara a fiscalía para que sea nuevamente indagado. Con la reanudación de la actividad judicial en toda la provincia se espera que en los próximos días la fiscal Marta Nieva firme el nuevo pedido de elevación a juicio. Mientras, Rasguido sigue en libertad, tal como ocurrió desde su imputación.

Gutiérrez, quien fue enviado por el Obispado a la localidad de Recreo, también está en libertad. La semana pasada se conoció que su defensor Guillermo Narváez se opuso al requerimiento de elevación a juicio firmado por el fiscal de Belén, Jorge Alberto Flores, en diciembre del año pasado. Además, pidió que se dicte el sobreseimiento. Ahora el juez de Control de Garantías, Carlos Moreno, deberá resolver si es admisible el planteo. De ser así, el expediente recalaría nuevamente en la Cámara de Apelaciones, en donde se había examinado el ataque a la excarcelación dispuesta por el juzgado de Control de Garantías en diciembre de 2015. Al año siguiente, el Tribunal de Alzada determinó que la causa regrese a fiscalía.

Spotlight y la lista de los 62 casos

“Es importante entender que esto no... es solo abuso físico, sino es abuso espiritual también. Cuando un sacerdote te hace esto, te despoja de tu fe”. La frase pertenece a Phil Savino, la primera víctima que se animó a denunciar los aberrantes ultrajes que se cometían dentro de la iglesia en Boston. Sobre estos casos gira la película Spotlight, que en 2015 obtuvo el premio Oscar como mejor película y en la que se describe la exhaustiva investigación de un equipo periodístico que denunció los casos de pedofilia eclesiástica.

Al culminar la película se exhibe una larga lista de sacerdotes acusados y condenados por abuso sexual en todo el mundo, entre los que figuran siete argentinos, entre ellos Julio César Grassi, condenado en 2013 a 15 años de prisión.

Desde la denuncia realizada a Grassi, en 2002, en el país se registraron 62 denuncias contra curas, entre las que se contabilizan los casos de Rasguido y Gutiérrez. De esa escalofriante suma, solo tres recibieron la expulsión del sacerdocio y ocho recibieron una condena judicial.

Otras Noticias