Fundamentos del Tribunal Oral Federal

No se pudo comprobar que el acusado vendiera estupefacientes

Luis Gabriel Acosta, imputado por vender drogas agravado por la participación de menores, fue absuelto.
jueves, 06 de diciembre de 2018 · 04:05

Luis Gabriel Acosta ocupó el banquillo de los acusados del Tribunal Oral Federal (TOF). Estaba imputado por el delito de “tenencia de estupefacientes agravado por la participación de menores” y por esta acusación estuvo tres años privado de la libertad. El fiscal federal había pedido una pena de cuatro años de prisión más multa pero para el TOF no se pudo comprobar que Acosta vendiera drogas. Finalmente fue absuelto por el beneficio de la duda.

El 21 de diciembre de 2014 por la noche en un barrio de la zona alta de la ciudad, personal policial advirtió que había un grupo de tres jóvenes y uno de ellos realizaba el típico movimiento de “pasamanos”. Dos de ellos eran adolescentes, es decir menores de edad, y el tercero fue identificado como Luis Gabriel Acosta (a) “Pelao” de 19 años por entonces. Uno de los chicos mostró que tenía cinco envoltorios de nailon “con una sustancia tipo vegetal”. En tanto que Acosta extrajo del casco protector 16 envoltorios similares. También se secuestró un cigarrillo de armado casero -“porro”- y dos pedazos de nailon que se usan para armar “bochitas”. Se le dio intervención a la Dirección Drogas Peligrosas de la Policía de la Provincia y tras una prueba de campo se comprobó que se trataba de 17 gramos de marihuana y que el porro pesaba un gramo.

De acuerdo con la fundamentación del veredicto, se remarcó que en audiencia de debate el fiscal federal indicó que desistía de las conclusiones arribadas por la pericia química a los fines de probar los hechos; a su entender, consistirían en la comercialización de sustancias estupefacientes por parte de Acosta.

“Consideramos que no debe hacerse lugar a la solicitud de nulidad absoluta interpuesta por el letrado defensor, ya que ésta deviene abstracta en su tratamiento toda vez que la pericia química fue desistida por el fiscal. Por lo tanto, no integra el plexo probatorio y no será tenida en cuenta por este Tribunal Oral, a los fines de su valoración, para cotejar la existencia o no del hecho delictivo endilgado al procesado Acosta”, se señaló.

Para el TOF, dada la prueba recolectada, se sostuvo que no se encuentra probado con certeza que el acusado se dedicara a la comercialización de sustancias estupefacientes. Esta hipótesis fue sostenida por el fiscal federal al momento de realizar su alegato. “De lo actuado, luce que el imputado detentaba material estupefaciente, pero el Ministerio Público Fiscal no logró, con base al plexo probatorio ofrecido, demostrar de manera clara y precisa, con elementos de cargo contundentes y suficientes, el sentido o el para qué Acosta detentaba sustancias narcóticas”, recalcaron.

En este sentido, señalaron que se probó “a cuentagotas” la tenencia de sustancias estupefacientes por parte de Acosta, según los resultados por la prueba orientativa de campo y no así de una pericia química –aclararon-, pero incluso no queda claro, conforme el material analizado, que detentaba esta sustancia con fines de comercialización o que el acusado se dedicaba a la comercialización de sustancias estupefacientes conforme lo sostuvo el fiscal, ya que no se pudo acreditar, en debate, y de una manera totalmente certera, resultando por lo tanto la existencia de una duda razonable sobre la conducta desplegada por Acosta en base a la acusación fiscal”, explicaron.

Dada la situación de que existiera duda acerca de las circunstancias de tiempo, modo y lugar del acontecer del hecho endilgado y de la participación del imputado, es necesario estar en beneficio de la presunción de inocencia que le asiste y reviste al imputado, se aclaró. Según el TOF, se debe sostener que de existir duda sobre la conducta desplegada por el acusado por el representante fiscal, ésta debe ser sopesada a favor del imputado y por lo tanto se debe proceder a declarar su absolución en este hecho, “toda vez que el Ministerio Público Fiscal, titular de la acción pública penal, no ha logrado de una manera seria y concreta acreditar efectivamente la participación del imputado en actos de comercio de materiales estupefacientes”.

Por ello se resolvió absolver, por el beneficio de la duda, a Luis Gabriel Acosta por el delito de “comercialización de estupefacientes previsto” y reprimido por el artículo 5 inciso “C” de la Ley 23.737, endilgado por el fiscal federal en su alegato.

Preocupación

La utilización de niños, niñas y adolescentes en el narcomenudeo es uno de los temas de preocupación para los operadores del sistema. El año pasado en una escuela del microcentro catamarqueño durante un operativo, policías de la provincia habían interceptado a una alumna de 15 años, de quien se tenía sospecha de que comercializaba drogas dentro del local escolar.
En el marco del procedimiento, de entre sus pertenencias, se secuestraron bochitas de marihuana, dinero y un teléfono celular. Dada la edad de la adolescente, la Justicia Federal había dispuesto que sea entregada a sus padres.

Expertos en narcotráfico remarcaron que la participación de chicos en la venta de drogas, casi en condición de esclavos de los narcos, es una de las mayores preocupaciones para las autoridades provinciales. Niños muy pequeños son usados para el narcomenudeo, introducidos en el consumo y obligados al reparto de estupefacientes a cambio de una dosis para completar su proceso de adicción, detallaron.

A la vez, se destacó que en esa cadena de comercialización local no se advierten "grupos cartelizados, sino organizaciones formadas por familiares". El consumo de drogas, por su incidencia y las graves consecuencias que estas sustancias acarrean para la salud, está considerado como un problema social. Niños, niñas y adolescentes conforman uno de los grupos más vulnerables ante el consumo de estupefacientes. Según el estudio ‘Abuso de drogas en adolescentes y jóvenes y vulnerabilidad familiar’, elaborado por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga (Unodc) y el Delito, “existe suficiente información epidemiológica para sostener que los púberes y adolescentes son los más vulnerables al consumo de sustancias legales, ilegales y drogas médicas, dado que su identidad se encuentra en un estado de formación”.

Encontraron marihuana en la zona oeste

Fuentes policiales informaron que ayer por la madruga en la zona oeste de la Capital se realizó un operativo antidrogas. Según se precisó, a las 02.30, mientras efectivos de la Comisaría Quinta realizaban recorridos de prevención por la esquina de las calles Mikilo y Kuntur identificaron a dos jóvenes, ambos de 18 años. Al momento de realizarles la requisa correspondiente, les encontraron entre sus pertenencias 41 dosis de marihuana. Ante esta situación, se dio intervención a personal de la Dirección Drogas Peligrosas de la Policía de la Provincia, quien realizó la prueba de campo correspondiente y secuestró la sustancia estupefaciente, bajo las directivas del Juzgado Federal, desde donde se indicaron las medidas a seguir.

De igual manera, los sospechosos quedaron a disposición de la Justicia. Con el correr de los días, se sabrá si finalmente serán imputados o no por alguna infracción a la Ley 23.737.