Santiago del Estero

Destruyeron una iglesia evangélica en La Banda

A raíz de su supuesto caso de abuso de una nena de 7 años que habría ocurrido en el interior del templo evangélico de La Banda.
sábado, 26 de noviembre de 2016 · 10:54
Al menos 50 personas, familiares y amigos de una nena de 7 años que habría sido abusada en el interior de un templo evangélico de la ciudad de La Banda, prendieron fuego al lugar donde se produjo el abuso pidiendo la detención del acusado, un adolescente de 15.

El hecho que causó conmoción e indignación fue denunciado durante la jornada de este viernes en la Unidad de Abusos Sexuales de la Fiscalía bandeña, donde una mujer de 26 años, se presentó ante las integrantes de dicha oficina y contó que su hija había sido violada.

Según la denuncia de la mujer, todo comenzó el pasado 20 de octubre, cuando por tres días consecutivos la pequeña tuvo fiebre.

La madre la llevó a una UPA donde fue examinada por médicos clínicos, quienes le dijeron que se encontraba en perfecto estado de salud.

La mujer relató que después de tomar antibióticos el cuadro clínico de su hija mejoró, pero lo llamativo era que la niña por las noches lloraba y en sus sueños gritaba "no me hagas, no me hagas".

Durante varios días la mujer trató de saber a qué se refería su hija, cada vez que hablaba dormida.

Tras varios días de insistencia, la menor le reveló a su madre que un adolescente de 15 años que concurre al templo evangélico colindante a la vivienda de la nena -y que además es pareja de la encargada del lugar- le había hecho malas palabras, señalando sus zonas íntimas.

Ante la confesión de la pequeña, la mujer trasladó a su hija hasta el Centro Provincial de Salud Infantil Santiago del Estero (Cepsi), donde fue examinada por médicos, quienes constataron que tenía lesiones compatibles con abuso y las mismas databan de hace aproximadamente 10 días.

Con la confirmación la mujer radicó la denuncia.

Conocido el abuso que sufrió la pequeña, los vecinos y familiares se unieron a su madre para pedir que detengan al acusado, quien para la ley es inimputable.

Al menos 50 personas permanecieron por horas sobre calle Aconcagua y Libertador en el Barrio Bajo de Vértiz, rompiendo los vidrios del templo, quemando cubiertas y cortando el tránsito, pidiendo la detención del acusado.

La furia de los concurrentes acrecentó al saber que nada se podía hacer en contra del menor, por lo que decidieron prender fuego al templo evangélico, ya que éstos sostienen que en el interior se cometió el ultraje.